0
Publicado el 25 Agosto, 2016 por Victor Manuel González en Bohemia Vieja
 
 

Una exposición de trajes

Seguir el dictado de la moda era un tema habitual en la añeja BOHEMIA.  Como botón de muestra, esta reseña publicada en la edición del 21 de noviembre de 1915, que vuelve a ser noticia. Se respeta la ortografía y estilo también de moda hace más de un siglo. Disfrútenla.



Modelos de trajesUNA EXPOSICION DE TRAJES

Con motivo del anuncio de una gran Exposición de trajes y sombreros, efectuada en los amplios y hermosos salones del “Hotel Miramar”, allí nos trasladamos anhelosos de contemplar lo que era una novedad en nuestro ambiente… 

Y a fé que ello nos sorprendió gratamente… Lo que ante nuestros ojos teníamos era una verdadera Exposición, una como regia mansión en la que se hubiera hospedado S. M. la Moda…

 Los trajes más bellos y lujosos, en armónico conjunto, atraían la curiosidad, deslumbrando con su fastuosidad, digna del más rico de los guardarropías del siglo XVI.

Cuando inquirimos el nombre de la casa de la Rue de la Paix,—creíamos nosotros,—que semejante alarde de elegancia hacía en la Habana,  no sin orgullo supimos que no se trataba de un establecimiento extranjero, sino de una Exposición que las señoritas Salas y hermanos hacían de sus confecciones.

Villegas 63, fachada de la Maison Versailles.Preciso fué que se nos presentara a las notables modistas para salir de nuestro error. Con ellas nos trasladamos a Villegas 63, local que ocupa la “Maisón Versailles”, visitando los talleres de la citada casa de modas.

Allí, y a presencia de nuestro fotógrafo,—el que nos acompañaba para que Bohemia como nota interesante diese varias vistas relacionadas con el asunto que inspira este artículo,— interrogamos a los amables dueños acerca de la “Maison Versailles”, obteniendo los datos que a continuación publicamos, a trueque de herir la modestia de nuestros amables informantes.

l.a “Maison Versailles“, fué fundada hace dos años por las señoritas Encarnación y Hortensia Salas, viniendo luego a integrar la sociedad sus hermanos Luzgerio y Antonio Salas, ampliando el giro y dedicándose desde entonces la casa a la confección de trajes y sombreros, con arte exquisito y habilidad notoria.

Elegante salón de pruebas de la Maison Versailles.Al año siguiente de establecida la casa principió el desfile por ella de todas las familias más distinguidas  de nuestra capital, las que pronto diéronse cuenta de que la moda tenía allí su residencia y que nadie como las señoritas Salas para dirigir las labores en su gran establecimiento, en el que se confeccionan verdaderos primores.

Siendo ya su clientela selecta y numerosa, los hermanos Salas decidieron exhibir múltiples modelos de trajes confeccionados en sus propios talleres, todos acabados y perfectos, pues hay que ha-cer constar que en la “Maison Versailles” trabajan más de cincuenta operarias, las que van resultando insuficientes ante los pedidos que agobian a esa casa, la predilecta de las damas todas de nuestro “smart set”.

Este hecho que dejamos señalado demuestra, más elocuentemente que ningún otro, que la importancia del establecimiento que nos ocupa, acredita los elogios que por la prensa habanera se le ha tributado con motivo de la Exposición de Miramar.

páginaEse acto, hermoso y único en los anales de nuestra elegancia ha venido a poner de relieve que no es ya necesario volver los ojos al extranjero, cuando de modas trátase.

La “Maison Versailles“, montada con el confort y lujo que las casas análogas en ciudades más re- finadas que la nuestra, siempre al tanto de las corrientes que de Europa nos llegan, confecciona trajes dignos de los más famosos modistos de Paris.

Buena prueba de esto que a alguien podría parecer exagerado, es la tantas veces citada Exposición por la q. desfiló todo cuanto vale y brilla en la Habana, ya que ella, a más de una nota suprema de “chic”, ha dádola también de arte, y de arte refinado y exquisito.

Gratamente impresionados por el alarde hecho por la “Maisón Versaille”, hemos creído oportuno publicar algunas notas, con las vistas tomadas por nuestro fotógrafo, referentes a dicho establecimiento y que completan nuestra información.

Es de felicitarse a las señoritas Salas y hermanos, por la labor que realizan.

Bohemia, amante siempre de dar al César lo que es del César, tributa sus aplausos a ese grupo laborioso que tan bravamente lucha por poner su casa a la altura de los grandes almacenes de la Rue de la Paix, gloria y encanto de las elegantes todas del Universo.

Brumell.

Habana, 1915.



Fotocopias: Yasset llerena Alfonso


N del E: publicado en la edición de BOHEMIA del 21 de noviembre de 1915

Se ha respetado como siempre la ortografía y estilo originales.


 

 

 

 

 

 


Victor Manuel González

 
Victor Manuel González