0
Publicado el 27 Noviembre, 2021 por Claudia Ramón Rodríguez en Actualidades
 
 

27 de noviembre: historia y presente

Cien mil jóvenes marcharon en tributo a los ocho estudiantes de medicina que hace 150 años fueron víctimas de la crueldad del gobierno colonial
Compartir
27 de noviembre: historia y presente

Más de cien mil personas acudieron a la convoca-toria para recordar el injusto crimen a los ocho estudiantes de medicina.

Por CLAUDIA RAMÓN RODRÍGUEZ

Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Gino Iglesias apenas durmió esta madrugada. Llegó hasta el monumento de Prado y Malecón desde las tres de la mañana. Junto a otros alumnos de Ciencias Médicas tuvo a su cargo una velada en el sitio donde, 150 años atrás, fueron fusilados injustamente ocho jóvenes llenos de sueños y de futuro, al igual que ellos.

Todavía era oscuro cuando, en las zonas aledañas a la Universidad de La Habana, un movimiento inusual perturbaba el tránsito de rutina. Nuevamente la histórica Alma Mater abría sus brazos para acoger a un pueblo desbordante de patriotismo. Esta vez, uno de los sucesos más tristes e indignantes de nuestra historia, convocó al homenaje.

27 de noviembre: historia y presente.

Junto al pueblo, el presidente Miguel Díaz-Canel, dirigentes del gobierno y las organizaciones polí-ticas y de masas.

Con símbolos patrios, imágenes de líderes y consignas, la capitalina calle de San Lázaro vio la luz del sol repleta de la alegría de un pueblo dispuesto a defender la soberanía que impida un 27 de noviembre como aquel de 1871. Quien no pudo asistir, gritó desde los balcones su sentir y animó a los andarines. Hubo marcha sí, pero de tributo y reafirmación revolucionaria.

Para Gino Iglesias, estudiante de 4to año de Medicina, fue un honor custodiar la glorieta dedicada a los ocho mártires. “Estoy representando el futuro de Cuba, el conocimiento y la ciencia. Es un privilegio poder graduarnos, poder ser médicos, ellos no pudieron”, sentencia el joven.

27 de noviembre: historia y presente

Los presentes reafirmaron su apoyo al proyecto social cubano.

Camilo Hernández, del Instituto Superior de Diseño, asegura que “estamos dejando claro que esto más nunca va a volver a suceder”. Mientras, Javier Alejandro Vega, atleta de tiro con arco, desfiló “motivado por la Revolución”, y por el ejemplo que representa para la juventud la injusticia de aquellas vidas arrebatas.

Alumnos del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas también respondieron a la convocatoria. Melani de la Caridad, junto a sus compañeros, asegura que el estudio es la mejor manera de homenajear a los estudiantes fusilados.

27 de noviembre: historia y presente

Los vecinos de la zona se sumaron a la conme-moración.

En medio de la multitud unos pañuelos rojos llamaban la atención. Se trataba de una pareja de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Para Ricardo y Amanda la primera motivación para asistir es el amor a la Patria y el amor a todo lo que les ha dado esta Revolución, “me pongo en la posición de los estudiantes de medicina y me siento impotente, y la única forma de hacer algo por ellos es recordarlos”, añade el futuro entrenador deportivo.

El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, acompañó la multitudinaria manifestación, junto a él, Aylin Álvarez, primera secretaria de la UJC. “Creo que esta enorme respuesta a la convocatoria tiene que ver con el sentimiento que mueve a nuestro pueblo por estos días luego de la velada a nuestro Comandante Fidel. Además, el acompañamiento siempre a nuestro presidente, a nuestro Gobierno y Partido. Los jóvenes en todas las provincias han realizado marchas similares, aunque todos los días salimos a las calles a hacer Revolución, esto es una muestra de respaldo al proceso revolucionario”, declaró la joven dirigente.

27 de noviembre: historia y presente

El patriotismo y la defensa de la soberanía fueron el centro de la manifestación.

En el lugar donde se ejecutó el horrendo crimen se depositaron ofrendas florales a nombre del general de ejército Raúl Castro, del presidente de la República y del pueblo de Cuba. Hoy la Isla caribeña también recuerda y agradece a aquellos valientes abakuá que intentaron librar de la muerte a los estudiantes, aun a riesgo de sus propias vidas.

Casi al final de la jornada, en medio de varios letreros de instituciones científicas, distinguí un rostro familiar de la ciencia: la joven Darielys Santana, investigadora del Instituto Finlay de Vacunas. Es ella uno de esos seres que no descansa y a los que agradecemos su aporte en esta batalla contra el virus. Afirma que marcha por defender la Patria, “este era un momento para venir y mostrar nuestro apoyo, porque queremos la Cuba que construyamos nosotros con nuestras ideas y esfuerzos, no la que nos quieran imponer”, y emocionada ante mi agradecimiento por lo que hace, confiesa que su labor es por y para el pueblo.

Así amaneció Cuba este 27 de noviembre, desbordada de amor patrio. Sus fieles amantes salieron a las calles para mantener viva la efeméride, pero también para ratificar la unidad en defensa de la soberanía, lo más sagrado que tiene la Patria y la certeza de vivir con dignidad.

Compartir

Claudia Ramón Rodríguez

 
Claudia Ramón Rodríguez