Ángeles al pie de las urnas

Ni policías, ni fuerzas parecidas, nada de eso… En este país, la custodia corre a cargo de los mismos niños y niñas que llenan de alegría cada hogar


Aun grande, inmenso, lo cotidiano puede correr el riesgo de dejar de ser visto, e incluso apreciado.

Para ir directo al grano, estoy pensando concretamente en algo que hoy ha vuelto a conmoverme: la presencia de niñas y niños a ambos lados de las mismas urnas donde ellos ven llegar a mamá, papá, abuelo, tía… para tomar una boleta, entrar a un cubículo, hacer una cruz por el que consideran el mejor de los candidatos y depositarla.

Hoy las custodian, mañana concurrirán a ellas para votar.

Posiblemente para ningún cubano esa imagen sea motivo de asombro o de curiosidad. Otra mirada, en cambio, debe signar a quienes nos visitan, como país.

Mientras que, en momentos de comicios en otras naciones, la seguridad de las urnas y de la votación en general descansa en la presencia de personal uniformado, guardias, policías, carabineros, fuerzas militares… desde que tengo uso y razón, en nuestra Cuba, dicha custodia corre a cuenta, nada más y nada menos, que de los niños.

Digo más: no solo dentro del local; tampoco fuera, en la calle, en los alrededores, usted verá a un policía, con excepción, por supuesto, de los que concurren a votar, como parte del pueblo al que pertenecen y defienden.

Si usted rebobina su memoria no encontrará en años, décadas atrás, nunca desde que somos libres y soberanos, a un adulto protegiendo urnas durante elecciones. Ese “asunto” es cosa de los niños, que -por demás- saben muy bien cómo resolverlo.

En ello pensaba hace unos minutos, mientras leía una información que hace apenas unas semanas dio cuenta de 106 000 miembros de la Policía Nacional del Perú (PNP) encargados de custodiar la seguridad en Elecciones Regionales y Municipales.

Ejemplos así hay a borbotones. Como el nuestro… no sé, no creo, es difícil, busque usted mismo o usted misma.

¿Imagina usted que en el mundo entero no sean militares, sino niños y niñas quienes custodien las urnas? / prensa-latina.cu

Y saben algo… saboreando el placer de captar algunas imágenes, volví a meditar acerca de un elemento en que quizás tampoco solemos pensar a menudo: esas mismas niñas y niños son los que mañana, nadie lo dude, propondrán o serán propuestos, nominarán o serán nominados, elegirán o serán elegidos, asumirán tareas y responsabilidades, se echarán en hombros el destino de este país para continuar la marcha que inició Cuba desde los tiempos de Hatuey, Céspedes, Máximo Gómez, Martí…

Para usted, para sus vecinos, para todos, son eso: niños. Y es verdad. Pero, caramba, son también ángeles de estos duros tiempos, son presente, continuidad y sobre todo futuro.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos