China1

Asia: Política de altura

A no dudarlo, la negativa occidental a mediar constructivamente en el conflicto ruso-ucraniano ha resultado un factor más que ha impulsado el acercamiento entre Moscú y Beijing en los últimos años.

Aserto refrendado por el nuevo Foro Económico Oriental, realizado este 5 de septiembre, en la mundialmente famosa ciudad de Vladivostok, Extremo Oriente ruso. La propia convocatoria nos daba las pautas. “El camino hacia un mundo multipolar”, reza en el párrafo introductorio.

Entre las prioridades de la cita se destacó la llamada industria sin chimenea, ese oro molido que supone el turismo, renglón en que se le abrieron las puertas a la inversión en las 11 regiones de la Federación, tal como consigna un reporte de la agencia china Xinhua. Hoy en día allí se impulsan cerca de 2 700 emprendimientos con capital foráneo.

Una información tributada por Prensa Latina nos da cuenta de que la parte rusa propuso más intercambio entre el Lejano Oriente de su país con las provincias limítrofes de China, con trasiego de productos de alto valor agregado, además de trabajar juntos por mantener estable las cadenas de suministro industrial, la economía digital y la biomedicina.

De tal modo se dio una bofetada sin mano a la prepotencia occidental, con Washington a la cabeza, porque cercano ya el invierno, las petroleras Gazprom y la estatal China National Petroleum Corporation sellaron un convenio para enviar gas ruso a suelo chino y pagarlo con yuanes y rublos. Adiós al dólar estadounidense. Beijing condena las sanciones contra Moscú.

Xi Jinping y Vladimir Putin cada vez acercan más sus miradas al mundo y a la cooperación. / elpaís.es

Un comunicado oficial precisó que el mecanismo de pago es “mutuamente beneficioso, oportuno, confiable y práctico”.

De trasfondo, insistamos, la necesidad de que quienes dirigen distingan que la embestida occidental ha hecho que Rusia y China, lejos de alejarse, se hayan aproximado. Y tomando como máxima que las guerras son indeseables, no importa el grado de justicia con las que se muevan, a la comunidad internacional le cabe el deber de apagar fuegos, en vez de atizarlos.

Ahora, como en política internacional no hay nada separado, o muy poco, esta comentarista desea destacar lo positivo de la postura del mandatario venezolano Nicolás Maduro, que, ante la prensa y todo su país, expresó la disposición de la nación sudamericana a brindar sus hidrocarburos a quienes más lo precisen, sin mediar intereses espurios. Incluso a los Estados Unidos. Política de altura la de Beijing, Moscú y Caracas.

2 respuestas

  1. Los negocios no tiene ideología. Miestras India, gigante dormido con 1.420 millones de habitantes, se mantenga aliado con los EEUU, al Tío Sam poco importa lo que hagan Rusia y China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos