Archivo del autor
 
 
 
Opinión
 

EE.UU.: dinero contra el nerviosismo

Nada oculto anida bajo el Sol, reza la sabiduría popular. Como afirma también, con frase menos eufemística, que más fácil se aprehende a un mitómano que a un renco. En los últimos meses, se ha  atrapado in fraganti a la...
 
Opinión
 

¿Quo vadis, orbis?

Sí, “¿adónde vas, mundo?” es la interrogante que nos martilla las sienes.
 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

¿Quién dice que todo está perdido?

El neoliberalismo comenzó a resquebrajarse en América Latina cuando parecía “felizmente” entronizado

 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

El gran binomio

Socialismo y ecología versus capitalismo depredador
 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

¿Qué hacer?

La necesidad histórica del socialismo está más que avalada por el fracaso del capitalismo
 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

La realidad como partera

Poner a la sociedad como prioridad mayor para la sociedad misma, ha sido una lucha cuya vigencia es cada día mayor

 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

Los Estados Unidos al desnudo

¿Cercano su fin como máximo rector de los destinos mundiales?
 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

Terror al desarrollo tecnológico del “dragón”

La esencia radica en que la República Popular está logrando determinada “superioridad hegemónica” respecto a la superpotencia
 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

De la sombra brota la luz

Insuflando aire fresco ante la disyuntiva de “socialismo o barbarie”, entendidos hay que apuestan porque el período en que nos encontramos, franquea el paso a la oportunidad de superar revolucionariamente el estado de cosas

 
Opinión
 
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca
Eduardo Montes de Oca

EE.UU. y el despeñadero

Verán quienes quieran ver, pues sobran argumentos