0
Publicado el 3 Mayo, 2021 por Liset García Rodríguez en Actualidades
 
 

Un Primero de Mayo diferente (+video)

Sin marchas ni movilizaciones masivas, dada la situación sanitaria, en muchos sitios, como en el hospital Juan Bruno Zayas de Santiago de Cuba, fue jornada para el homenaje
Compartir
Un Primero de Mayo diferente.

Doctora Damaris Fuentes Pelier

Por LISET GARCÍA

La doctora Damaris Fuentes Pelier, todavía impactada por la entrega de reconocimientos este Primero de Mayo en su querido hospital santiaguero, no ha tenido tiempo para reflexionar acerca de la grandeza de su contribución a la buena salud y calidad de vida de sus pacientes.

Su humildad le permite apenas esbozar una sonrisa, escondida tras el nasobuco que cubre parte de su rostro, e impide percibir la emoción que la conmueve. Y al parecer seguirá aplazándose la celebración por los premios a la investigación en la cual se sumergió durante varios años, pues este 2 de mayo otra vez compartió con sus compañeros de labor el ajetreo de domingo en el Cuerpo de Guardia del centro asistencial donde labora hace casi 15 años.

No importa si ha sido otro día para estar lejos del hogar. Es costumbre que 24 horas de guardia no sea inconveniente para la familia, porque también son médicos el esposo y los dos hijos. Sin embargo, entre un paciente y otro, su pensamiento viaja a Ojo de Agua de Cabacú, el paraje remoto donde ella nació, a 10 kilómetros de la ciudad de Baracoa, y el que visitará en cuanto la pandemia se lo permita.

La espera su mamá –conocida allí por Paulita la costurera, aunque su nombre es Aracelis–, para poner en alguna pared de la casa los diplomas que Damaris recibió este Primero de Mayo, y que mucho disfrutaría también Rafael, el padre, a quien todos conocían por Fingo, un campesino que labró la tierra hasta el último minuto de su existencia, con tal de ver a sus cinco hijos crecer y ser personas de bien.

Ha hecho más que eso la hija ahora premiada. Después de graduarse como médica en 1987, se convirtió en oftalmóloga y, sin demora, siguió el camino de los conocimientos para graduarse también como neuroftalmóloga. Es profesora Titular de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, y en 2019 defendió su título de Doctor en Ciencias Médicas.

Un Primero de Mayo diferente

Damaris, junto al neurólogo Omar Bizet Altez, director del Juan Bruno Zayas; la experimentada oftalmóloga Ana Hormigó Belet, y las también oftalmólogas, Neglis Palacio (a la izquierda), secretaria general de la sección sindical de esa área, y la hija de la premiada, Damaris Hodelín Fuentes (a la derecha).

Desde que el Hospital General Docente Juan Bruno Zayas de la ciudad santiaguera inaugurara el Centro Oftalmológico en 1997, la doctora Damaris integra ese colectivo. Por su  investigación titulada Evolución epidemiológica y clínica de pacientes con neuropatía óptica epidémica cubana, le fue concedido también el Premio Academia de Ciencias de Cuba (ACC) de 2020, en el área de ciencias biomédicas.

Tal otorgamiento se dio a conocer hace solo unos días, pero fue precisamente este 2 de mayo cuando apareció en su buzón de correo la carta que se lo confirma. Su nombre aparece en el lugar 65 entre los más de 100 premiados. Vaya sorpresa, a la que ella suma la coincidencia de que 1965 fue el año en que nació en aquel sitio donde entonces ni luz eléctrica había.

Sin embargo, su tenacidad a toda prueba la llevó a tomar la senda abierta a todas las oportunidades, gracias a la Revolución que no dejó olvidado ni al más mínimo rincón del país. Al llegar a este Primero de Mayo, cuando varios de sus compañeros también fueron distinguidos, reafirma su “convicción de que aplicando ciencia está su contribución a esa nación mejor que necesitamos”.

Por eso, durante dos décadas esta especialista de segundo grado se ha dedicado con pasión al estudio de la neuropatía óptica epidémica, investigación distinguida con varios premios, entre los cuales destaca el provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), el del Delegado de ese organismo en Santiago de Cuba, entregado por primera vez este Primero de Mayo, y el de la ACC, que recibirá cuando la situación sanitaria lo aconseje.

Entre otros también destacados en la provincia, el suyo sobresalió por su novedad científica, por ser el de más años de investigación, que aportaron relevancia práctica y aplicación social.

Un Primero de Mayo diferente.

El colectivo del Centro Oftalmológico del Juan Bruno Zayas Alfonso tiene muchos motivos para celebrar el Primero de Mayo.

Pero, más que los premios, a la doctora Damaris la emociona la luz que ve regresar a los ojos de quienes atiende, señal de su gratitud por haber llegado tan profundo en una cavidad al parecer pequeña, que ella ve como las ventanas del corazón.

 

Día de agasajos y reconocimientos

Durante la jornada matutina fueron homenajeados varios trabajadores, estudiantes y jóvenes con labor asistencial y de investigación destacadas, y el personal que trabajó en apoyo al ensayo de la vacuna Abdala, cuya aplicación tuvo lugar en Santiago de Cuba.

Al propio tiempo, el hospital se complace con que una de sus especialistas, la doctora en Ciencias Pedagógicas y profesora Titular de Medicina Interna, Nilia Escobar Yendez, recibiera el Título Honorífico de Héroe y Heroína del Trabajo.

Además fueron premiados por el Citma provincial, seis investigaciones relevantes con varios autores en diversas materias, incluida la de los pacientes con neuropatía óptica, de la doctora Damaris Fuentes Pelier.

 

Compartir

Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez