2
Publicado el 30 Noviembre, 2021 por Pastor Batista en Actualidades
 
 

La papa que usted espera

Ya está siendo plantada en cinco de las seis provincias previstas para ese cultivo este año, al que se incorpora la Isla de la Juventud. Hacerlo todo bien es la clave para sacarle a la tierra el mayor resultado posible
Compartir
La papa que usted espera.

Es muy bueno ir cumpliendo, paso a paso, la siembra para evitar picos y otros contratiempos en la cosecha.

Texto y fotos Pastor Batista Valdés

Como cada año, la población cubana espera con agrado el inicio de la siembra de un tubérculo que se ha insertado en el centro mismo de preferencia hogareña, social e institucional en términos de alimentación: la papa.

Y, para alegría de todos, la campaña ha arrancado… bien por demás.

De ese modo lo ha confirmado Enel Espinosa Hernández, director de agricultura en el ministerio afín, al afirmar en declaraciones para BOHEMIA que, con excepción de Ciego de Ávila, ya iniciaron labores las restantes cinco provincias concebidas para ello. Estamos hablando de Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Cienfuegos y Villa Clara.

Por cierto, este año tiene la particularidad de insertar al Municipio Especial de la Isla de la Juventud, alejado de faena desde hace algunos calendarios, pero con tierra y tradición como para no quedarse a la zaga.

En total deben ser sembradas 6 000 hectáreas (ha), casi mil más que las plantadas en la ocasión anterior, superficie que, de acuerdo con estimados, podría aportar unas 190 914 toneladas, si los rendimientos proceden de acuerdo con lo planificado: 20,15 ton/ha.

La papa que usted espera.

Industrias como la de Ceballos procesan una parte de la papa para su consumo en el turismo y por parte también de la población.

A juzgar por el modo en que han transcurrido la preparación de tierra, el alistamiento y la siembra de las primeras 785 ha hasta hace unas horas, así como el comportamiento del clima (favorable en estos momentos), tales aspiraciones podrían lograrse, con un saldo final que, como todos sabemos, le vendría muy bien a la nación aun cuando no permita satisfacer al grado que se desea las necesidades y demandas.

Conocido es que entre los destinos del tubérculo están el consumo de la población y social, la industria, el turismo y la semilla con vista al inicio de la siguiente campaña.

Precisamente con empleo de la llamada semilla multiplicada nacional deben ser sembradas 1 300 ha en un primer momento, para darle paso a la importada, en las 4 700 ha restantes.

Puede parecer una perogrullada, pero del rigor con que transcurran esa siembra y el resto de las atenciones culturales dependerá, en gran medida, que la nación pueda llegar, e incluso superar, los niveles productivos fijados en plan. Falta nos hace y qué bien nos vendría, caramba.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista