0
Publicado el 27 Noviembre, 2016 por Redacción Digital en Bohemia Vieja
 
 

LA VISITA DEL HÉROE

Fidel Castro en BOHEMIA

La visita de Fidel ha sido un momento a recordar por muchos años

fidel-bohemiaEL sábado día 10 el número especial de BOHEMIA –la edición de la libertad– estaba en plena elaboración. Los pliegos salían de la máquina, entraban en la presilladora, salían de esta convertidos en la gran revista que, en número de un millón, había de circular por el mundo a partir del lunes siguiente.

La redacción y la dirección habían cesado por el día. Redactores, colaboradores, el propio director se habían retirado, fatigados por días de ardua tarea. Solo abajo, en los talleres, continuaba, intensamente, la labor.

De pronto, y sorpresivamente, aparece a la entrada y se desliza entre los trabajadores un pequeño grupo de barbudos. Guardias y obreros pestañaron, incrédulos; uno de aquellos hombres de la Sierra era nada menos que su líder máximo, que se introducía en los talleres de BOHEMIA con la misma naturalidad y bonhomía con que antes visitara nuestra vieja imprenta en Trocadero. Esta, dijo, era como su casa.

fidel-mira-bohemiaY así fue recibido, en efecto, por cuantos se hallaban en el edificio. Eran las diez de la noche. El director fue avisado prontamente y, mientras llegaba, Fidel y sus acompañantes –el comandante Almeida, el ministro de gobernación Luis Orlando Rodríguez…– hurgaban en los pliegos de la revista, conversaban con los obreros, recibían abrazos. Pronto la noticia se había propagado por los alrededores, y decenas de vecinos acudían a Rancho Boyeros y San Pedro anhelantes de ver de cerca al líder de la nueva República.

El director no tardó en llegar. Ya Fidel había echado una ojeada a la edición de BOHEMIA. Había mucho de que conversar: viejos recuerdos, anécdotas, planes…

Durante tres horas permanecieron Fidel Castro y nuestro director en el amplio despacho entre el personal de la casa y los visitantes. Fueron horas de gran emoción, después de tantos meses de ruda y difícil campaña –Fidel con las armas, nosotros con la prensa– contra la más vil tiranía que haya padecido la nación.

Ha sido un momento a recordar por muchos años. La visita de Fidel nos ha dado ocasión, no solo de saludar personalmente al héroe que hoy aclama toda Cuba, sino de hacer votos, una vez más, por el triunfo de los grandes empeños de reconstrucción que ahora comienzan y a los cuales BOHEMIA –con la independencia y la valentía de siempre– habrá de contribuir lealmente.

(BOHEMIA: 18 de enero de 1959. No. 3. Año 51. p. 68)

 

 

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital