2
Publicado el 21 Enero, 2016 por Victor Manuel González en Bohemia Vieja
 
 

¿Cómo era el “Museo Nacional” inaugurado en 1913?

“Lo que fue sueño y es hoy realidad”, “inaugurado solemnemente el pasado lunes”, en “parte del edificio que se destinó en un tiempo al deporte vasco”

Invitamos al lector a realizar por las añejas páginas de Bohemia aquí reproducidas esta interesante visita a una institución recién fundada…   el 4 de mayo de 1913.  No nos queda claro el lugar de ubicación del cual solo se refiere que está en “Parte del edificio que se destinó en un tiempo al deporte vasco”, si algún lector tiene más datos le rogamos los aporte en su comentario. El cronista detalla en el estilo propio de la época lo que vio en esta primera incursión y promete realizar otras.  Llama la atención que para la fecha hubiese tan poco que exponer de José Martí.  Pero, en fin, acompáñenos ahora en el mismo recorrido de aquella vez y, naturalmente, fórmese su propio juicio, que también nos interesaría conocer.

EL MUSEO NACIONAL*

MUSEO NACIONAL.- Sala de la Historia donde figuran valiosos objetos de nuestra Historia

MUSEO NACIONAL.- Sala de la Historia donde figuran valiosos objetos de nuestra Historia.—Fot de Vigit.”

En más de una ocasión nos hemos ocupado de lo que en un tiempo fué algo así como un sueño romántico y hoy es una realidad que permite vislumbrar algo grande, muy grande, para lo porvenir.

Lo que fué sueño y es hoy realidad, no es otra cosa que el Museo Nacional inaugurado solemnemente el pasado lunes.

Parte del edificio que se destinó en un tiempo al deporte vasco, y que debiendo ser anfiteatro de un ejercicio noble y vigorizante se convirtió en vulgar garito donde se desmoronaron capitales, es hoy precioso almacén guardador de verdaderas reliquias históricas y de algunas joyas de arte en varias de sus manifestaciones.

El local que antes ricos y pobres frecuentaron sintiendo fiebre de lucro rápido, hoy pueden visitarlo en la seguridad dé recibir plácida sensación de arte por una parte, y por otra honda sensación patriótica.

Si un sentimiento simplemente de curiosidad les lleva al museo no les pesará el haber sido curiosos: Nunca la curiosidad, que siempre instruye, aunque no siempre en lo más conveniente, habrá resultado más educadora.

Los cuadros las esculturas, los retratos, los objetos cuidadosamente colocados y catalogados que en el Museo se ofrecen á la curiosidad del visitante, dejan en el ánimo de éste el recuerdo de maestros y de héroes, y le obligan á conocer hechos que si no ignorara pudiera tener poco sabidos.

Sala de Historia donde se exhiben valiosas reliquias

“Sala de Historia donde se exhiben valiosas reliquias.–Fot de Vigit.”

El hombre culto tiene dónde y cómo recrearse en la contemplación. En ésta el hombre medianamente instruido, ó inculto se educa.

Dígase ahora si no hay que ver satisfecho el ánimo, la existencia del Museo Nacional; algo que pareció durante mucho tiempo sueño romántico, y que no se libró del criollísimo y á veces saludable ‘`choteo”, y que hoy es hermosa y saludable realidad.

No en balde el general Gómez llevó á la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes al Lcdo. Mario García Kohly, espíritu abierto á todo lo que representa progreso y cultura.

El joven Secretario, que tan brillantes iniciativas ha tenido durante su permanencia en el Departamento, desde tiempo atrás acariciaba con tenacidad laudable la idea de la fundación del Museo. El señor Emilio Heredia, modelo de constancia, halló en el Lcdo. Mario García Kolhy el gobernante ideal. El señor Heredia puede decirse que ha representado el espíritu del soñado Museo. El Lcdo. García Kolhy ha hecho que tomara cuerpo. Y valiéndose noblemente de los recursos de que podía disponer desde su elevado cargo, ‘y poniendo todo su entusiasmo en el proyecto; venciendo obstáculos y triunfando al fin el Museo Nacional es un hecho.

Autoridades que asistieron al acto de la inauguración del Museo Nacional

“Autoridades que asistieron al acto de la inauguración del Museo Nacional.—Fot. de Vigit.

Saludemos pues al licenciado García Kohly y recordémosle siempre que del Museo hablemos. Al señor Emilio Heredia coloquémosle en el alto lugar quo le corresponde ocupar en esta obra que él acariciaba desde mucho tiempo y á la que consagrara energía y paciencia sin fin.

Y al general José Miguel Gómez cuyo con curso ha sido eficaz, no le regateamos ni un ápice de la gloria que le corresponde por la fundación del Museo.

Una visita á éste se impone.

Y no una, varias: que en cada una habrá algo que estudiar por que lo que en el Museo existe es mucho ya y entre ello hay algo de real mérito junto á algo de mérito nada más que relativo. Mas la selección con el tiempo vendrá.

Son varias las “salas” del Museo. En la de la Historia se hallan entre otros, los siguientes objetos que son objeto de la curiosidad y respeto general; algunos más inspiran lo primero que lo segundo hijo ello tal vez de la falta de un lugar limitado á las verdaderas ‘reliquias históricas”.

Del general Máximo Gómez.—Machete de campaña, Espada de honor regalada por “The New York Journal”; tienda de campaña; ropa de la cama donde murió; nombramiento de Mayor General; sombrero de jipijapa, montura; gemelos de campaña; cornetín de órdenes, bandera de la guerra de los diez años, (1868 1878); sombrero de fieltro; serón de campaña; retrato del padre del generalísimo; un pedazo de madera del bohío donde nació el general en Santo Domingo.

Del Lugarteniente Antonio Maceo.— Cuadro del artista Armando Menocal, representando el momento en que fue herido y muerto en Punta Brava. Diario de operaciones. Documentos que contenía el maletín de campaña que llevaba en el momento de morir. Machete. Cañón de dinamita que llevaba su columna.

Del Mayor General Serafín Sánchez.—Estrellas del cuello de la guerrera. Bandera. Machete de campaña y otros objetos.

De Néstor Aranguren.— Machete de campaña. Ropa que vestía cuando murió. Vaso de campaña etc.

De Perucho Figueredo.— Original del himno “La Bayamesa”. Manuscrito del Código de la República Cubana. Estatutos del Partido Revolucionario Cubano. Periódicos informando sobre su fusilamiento.

Carlos Verdugo.—Estudiante fusilado el 27 de noviembre de 1871. Cruz y relicario que llevaba al pecho al ser fusilado. Cédula personal. Matrícula universitaria. Un diente orificado.

Francisco Albear. —Su uniforme de general español. Sus condecoraciones. Mascarilla fúnebre. El bicornio de gala. La caja de matemáticas con la que hizo sus estudios para las obras del Canal de Vento.

José María Heredia.—Retratos. Autógrafos. Mechón de pelo. Partida de casamiento. Fotografía de la casa en que nació en Santiago de Cuba.

José Martí.—Su pupitre. Su busto en mármol que se hallaba en la Delegación de New York. Retratos al óleo y en seda.

Retrato y pupitre de D. José de la Luz Caballero

Retrato y pupitre de D. José de la Luz Caballero

Don José de la Luz Caballero.— Su pupitre del colegio “El Salvador”‘. Guardabrisas que adornaban el pupitre. Retrato suyo, de su padre y de su abuelo y su mascarilla fúnebre.

Don Tomás Estrada Palma.—Retrato al óleo. Su mesa de la Delegación de New, York y su bastón con empuñadura de oro.

Espejo del hotel de Inglaterra perfor ado por una bala de la tropa española la noche del 7 de Diciembre de 1898, en cuyo combate murió el joven Sotolongo.

Mesa de despacho de los antiguos capitanes Generales que después usaron el General Wood, D. Tomás Estrada Palma, Mr. Taft, Mr. Magoon y finalmente el general José Miguel Gómez.

Sombrero y pupitre del Obispo Espada.

Pupitre de Fornaris.

Batutas, medallas y condecoraciones de José Marín Varona.

José Clemente Zenea.—Su reloj de oro.  Mechón de pelo (negro cortado al entrar en la prisión). Mechón de pelo blanco cortado el día de su fusilamiento seis meses después. Sus espejuelos. Autógrafos.

Libro transportador de municiones.

Traje de presidiario del doctor Ricardo Gastón y grillete que usó.

Objetos del acorazado “Maine” y “maquetes” del Director del Museo señor Heredia (en yeso) representando el acorazado hundido en la bahía una, y la otra definitiva inmersión del ”Maine” en el golfo. Cráneo de una de las víctimas.

Francisco V. Aguilera. —Machete. Bandera. Revólver. Cartera de campaña. Insignias masónicas. Placa de un sarcófago. Mechones de pelo y la barba. Cartas familiares políticas. Decreto de emancipación de los esclavos. Nombramiento de Vicepresidente de la República.

Toca y medalla doctoral del doctor Nicolás José Gutierrez. Cañón “Cayo Hueso”. Cañón de las Tunas de Bayamo, ocupado por Calixto García á las tropas españolas.

Bandera de Estrampes 1854.

Diversos objetos de los acorazados “Vizcaya”, “Oquendo” y “Colón”.

Máquina patibularia donde murieron, entre otros patriotas, Narciso López. Pintó, Goicuría Ayesterán y Estrampes.

Diversos objetos de ñañiguismo.

Ciento tres retratos de patriotas.

Retratos del general Francisco Dionisio Vives, Alejandro Ramírez, Marqués de Someruelos, Luis de las Casas. Conde de Villanueva y Luis Peñalver.

Retrato del dcotor Finlay y aparatos que utilizo en su estudio sobre la fiebre amarilla

Retrato del dcotor Finlay y aparatos que utilizo en su estudio sobre la fiebre amarilla

Retrato del doctor Finlay y aparatos que utilizó en sus estudios sobre la fiebre amarilla.

Bandera Nacional izada en el Morro el día 20 de Mayo de 1902 y adquirida por suscripción popular.

Urna con las reliquias de los estudiantes fusilados el 27 de Noviembre de 1871.

Carta auténtica del señor Fernando Castañon, declarando que la tumba de su padre estaba intacta.

Nombramiento de Mayor general del Ejército Libertador á favor del titán Antonio Maceo.

Figura alegórica he cha para la Academia Nacional de Artes y Letras.

Espada de honor de Carlos Manuel de Céspedes, regalada por la Junta Patriótica de Cubanas de New York.

Urna en que se verificó la votación por el Primer Congreso cubano, para elegir Presidente de la República á D. Tomás E. Palma.

Galería de Pintura y Escultura donde se exhiben verdaderas Joyas del arte retrospectivo y contemporáneo.—Sala del gene¬ral Máximo Gómez.—Sala destinada á la exhibición de objetos de arte aplicado á la Escuela de Artes y Oficios.

“Galería de Pintura y Escultura donde se exhiben verdaderas Joyas del arte retrospectivo y contemporáneo.—Sala del general Máximo Gómez.—Sala destinada á la exhibición de objetos de arte aplicado á la Escuela de Artes y Oficios.—Fot. de Vigit.”

El Museo fué inaugurado oficialmente el lunes 28 á las 8 de la noche.

Asistieron tres bandas de música y el General Gómez, el general Menocal é infinidad de invitados.

No terminaremos esta información, sin tributar merecidos elogios á los empleados de la Secretaría de Instrucción Pública que han prestado su cooperación eficaz á la obra común, de inaugurar el Museo Nacional, Sres. Martín Pizarro, Ricardo de la Torre, Martí y Medina.

Sucesivas visitas al Museo habrán de ofrecernos sobrado tema.

Prometemos hacer aquellas.—Guillermo de Sanz.

—–

MUSEO NACIONAL-Facsímil de la primera página del trabajo que ahora reproducimos

MUSEO NACIONAL-Facsímil de la primera página del trabajo que ahora reproducimos

*Publicado en Bohemia
Año IV,  Número 18
Domingo 4 de mayo de 1913.
Se ha respetado la ortografía y estilo original en el texto y pies de fotos seleccionadas.

 


Victor Manuel González

 
Victor Manuel González