1
Publicado el 26 Noviembre, 2021 por Lilian Knight Álvarez en Actualidades
 
 

Feria de Oportunidades: opciones en movimiento

Durante los 13 días, y con una gran concurrencia de interesados en las ofertas y público en general, se logró transformar la mercancía ociosa de las empresas estatales en nuevos recursos y materias primas para negocios emergentes
Compartir
Feria de Oportunidades: opciones en movimiento.

Productos de varios sectores estuvieron presentes mediante la entrega en consignación a la Empresa de Comercio o a través de la venta directa de las productoras.

Texto y fotos: LILIAN KNIGHT ÁLVAREZ

Concluyó la Feria de Oportunidades de La Habana. Durante 13 días, emprendedores y público en general acudieron a la Estación Cultural de Línea y 18 para solventar parte de sus necesidades.

Y lo bueno de esta iniciativa -además de aunar a entidades estatales, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), trabajadores por cuenta propia (TCP) y proyectos de desarrollo local (PDL)- fue precisamente que la solución a las demandas provino de recursos propios o inutilizados por las empresas.

La Feria concretó un antiguo reclamo del sector no estatal: el de movilizar inventarios ociosos hacia manos que le puedan dar mejor utilidad; aunque esta no es la única vía, como aseguró Yusnier Arias Valdés, director adjunto de la Empresa de Comercio de La Habana.

Feria de Oportunidades: opciones en movimiento.

El sector no estatal también aportó bienes de alta demanda.

“En la capital existen 15 casas comisionistas (una por municipio) que reciben artículos de lento movimiento de todas las empresas con disposición, durante todo el año”, explicó el directivo sobre la actividad que ampara la Resolución 113 del Ministerio de Comercio Interior.

Dicha norma permite que también las propias empresas vendan directamente estos artículos a personas naturales y jurídicas. Y esto fue lo que hizo Labiofam, que además de sus productos tradicionales, ofertó en la Feria de Oportunidades regletas y cintillos para azulejos, de lento movimiento en sus inventarios.

Al decir de los participantes, la Feria fue muy buena: participaron 78 actores económicos (61 empresas estatales, 5 Mipymes, 2 PDL y 10 TCP), hubo apoyo de los sectores gastronómico y cultural, diariamente asistieron como promedio 3 500 personas y se logró recaudar más de 10 millones de pesos, solo por parte de las entidades estatales.

De ahí que la Empresa de Comercio de La Habana, organizadora del evento, decidiera convocar para el próximo año a dos ediciones de “oportunidades”.

Saldos positivos

Feria de Oportunidades: opciones en movimiento.

Los precios de los productos, todos en moneda nacional, fueron en su mayoría asequibles.

La principal ganancia de un encuentro como este, resaltó Yusnier Arias, fue el intercambio y los contratos entre los participantes e interesados.

“Por ejemplo, la empresa de Comercio estableció convenios con algunas Mipymes para extender a través de toda nuestra red de comercio minorista recursos que los productores pueden comercializar solo en determinado lugar por su rango de alcance. Además, se iniciará en nuestras unidades la venta por plazos de calzado, muebles y pinturas confeccionados por trabajadores privados”, expresó Arias Valdés.

También en el evento estuvieron representantes de la Empresa Importadora Exportadora de Alimentos quienes concertaron acuerdos con trabajadores no estatales del sector gastronómico para abastecerlos de envases según Leoanis Domínguez Fernández, técnica de gestión comercial y marketing.

Productos muy buscados como estos lavamanos fueron vendidos a precios módicos centralizados.

Pero, además de productos ociosos, en la Feria de Oportunidades se comercializaron bienes de gran demanda entre la población y entidades constructoras, los cuales tienen poca presencia en las tiendas en moneda nacional.

En este caso estuvieron las producciones de la Empresa Provincial de Producciones, Materiales y Servicios Especializados para la Construcción, entre los que destacan bloques, baldosas de granito y mortero grueso para resanar y repellar.

Esta entidad, además de vender al público, contrató sus producciones con cooperativas y empresas privadas de la construcción, así como con la facultad de diseño.

También en esta situación están los lavamanos vendidos por la Empresa de Comercio. El administrador de esta entidad Pedro Pablo Valdés refirió que son proporcionados por la corporación mixta Sanvig, de Mayabeque, y que a diferencia de otros recursos a los que imponen un margen comercial, este producto se ofertó solo a la población, con un precio centralizado de 554 pesos.

A la lista de bienes presentes -altamente demandados- en este evento se deben añadir los cubiertos proporcionados por Acinox, vasos y platos de vidrio, panes y dulces, confituras…

Sin embargo, vale señalar que, independientemente de lo provechoso de esta iniciativa, aún es escasa la participación y contribución del sector estatal teniendo en cuenta el gran volumen de inventario ocioso, estimado en miles de millones de pesos.

Feria de Oportunidades: opciones en movimiento.

Aún la economía cubana sufre pérdidas millonarias por concepto de inventarios ociosos y de lento movimiento.

Sectores como el turístico desechan cada año inmobiliario y electrodomésticos, que si bien no son funcionales para las exigencias de la hotelería, sí pueden ser aprovechados por la población y el sector no estatal como producto terminado o como materia prima.

Iniciativas de este tipo deben aumentar, ganar en organización y número de participantes, al fin y al cabo seguir subutilizando o despilfarrando estos recursos es un lujo que una economía como la cubana no puede darse.

Compartir

Lilian Knight Álvarez

 
Lilian Knight Álvarez