0
Publicado el 22 Enero, 2021 por ACN en Actualidades
 
 

La Habana superó los 200 casos de COVID-19 en la jornada precedente

El presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, exigió trabajar con seriedad para eliminar las imprudencias y asumir el cumplimiento de las medidas sanitarias como un asunto de supervivencia, al conocer las fatales consecuencias de la enfermedad
Compartir
Nuevos casos de la COVID-19 este martes.

Foto: bohemia.cu

Por CLAUDIA PIS GUIROLA

La capital cubana anunció 212 nuevos casos positivos a la COVID-19, confirmados la jornada anterior, ante lo cual Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, llamó a trabajar más fuerte e intencionadamente que nunca.

De acuerdo a recientes pronósticos de especialistas de la Facultad de Matemática de la Universidad de La Habana, los casos podrían aumentar aún más, señaló en la reunión de ese órgano correspondiente a este viernes.

En ese sentido, el dirigente definió la pesquisa y el aislamiento oportunos como las acciones claves en función de cortar la transmisión del virus.

Torres Iríbar se refirió también a la importancia de procesar cuanto antes las pruebas de PCR (Reacción de la Polimerasa en Cadena) atrasadas, un problema que puede generar descontento, desconfianza y preocupación en la población.

Exigió trabajar con seriedad para eliminar las imprudencias y asumir el cumplimiento de las medidas sanitarias como un asunto de supervivencia, al conocer las fatales consecuencias de la enfermedad.

Garantizar el cumplimiento de la cuarentena por el personal que labora en instituciones sanitarias dedicadas a la COVID-19, especialmente en las zonas rojas, de acuerdo a lo indicado por el Consejo, es otra de las prioridades.

Además, llamó a investigar las causas subjetivas y organizativas que inciden en la llegada de pacientes con síntomas respiratorios por más de 48 horas a los hospitales y señaló las deficiencias detectadas en el Sistema de Urgencias Médicas (Sium).

El también Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en el territorio hizo énfasis en que el principal peligro frente a la pandemia es bajar la percepción de peligro, sobre todo en el personal del sistema de Salud Pública.

A propósito de la importancia de asumir los protocolos con disciplina, se ratificaron los procedimientos a seguir en centros vulnerables  –como hogares de ancianos–  donde está prohibida la salida de la institución y el recibimiento de personas ajenas.

Para dar seguimiento al comportamiento del cumplimiento de las normas, a partir de hoy la Oficina de Regulación y Seguridad Ambiental (ORSA) comenzará a inspeccionar un grupo de instituciones hospitalarias y para hoy están programados para la visita el Salvador Allende, el pediátrico de San Miguel del Padrón y el Clínico-Quirúrgico de 10 de Octubre.

Mañana se espera inspeccionar los centros Julio Trigo, Julio Díaz, Leonor Pérez y el habilitado en la Universidad de Ciencias Informáticas.

Otro de los temas fuertemente analizados fue el de las persistentes demoras en los traslados de pacientes sospechosos a hospitales o centros de aislamiento, con incidencia en la falta de organización y comunicación.

Asimismo, trascendió que el municipio de Boyeros resalta como uno de los más afectados en La Habana al superar la media provincial de tasa de incidencia de COVID-19 con una cifra de 158 por 100 mil habitantes.

El área acumula en estos momentos 91 controles de foco, nueve con medidas de incremento (manejados como eventos de transmisión local), especificó Susel Lameré García, presidenta del Consejo de Defensa Municipal de ese territorio.

Destacan en ese sentido la residencia estudiantil Salvador Allende y el centro de Formación Deportiva Cerro Pelado.

En este último, ya en cuarentena, se trabaja de conjunto con el grupo de medicina deportiva y la dirección municipal de Salud para tomar las medidas pertinentes con los 41 atletas que permanecen en la institución luego de evacuar al resto hacia sus territorios de residencia.

Permanecen también en aislamiento el Hospital Siquiátrico de La Habana, las casas de abuelos y hogares de ancianos, todos vulnerables, aseguró Lameré García.

De forma general, La Habana tiene 23 pacientes ingresados en las salas de terapia intensiva, 17 en condición de graves y cuatro como críticos inestables. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN