1
Publicado el 11 Enero, 2022 por Pastor Batista en Actualidades
 
 

Mejor el tabaco en mano que sueños volando

Compartir
Mejor el tabaco en mano que sueños volando.

Este es un cultivo que requiere extrema dedicación, desde principio a fin.(Foto: Pastor Batista).

No sé a qué cantidad de personas les he oído pedir (o desear) durante los últimos días un año 2022 mucho mejor en todos los sentidos, en especial desde el punto de vista económico: vital, como argumentaron los clásicos del marxismo, para todos los demás procesos que rigen la vida de una sociedad o de un país.

Pero… ¿de dónde saldrá esa mejoría? ¿Por intermedio de qué nos llegará? ¿Acaso únicamente sobre la base de anhelos, sueños y de buenas intenciones, o por obra y gracia de lo que precipite, desde el cielo, la fuerza de gravedad?

Personas y colectivos con meridiana claridad en torno a ese asunto, también he visto en estas rectas final e inicial de año.

Concentraré, sin embargo, su atención y la mía durante unos minutos en los directivos (numéricamente pocos, por cierto) y trabajadores (en ascenso) que responden por la producción del tabaco en Ciego de Ávila.

Mejor el tabaco en mano que sueños volando.

Si el agua no cae de cielo, estos productores se encargan de asegurarla cómo sea. (Foto: Pastor Batista).

Téngase presente que estamos hablando de uno de esos rubros que pueden generarle ingresos al país por concepto de exportaciones.

Nadie imagine que esos tabacaleros tuvieron a lo largo del recién concluido 2021 todo lo que ese exigente cultivo requiere, en particular si se sigue pensando y creyendo que sí, que a pesar de escaseces y de limitaciones sí se puede alcanzar calidad exportable en la capa.

Echemos, por tanto, a un lado lo que hubiera significado disponer de más pesticida, por solo citar un ejemplo, o de otros recursos e insumos necesarios a la hora de clavar mucho mejor la bota en el surco.

La realidad es que, plantados en tres y dos (como sentencia una frase tercamente hermosa) los campesinos avileños se las ingeniaron para superar las 19,1 toneladas de capa para exportación que había fijado el plan técnico económico del año, propósito que para muchos productores cubanos quedó entre corchetes de aspiración y nada más.

Conversando con Ricardo Varona Pestana, director general de la Empresa Agropecuaria Florencia, rectora de ese cultivo que en mayor o menor grado se extiende a todos los municipios de la provincia, nos comentaba con satisfacción que mientras en el 2019 y 2020 no llegaban al seis por ciento de capa apta para exportación, a finales de diciembre ese indicador era casi tres veces superior.

Mejor el tabaco en mano que sueños volando.

El vivero, estratégico para asegurar producciones altas y de calidad. (Foto: Pastor Batista).

—Correcto, pero ¿por qué?

“En primer lugar por la selección de los productores. No cualquiera puede sembrar y cosechar buen tabaco. En segundo lugar, por el manejo agrotécnico. A esta planta hay que ponerle corazón de verdad. A ello súmale que logramos algo que el territorio no aseguraba desde hacía tiempo: terminar el beneficio del tabaco dentro del propio año. Eso permite que la hoja sufra menos, que esté menos en almacenamiento.”

Resorte motivacional ha devenido también la mayor rapidez en el pago a los productores, el aumento de precio y las ventajas que reporta la moneda libremente convertible, como alternativa que abre puertas a beneficios en el orden individual, familiar, pero también a la adquisición de recursos y a la posibilidad de inversiones.

De hecho, en estos momentos avanzan dos obras para la actividad de la escogida, en los municipios de Primero de Enero y Majagua, que no solo deben contribuir a consolidar más el proceso industrial, sino que, además, permitirá seguir creando nuevos empleos, alrededor de 500 en este caso, para habitantes de esas zonas.

Mejor el tabaco en mano que sueños volando.

Cada vez el territorio gana más experiencia y dominio en estas labores. (Foto: Pastor Batista).

Tampoco por casualidad recientemente echaron a andar dos cursos para capacitar a torcedores con vista a la exportación, en línea con la perspectiva de sumar en esa dirección estratégica a las fábricas ubicadas en Chambas y en Ciego de Ávila.

Utilidades que vienen muy bien, tanto empresarial como individualmente; tendencia a un mejor comportamiento de las cuentas por cobrar y por pagar, además de otros indicadores económicos en condiciones más favorables, confirman que usando bien los recursos, con control sobre ellos, motivación y deseos de hacer bien las cosas, pueden seguir llegando resultados como los que tantas personas evocan y piden para este 2022.

La fórmula para hacer realidad tal sueño y que no termine convertido en humo es más vieja que el hombre mismo como ser social: trabajar, hacerlo bien, clavar la bota y dejar atrás la manía del perezoso pichón que espera con el pico abierto hasta que alguien venga y le llene el buche.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista