0
Publicado el 27 Octubre, 2021 por Pastor Batista en Actualidades
 
 

Pedagogos avileños sacan joyas a la luz

Para Argelio Rodríguez Gazapo, presidente de la Filial Avileña de la Asociación de Pedagogos de Cuba resulta de sumo placer dar lectura al acuerdo mediante el cual se le concede a ambos educadores ese reconocimiento, que debieron recibir mucho antes, pero fue necesario postergar durante meses por culpa de la impertinente pandemia
Compartir
Pedagogos avileños sacan joyas a la luz.

Merecido reconocimiento a Maray y Carlos Luis.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Como Papá Vanier (el destacado basquetbolista cubano) ha salido de casa, la pequeña Alexa le exige a su mamá que la baje del cuarto piso para incorporarse, ambas, junto a otros vecinos que empiezan a congregarse frente al primer paso de acceso a escaleras.

Sumamente perspicaz, la niña de apenas tres años no solo deviene princesa y reina del edificio, sino también pupila al tanto de todo cuanto acontece y una de las más activas participantes en cuanta actividad organiza el CDR: chapea y embellecimiento de áreas verdes, limpieza de la cisterna, recogida de materias primas, reunión para orientar o informar algo, caldosa con la correspondiente precaución y distanciamiento…

De manera que cuando bajo, acompañado de mi cámara fotográfica, ya Alexa está ahí, con una cara de cumpleaños que el lector no puede imaginar, mientras la voz de un inesperado visitante anuncia el motivo de esta sorpresiva cita.

Pedagogos avileños sacan joyas a la luz.

Los vecinos quieren poner en inmediata órbita la imagen de la Distinción.

Entregarles a dos maestros la Distinción Joya de la Pedagogía Avileña. Ese es el propósito.

Pareciera que hasta la Doctora en Ciencias de la Educación Maray Hernández González y su colega de profesión, el MsC. Carlos Luis Torres Cardoso, son víctimas de la “emboscada”. Algo de asombro y de gratitud lo evidencia en sus rostros.

Pero quizás Argelio Rodríguez Gazapo, presidente de la Filial Avileña de la Asociación de Pedagogos de Cuba (APC), no repare en ese detalle. Para él resulta de sumo placer dar lectura al acuerdo mediante el cual se le concede a ambos educadores ese reconocimiento, que debieron recibir mucho antes, pero fue necesario postergar durante meses por culpa de la impertinente pandemia.

Pedagogos avileños sacan joyas a la luz.

Las niñas Seiklin y Seichell le obsequian un dibujo y un beso a Maray.

Solo que nunca es tarde… y ahí están Juan Carlos el de Radio Cuba y la mujer de su vida aplaudiendo y tomando fotos; el otro Juan Carlos, arquitecto comunitario, disfrutando en silencio “de lo lindo”; José Draidel abrazado por su esposa, atentos al más mínimo detalle; las jimaguas Seiklin y Seichell, listas para darle a Maray dos cosas: el dibujo de José Martí que recién terminaron y un beso…

No tendrá este edificio rango de exclusividad. A otros 15 educadores les debe llegar el agasajo por estos días en un ambiente igualmente comunitario.

La ceremonia incluye ubicación de una placa en el lugar más visible de la vivienda, para que todo el que pase frente a ella sepa que ahí vive una mujer o un hombre “fuera de serie” en el campo del magisterio.

Puede parecer sencillo, quizás hasta no muy trascendente a la vista de algunos. ¡Nada de eso! Ahí están, ahora, Maray y Carlos Luis emocionados de verdad, prácticamente sin palabras… como si no hubieran pasado más parte de sus vidas hablando frente a alumnos que en silencio.

Pedagogos avileños sacan joyas a la luz.

Argelio coloca la placa en el lugar más visible de la vivienda.

Ambos pudieran haber recibido la Distinción allá, en la Escuela Pedagógica Raúl Corrales Fornos, donde no se cansan de formar nuevas generaciones de maestros. Pero la APC prefirió hacerlo en el barrio, aquí, donde residen.

Y qué bien, caramba, porque no sé de dónde salen tantos besos, abrazos, felicitaciones y celulares tomando fotos para que todo el mundo se entere, ahora mismo, de que aquí hay dos joyas más… de esas que tanto brillo irradian sobre nuestros hijos y nietos.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista