0
Publicado el 28 Mayo, 2021 por Lilian Knight Álvarez en Actualidades
 
 

Pronósticos para un retorno a las aulas

Autoridades educativas vaticinan un regreso a las actividades presenciales en las escuelas a partir de septiembre, si la situación epidemiológica mejorara
Compartir
Pronósticos para un retorno a las aulas.

Cada alumno necesita más y mejor tratamiento diferenciado luego de meses de clases virtuales. (Foto: ARIEL LEY ROYERO/ACN).

Por LILIAN KNIGHT ÁLVAREZ

En medio del fuego cruzado contra la pandemia, fueron las escuelas las primeras víctimas; no así la educación, que transformando sus formatos y contenidos, llegó a cada casa mediante emisiones televisivas, redes sociales o llamadas de un profesor.

Las alianzas establecidas entre entidades de enseñanza, el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), la empresa Cinesoft, el Canal Educativo, centros de investigación y varios organismos de la administración central del Estado, permitieron que los estudiantes culminaran el pasado curso e iniciaran el presente.

Así lo aseguró la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, al comparecer en el programa Mesa Redonda, y destacó el papel de la familia en apoyo al aprendizaje y los vínculos con las escuelas.

Afirmó que cualquier escenario para el retorno a clases presenciales a partir de septiembre implica el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias y el cuidado de la salud, la calidad del proceso educativo, el trabajo integrado, y el respeto a las vacaciones y recesos de maestros y estudiantes.

Para el cumplimiento de los objetivos, las autoridades educativas estructuraron el presente curso en dos etapas. La primera, de abril a julio de 2021, en función de asegurar la continuidad de estudios (con teleclases hasta el día 2 de julio) y la segunda, entre septiembre de 2021 y enero de 2022, para garantizar el cierre del presente período y la preparación e inicio del próximo.

Con la fe puesta en el calendario de vacunación y la correspondiente mejoría de la situación sanitaria, los funcionarios prevén el desarrollo de esta segunda etapa de manera presencial.

Ello implicará para los profesores la atención diferenciada de las necesidades educativas de los estudiantes, así como la modificación curricular que permitirá determinar los nuevos objetivos por nivel, grado, ciclo, asignatura, unidad y clase.

Los cambios curriculares, incluidos en el Tercer Perfeccionamiento de la Enseñanza, permitieron identificar qué contenidos se debían mantener y cuáles eliminar, integrar o pasar a los grados siguientes, explicó Silvia Navarro Quintero, directora del ICCP.

El presente curso, que inició en la mayoría de los territorios el 2 de noviembre, tendrá entonces tres posibles escenarios para su culminación. Uno favorable: los territorios menos afectados lo culminarán en julio de 2021 e iniciarán en septiembre el próximo curso; y otros dos escenarios (menos favorable o crítico) en los cuales las provincias con mayor impacto de la pandemia reanudarían este curso entre junio y septiembre y lo concluirían en enero.

Por su parte, las universidades también prevén retomar las clases presenciales del presente curso en septiembre, pero, como aseguró el ministro del sector, José Ramón Saborido, “dependerá de que las provincias lleguen a la fase tres de la nueva normalidad”.

La educación superior ha concebido un cronograma que extiende el actual ciclo hasta febrero de 2022. Seguidamente iniciará el próximo año lectivo, el cual culminará en enero de 2023.

En cuanto a las pruebas de ingreso a los estudios superiores, Saborido aclaró que los jóvenes tendrán el mes de enero para prepararse. Los exámenes se realizarán desde el mes de febrero hasta el 14 de marzo de 2022, seguidos del proceso de otorgamiento e incorporación a las universidades el 21 del propio mes.

Compartir

Lilian Knight Álvarez

 
Lilian Knight Álvarez