2
Publicado el 1 Diciembre, 2021 por ACN en Actualidades
 
 

Pese al bloqueo, muchos connacionales quieren invertir en Cuba o hacer negocios

Ello no niega que muchas de las medidas coercitivas constituyen una limitación real para el desempeño y desarrollo de la economía cubana y sus efectos son pronunciados; además de frenar considerablemente la inversión foránea y el comercio con este país antillano
Compartir
Pese al bloqueo a Cuba, muchos connacionales quieren invertir acá o hacer negocios

Foto: bohemia.cu

Por FIDEL RENDÓN MATIENZO

Aunque en el II Foro Empresarial Cuba 2021 se habló hoy por separado sobre el impacto del bloqueo norteamericano a la Isla y del interés de cubanos residentes en el exterior de invertir aquí, sin dudas ambos asuntos guardan una estrecha relación al demostrar cómo a esa política hostil se oponen quienes aman la tierra que los vio nacer.

Así, muchos de los hombres de negocios y representantes de gobiernos, cámaras de comercio y otras instituciones de decenas de países, conectados a la plataforma on line de la cita, conocieron por Carlos Fernández de Cossío, Director General a cargo de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, de las medidas unilaterales, coercitivas y extraterritoriales que en el orden económico, comercial y financiero aplica la potencia imperialista contra Cuba.

Ellas constituyen una limitación real para el desempeño y desarrollo de la economía cubana y sus efectos son pronunciados; además de frenar considerablemente la inversión foránea y el comercio con este país antillano, manifestó el funcionario al intervenir en el virtual encuentro, que concluye mañana jueves.

Argumentó que hasta el año 2020 -y a precios corrientes- a causa de esa política se acumuló un costo para Cuba de más de 140 mil millones de dólares, una cifra apreciable para cualquier economía, además  de que solamente en el último año el impacto asciende a cerca de cinco mil 600 millones de dólares.

Asimismo Fernández de Cossío se refirió a los obstáculos que impiden exportar cualquier producto cubano a Estados Unidos (salvo muy raras excepciones que requieren licencias), aunque tampoco se nos permite importar insumos destinados a las industrias y servicios, bienes de consumo, medicamentos, equipamientos para  tratamientos médicos ni tecnologías; solo con excepciones algunos alimentos y bienes agrícolas, agregó.

El funcionario del Minrex  explicó las consecuencias del carácter extraterritorial del criminal cerco, como el encarecimiento de los costos en la adquisición de productos de toda índole.

Puntualizó cómo el sector financiero también se ve afectado por la prohibición del uso del dólar en cualquiera de las transacciones, lo cual provoca que Cuba incurra en gastos extraordinarios por tasas de cambios y conversión de monedas en aras de poder concretar operaciones comerciales de pago.

Se añaden a la lista de daños del bloqueo, arreciado hasta niveles sin precedentes durante la administración Trump, las afectaciones al transporte marítimo, el turismo y, más recientemente, el suministro de combustibles.

“Por la naturaleza abierta de nuestra economía esta precisa del comercio exterior y durante estos años lo hemos expandido y diversificado, expresó  Fernández de Cossío  al subrayar que a pesar de las limitaciones de la guerra económica hemos logrado atraer y concretar inversión extranjera, al menos unas 300 empresas tienen hoy capital invertido en Cuba”.

Y a tono con la voluntad del Estado por que también los empresarios cubanos residentes en el exterior concreten negocios e inversiones en el territorio nacional, se desarrolló un panel sobre las oportunidades para invertir acá.

Al respecto, Ernesto Soberón Guzmán, Director General de Asuntos Consulares y Atención a cubanos residentes en el exterior, del Minrex, precisó que es un momento muy favorable para que continúen consolidándose las relaciones con los connacionales que viven allende las fronteras de la Isla antillana.

En un aparte con la prensa  explicó que los cubanos con residencia en el exterior y  al mismo en el territorio nacional pueden crear Mipymes en el país, además de existir la posibilidad de la inversión extranjera,  pero al mismo tiempo los que viven permanentemente fuera pueden participar de proyectos de inversión en Cuba, que a su vez se conecten con esas pequeñas, medianas y micro empresas.

Según Soberón el hecho de que muchos de ellos se educaron o trabajaron aquí en distintos sectores, de que conozcan las oportunidades de negocios en la Isla  –y también las trabas que hoy tratamos de eliminar- los pueden convertir en motores de búsquedas de proyectos de intereses para nuestro país y las naciones donde ellos residen.

La principal novedad está en los proyectos de desarrollo local, sobre todo los que requieren un monto de inversión pequeño y más vinculado a las localidades de donde ellos salieron,  manifestó el funcionario.

Ellos tienen cada vez mayor interés en participar en los procesos de desarrollo socioeconómico de Cuba, y en ese sentido se abren nuevas oportunidades;  por ejemplo, la aprobación de proyectos de menor monto de inversión para el desarrollo local, así como poder ser partes de las Mipymes, subrayó.

Asimismo, reiteró que no existen limitaciones para que esos cubanos inviertan aquí; ahora estamos conociendo sus intereses, los cuales están centrados en el sector agrícola, en el desarrollo de las pequeñas y medianas industrias locales, en el impulso de negocios vinculados a los servicios, y, en general, proyectos que contribuyan a dinamizar la economía territorial y nacional”. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN