0
Publicado el 13 marzo, 2017 por Redacción Digital en Bohemia Vieja
 
 

Ésta es la HISTORIA

LA DIGNIDAD CUBANA FRENTE A LA BRUTAL IMPOSICION IMPERIALISTA

En días en que se desarrolla la Jornada de la Prensa Cubana, volvemos a publicar en este espacio un documento trascendente que reprodujo BOHEMIA en su sección Esta es la Historia, escrito por el paradigmático periodista Juan Gualberto Gómez, en respuesta a la brutal imposición imperialista de la “Enmienda Platt”, que ocurría también por estas mismas fechas, hace 116 años.


Esta es la HISTORIA

A cargo de María Luz de Nora

LA DIGNIDAD CUBANA FRENTE A LA BRUTAL IMPOSICION IMPERIALISTA

EL mismo día 2 de marzo de 1901, en que fue sancionada por el presidente McKinley la Enmienda a la Ley de Créditos del Ejército Norteamericano, conocida como “Enmienda Platt”, fue remitida por el general Wood al Presidente de la Convención Constituyente, Domingo Méndez Capote, con una carta que decía:

“Tengo también el honor de informar a usted de que el bill que contiene las anteriores disposiciones respecto de Cuba es ya ley por haberla aprobado el Presidente de los Estados Unidos; y que el Presidente espera la acción que acerca de ello tome la Convención.”

Un delegado a la Constituyente, el licenciado Antonio Bravo y Correoso, ha dejado un relato emocionante de aquel momento histórico:

“Días de angustias profundas fueron para los Delegados los que subsiguieron a partir de la lectura de dicho documento. El país entró en un período de agitación extraordinaria. Las manifestaciones se sucedían unas a otras en todos los pueblos, en son de protesta, que repercutió en Washington, contra la imposición de los Estados Unidos. Abierta la válvula, el patriotismo se exhibió tan ampliamente, que pudo crear conflictos de orden público y de muy lamentables consecuencias personales y hasta sociales. El ideal soñado parecía no realizarse”.

El 7 de marzo conoció la Convención la comunicación del general Wood. Pasados los primeros momentos de aplanamiento e indecisión en los que Manuel Sanguily llegó a proponer que se disolviese la Asamblea y que se eligiese otra con plenas facultades para abordar el asunto de las relaciones cubano-norteamericanas, se acordó designar una comisión que redactase un documento para contestar la carta del gobernador militar.

La ponencia del documento, confiada a una comisión, estuvo a cargo de Juan Gualberto Gómez, el escritor mulato en quien Martí depositó su confianza para coordinar en la Isla el alzamiento de 1895. Es un admirable análisis crítico de la Enmienda y una demostración de la capacidad y el patriotismo del exponente, como podrá apreciarse con la lectura del mismo transcrito debajo.

PONENCIA PARA RESPONDER AL GOBERNADOR MILITAR SU COMUNICACION SOBRE LA ENMIENDA PLATT

Por JUAN GUALBERTO GOMEZ

A la Convención:

El consliluyentista Antonio. Bravo Correoso expresó "que el ideal soñado parecía no realizarse".

El constituyentista Antonio. Bravo Correoso expresó “que el ideal soñado parecía no realizarse”.

La Comisión que suscribe, ha sido designaba  para proponer la respuesta que haya de darse, a la comunicación del señor Gobernador Militar de la Isla de Cuba, en que se da traslado a los miembros de esta Asamblea “para su consideración y acción”, de una enmienda a la Ley de presupuesto del Ejército de los Estados Unidos, adoptada por el Congreso de aquel país y sancionada por su Poder Ejecutivo.

Para cumplimentar su encargo, la Comisión se ha visto precisada a considerar, no sólo la comunicación ya mencionada, sino también la Resolución Conjunta del Congreso americano del 19 de abril de 1898, titulada “Para el reconocimiento de la independencia del pueblo cubano”, y el Tratado de París, de 10 de diciembre del propio año, ya que en la enmienda mencionada se hacen referencias a ambos documentos, que constituyen la base única en que, así en el orden doméstico como en el internacional, y así en el terreno legal como en la esfera moral, puede moverse la acción del Gobierno de los Estados Unidos en la Isla de Cuba.

Lo primero que sugiere el examen de esos tres documentos, es la observación de que la enmienda altera esencialmente el espíritu y la letra del acuerdo conjunto de 19 de abril de 1898 y del Tratado de Paris. Aquel acuerdo y ese Tratado, se inspiraban en el principio de que “el pueblo de Cuba es y de derecho debe ser libre e independiente” y que al constituirse separadamente de España, no iba a pasar bajo la soberanía de los Estados Unidos, pues éstos, expresamente declararon que repudiaban toda Intención y deseo de “ejercitar en Cuba soberanía, jurisdicción o dominio, excepto para la pacificación de la Isla”, afirmando por el contrario, su determinación. cuando ésta se hubiese conseguido “de dejar el gobierno y dominio do Cuba a su propio pueblo”. La enmienda, en tanto, a pesar de que invoca aquel acuerdo conjunto, y de que hasta pretende cumplirlo, y a pesar de que alude al Tratado de París, cuando se refiere a ciertas obligaciones que dicen impuestas a los Estados Unidos por dicho pacto, es lo cierto que tiende, por los términos de sus cláusulas principales, a colocar a la Isla de Cuba bajo la jurisdicción, dominio y soberanía de los Estados Unidos; y esto sin que ni por un solo instante cumplan éstos el compromiso que contrajeron de dejar el gobierno y dominio de la Isla a su propio pueblo, puesto que antes de crearse aquí un Gobierno cubano, la enmienda exige que se establezca en la Constitución de que haya de nacer dicho Gobierno, o en una ordenanza a ella agregada, para ser después insertados en un tratado permanente, el orden de relaciones en que Cuba haya de quedar respecto a los Estados Unidos. Y ese orden de relaciones, que define la situación de Cuba como la de un pueblo vasallo, el pro-pio Congreso de los Estados Unidos, que sólo puede legislar para eI territorio de la Unión, se sirve dictaminarlo en sus líneas generales y de un modo sustancial, para que no quede duda de que afirma su derecho a seguir permanentemente ejerciendo actos de dominio, jurisdicción y soberanía en nuestro país, IIevando su firmeza de propósito y su autoridad al extremo de darnos a escoger entre la aceptación lisa y llana de la soberanía de los Estados Unidos o la continuación de su intervención militar, ya enojosa por injustificada desde hace mucho tiempo y perjudicial por infinidad de motivos.

No obstante este concepto que la lectura de la enmienda a la Ley de Presupuestos del Ejército americano, inspira a la Comisión, concepto que parece deber impulsarla a no entrar en el estudio de sus cláusulas, puesto que nombrada por el pueblo cubano para dotarla de una Constitución que le organice en Estado independiente y soberano, la Convención no puede, sin faltar a su mandato, entender en nada que limite esa independencia y soberanía, la Comisión ha creído que por deferencia al Gobierno de los Estados Unidos, para ilustración del pueblo americano y para conocimiento del mundo civilizado, que sigue con atención la tarea en que estamos empeñados de constituir definitiva, libre y sólidamente el Gobierno de nuestro país, importaba analizar las estipulaciones de la enmienda ya citada, a fin de que no quede duda en ningún espíritu imparcial de que la Convención no puede entrar, procediendo recta y patrióticamente, por el camino que la indicada resolución del Congreso y del Gobierno de los Estados Unidos intenta trazarle.

General: Domingo Méndez Capote, presidente de la Convención Constituyente.

General: Domingo Méndez Capote, presidente de la Convención Constituyente.

La cláusula primera de esa resolución dice: que el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros, ningún Tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la independencia de Cuba, ni en manera alguna autorice o permita a ningún Poder o Poderes extranjeros a obtener por colonización o para propósitos militares o navales o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de nuestra Isla”.

Nada tiene que objetar la Comisión contra esa cláusula puesto que en esencia dice lo Propio que la Base primera del acuerdo de 26 de febrero en que la Convención consignó su opinión sobre las relaciones que, a su juicio, podían existir entre los Gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos.

La cláusula segunda dice: “que dicho Gobierno no asumirá o contraerá ninguna deuda pública para el pago de cuyos intereses y amortización definitiva, después de cubiertos los gastos corrientes del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios”.

Tampoco merece objeción, en sustancia, esta cláusula ya que en los artículos 59, 93, y 105 de la Constitución que hemos adoptado para la República de Cuba, se establecen aún mayores restricciones para la contratación de empréstitos.

La cláusula cuarta dice: “que todos los actos realizados por los Estados Unidos en Cuba, durante su ocupación militar, sean ratificados, tenidos por válidos, y que todos los derechos legalmente adquiridos a virtud de ellos sean mantenidos y protegidos”.

La Convención que ha admitido esa cláusula en lo fundamental, en su acuerdo de 26 de febrero último, con la única salvedad que no puede legal ni moralmente repudiar el Gobierno de los Estados Unidos, puesto que con-,iste en pedir que las actos realizados durante la ocupación militar, lo hayan sido de acuerdo con las leyes de los Estados Unidos que regulan las facultades del ocupante militar, o conforme a las leyes mantenidas en vigor en la Isla de Cuba por el propio Gobierno de los Estados Unidos.

La cláusula quinta dice: “que el Gobierno de Cuba ejecutará, y en cuanto fuese necesario cumplirá los planes ya hechos y otros que mutuamente se convengan, para el saneamiento de las poblaciones de la Isla, con el fin de evitar el desarrollo de enfermedades epidémicas infecciosas, protegiendo ml al pueblo y al comercio de Cuba, lo mismo que al comercio y al pueblo de los puertos del sur de los Estados Unidos”.

Manuel Sanguily

Manuel Sanguily llegó a proponer que se disolviese la Asamblea.

En el preámbulo del ya mencionado acuerdo de 26 de febrero la Convención manifestó lenta conformidad con el espíritu y las tendencias , de esa cláusula, que expuso la seguridad que tenía de que el Gobierno Cubano que se constituya con arreglo a la Constitución adoptada “habrá de acordar con el de los Estados Unidos cuantas medidas faciliten el tratado entre ambos países, adoptando en primer término aquellas resoluciones de higiene internacional y privada que se encaminen a la extinción de las enfermedades importables, así como cuantas más contribuyan al desarrollo de las relaciones mercantiles y sociales”.

Respecto a esas cuatro estipulaciones, no puede haber divergencia entre los puntos de vista del Gobierno de los Estados Unidos. Y los de la Convención. Aunque no es indispensable que sobre esos extremos que abarran se pidan a Cuba garantías y compromisos, ya que a los demás pueblos independientes y soberanos con los cuales mantienen relaciones muy íntimas, no se los exigen los Estados Unid; como quiera que dichas cuatro estipulaciones no vulneran el principio fundamental de nuestra independencia y soberanía en obsequio a la amistad de la República vecina podíamos darles nuestra conformidad y hasta prestarnos a recomendarlas como buenas al Gobierno cubano que se constituya.

Pero de las cláusulas tercera, sexta, séptima, y aun de la octava, tiene la Comisión el sentimiento de no poder pensar del mismo modo, pues, entiende que atentan al principio de la independencia y soberanía del pueblo de Cuba a la par que mutilan injustificadamente el territorio de la patria, apartándose por completo del contenido de la Joint Resolution de 19 de abril de 1898, del Tratado de París y de todos los compromisos y declaraciones anteriores del Gobierno de los Estados Unidos.

El simple examen de estas cláusulas de-muestra la exactitud de tales asertos.

La cláusula temen dice: —que el Gobierno de Cuba consiente que Ios Estados Unidos puedan ejercer el derecho de intervenir para la conservación de la independencia cubana, al mantenimiento mi Gobierno ordenado par» la protección de vida, propiedad y liber­tad individual, y para cumplir las obligacio­nes que con respecto a Cuba han sido impues­tas a los Estados Unidos por el Tratado de París, y que deben ahora ser asumidas y cum­plidas por el Gobierno de Cuba”.

Para cuatro fines parecen querer los Esta­dos Unidos que el Gobierno de Cuba les reco­nozca el derecho de intervenir.

1- .“Para la conservación de la indepen­dencia cubana”. Se supone que es para con­servarla contra las agresiones del exterior. Pero si los Estados Unidos tienen interés en conservar la independencia cubana, mucho mis debe tener el propio pueblo de Cuba. Así es que no se concibe que los Estados Unidos vengan a Cuba viendo amenazada su Indepen­dencia, en tanto que el Gobierno de Cuba per­manezca indiferente ante esa amenaza, y ni siquiera tome la iniciativa de llamar en su auxilio al pueblo amigo. Reservarse a los Esta­dos Unidos la facultad de decidir ellos cuándo esté amenazada la independencia, y cuándo por lo tanto, deben intervenir para conservar­la, equivale a entregarles la llave de nuestra casa, para que puedan entrar en ella, a todas horas, cuando les venga el deseo, de día o de noche, con propósitos buenos o malos.

2-. “Para el mantenimiento de un Gobierno ordenado”. No hay manera, por mucho que se aguce el entendimiento, de conciliar con esta pretensión el principio de la independencia y soberanía de Cuba. Si a los Estados Unidos corresponde apreciar cuál es el Gobierno cu­bano que merece el calificativo de adecuado, y cuál es el que no lo merece. Si a los Estados Unidos queda la facultad de intervenir para mantener el Gobierno cubano que les parezca adecuado, y por lo tanto combatir al que no les parezca ya producto de la voluntad de nuestro pueblo, sino de la del Gobierno de los Estados Unidos. A éste, en efecto, corres­pondería de hecho y de derecho la dirección de nuestra vida anterior. Sólo vivirían los Go­biernos cubanos que cuenten con su apoyo y benevolencia; y lo más claro de esta situación seria que únicamente tendríamos gobiernos raquíticos y míseros conceptuados como in­capaces desde su formación, condenados a vi­vir más atentos a obtener el beneplácito de los Poderes de la Unión, que a servir y de­fender los intereses de Cuba. En una palabra, sólo tendríamos una Acción de Gobierno y pronto nos convenceríamos de que era mejor no tener ninguno, y ser admitidos oficial y abiertamente desde Washington que por desacreditados funcionarios cubanos, dóciles ins­trumentos de un Poder extraño e irresponsa­ble.

3-. “Para la protección de vidas, propiedad y libertad individual”. Esa es la misión pri­mordial de todo Gobierno. Si los que Cuba se diere fueran incapaces de llenarla, imperaría en la Isla tal anarquía, que, con permiso o sin él, el vecino a quien semejante estado de cor­sas molestase, intervendría cuando pudiera o le conviniera. En ningún Tratado concedió España a los Estados Unidos el derecho de intervenir para la pacificación e Independen­cia de Cuba. Sin embargo, intervinieron cuan­do les pareció oportuno. Pero consignar en un Tratado la facultad de que los Estados Unidos intervengan en esta Isla para proteger la vida, la propiedad y la libertad individual, es lo mismo que deshonrar antes de que nazcan a todos los gobiernos cubanos, condenándolos a un estado de inferioridad tan bochornoso, que ningún cubar» digno y meritorio se prestará a figurar en ellos, y tan entorpecedor, que serán ineficaces cuantos esfuerzos in­tente para cumplir los deberes más elemen­tales que incumban a los gobiernos. Como na­die los tomará en serio, sabiendo, que, en de­finitiva, la última palabra respecto a sus ac­tos, la diría el Gobierno de Washington, ínte­rin éste no Interviniera, aquí de hecho no ha­bría quién gobernase. Por otra parte, ¿cuándo deberá considerarse que no están suficiente­mente protegidas la vida, la propiedad y la li­bertad individual? En estos mismos instantes, en plena Intervención de los Estados Unidos, se han cometido asesinatos en los campos, se han realizado varios robos, se han señalado algunos incendios, se han llevado a cabo al­gunos secuestros. No los ha podido evitar el Gobierno Interventor; como no lo hubiera podido evitar ningún otro, como no puede im­pedir el Gobierno de ninguno de los Estados de la Unión los crímenes y atentados más o menos escandalosos que a diario se cometen en ellos, y que la prensa reseña entre los acontecimientos buenos o malos de la vida co­rriente de aquella sociedad. Bastaría, sin em­bargo, que algo análogo se produjera en Cuba, una vez constituido su gobierno seudoindependiente, para que el de los Estados Unidos entendiese llegado el momento de intervenir. ¿Quién determinaría, en último caso, la justicia y oportunidad con que se ha­ría uso de ese derecho singularísimo de inter­vención de que no hay ejemplo en la Histo­ria? Lo vago y elástico del concepto aumenta la gravedad de su alcance, y bajo cualquier punto de vista que se mire, su finalidad no es otra que la merma del poder de los futuros gobiernos de Cuba y de la soberanía de nues­tra República.

La ponencia del documento estuvo a cargo de Juan Gualberto Gómez, en quien Martí depositó su confianza para coordinar en la Isla el alzamiento de 1895.

La ponencia del documento estuvo a cargo de Juan Gualberto Gómez, en quien Martí depositó su confianza para coordinar en la Isla el alzamiento de 1895.

4-. “Para cumplir las obligaciones que con respecto a Cute han sido impuestas a tos Es­tados Unidos por el Tratado de París, y que ahora deben ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba”. Antes que todo importa demostrar que una vez que los Estados Uni­dos se retiren de Cuba, y entreguen el domi­nio de la Isla a los cubanos, representados por tí gobierno que éstos elijan, ya no tienen que cumplir ninguna obligación impuesta por el Tratado de París. El artículo primero de di­cho pacto dice: “En atención a que dicha Isla (Cuba) cuando sea evacuada por España, va a ser ocupada por los Estados Unidos, los Estados Unidos, mientras dure su ocupación, tomarán sobre sí y cumplirán las obligaciones que por tí hecho de ocuparla, les impone el Derecho Internacional para la protección de vidas y haciendas”. La frase: “mientras dure su ocupación” no puede ser más expresiva. Los Estados Unidos, según el artículo primero del Tratado de París, no han tomado sobre sí las obligaciones de que se trata, más que mientras ocupen la Isla. El día que cesen en su ocupación, cesó también su compromiso. Eso es claro, terminante: no puede dejar duda en el ánimo de nadie.

Pero los Estados Unidos, vencedores de Es­paña, se esmeraron durante las negociaciones de París en obtener las mayores ventajas y garantías, con tí mínimo de sacrificios” y obli­gaciones para ellos. Por eso, no satisfechos aún con la frase incidental del artículo pri­mero del Tratado: “mientras dure su ocupa­ción”, pusieron en aquel documento diplomá­tico el artículo XVI, que dice así: “queda en­tendido que cualquiera obligación aceptada en ese Tratado por los Estados Unidos con res­pecto a Cuba está limitada al tiempo que dure su ocupación en esta Isla; pero al terminar di­cha ocupación aconsejará al gobierno que se establezca en la Isla que acepte las mismas obligaciones”. No hay necesidad de insistir so­bre el alcance de este artículo, sería ofender a cualquiera que lo conozca, explicarle que con la declaración que contiene los Estados Unidos quedan libres de toda obligación con respecto a Cuba en cuanto cesen en su ocu­pación. No se concibe, por tanto, racional­mente, que pretendan obtener ahora el dere­cho de intervenir para cumplir una obligación que deja de existir desde el momento mismo en que se retiren y que corresponde a partir de ese Instante, atender al Gobierno cubano, como lo reconoce el propio acuerdo del Con­greso cuando dice que las obligaciones de re­ferencia “ahora deben ser asumidas y cum­plidas por el Gobierno de Cuba”. La Conven­ción, espontáneamente se adelantó opinando que tí Gobierno de la República de Cuba debe asumir todas las obligaciones que resul­tan impuestas a los Estados Unidos. V si todos reconocemos que al Gobierno de Cuba compe­te cumplirlas, desde que funcione y desapa­rezca la ocupación militar, ¿cómo se puede, sin menoscabo del derecho, del prestigio y de la autoridad de ese Gobierno, dejar a los Es­tados Unidos la facultad de Intervenir para cumplirlas? ¿No es evidente que sobraría la acción de uno de los dos gobiernos?

Bajo ningún aspecto que se mire, se en­cuentra la manera de conciliar esa cláusula tercera de la enmienda de la Ley de Presu­puestos del Ejército americano con tí prin­cipio de la independencia cubana, con la afir­mación de los Estados Unidos de que no ha­bría de ejercer jamás en este país actos de soberanía, fuera de los períodos de la ocupa­ción, y para los fines de la pacificación. Intervenir, una vez constituido el Gobierno cubano, equivale a tanto como a imponerse a dicho Gobierno, a ejercer acto de jurisdicción y do­minio sobre él y sobre la Isla. Toda interven­ción, en efecto, se produce para imponer mandatos y soluciones determinadas. Ahora bien: quien impone mandatos y soluciones, ése es el soberano, Bluntschli, en su Teoría del Estado, da esta definición: “el Estado es la encarnación y la personificación de la poten­cia de la Nación. Esta potencia, considerada en su majestad y en su fuerza suprema, se llama soberanía.” Y luego agrega que la so­beranía implica: 1 o., la independencia de todo otro Estado; 2o. la dignidad pública suprema, o séase, como decían los romanos, la majes­tad; 3 o. la plenitud de la potencia pública, di­ferenciándose así de los poderes particulares; 4 o. la potencia más elevada en el Estado, al punto de que no puede conocer ningún Poder que le sea superior en el organismo político: y 5 o. la unidad, ya que Bluntschli opina que la división de la soberanía paraliza y disuelve. Otro autor. Charles Benoist, demuestra en su libro La Politique, que la “fuerza coercitiva” y el “poder de obligar” son los elementos constitutivos de la soberanía, según la defini­ción de Austin y otros de los llamados juris­tas analíticos de Inglaterra. Para no hacer cansada esta disertación, sin embargo nece­saria, no se multiplican las citas. Pero es im­posible no invocar el testimonio del tratadista americano Burgess, decano de la Facultad de Ciencias Políticas en tí Colegio Universitario de New York: “El poder —dice Burgess— no puede ser soberano si es limitado: soberano será el que imponga la limitación; y mientras no se llega al poder que es ilimitado o limitado solamente por sí propio, no se llega a la soberanía”. Por otra parte, Burgess no concibe el Estado sin el atributo de la soberanía, tal corno lo define en las líneas que preceden.

Esto así, quien tenga el derecho de intervención en un país para ejercer actos de gobierno, ése será quien ejerza el poder supremo. quien imponga la limitación al poder subordinado, quien disfrute de la plenitud de la potencia pública, quien posea la majestad, la fuerza coercitiva y el poder de obligar; quien desde luego será el verdadero soberano, según Buntschli, Benoist, Austin, Burgess y los más reputados tratadistas.

Toda esta disquisición nos conduce a declarar que la cláusula tercera de la Enmienda a la Ley de Presupuestos del Ejército americano que analizamos, anularla, si pudiese llevarse a la práctica, el compromiso que contrajeron los Estados Unidos con el pueblo cubano de no ejercer aquí jurisdicción y dominio desde que se constituyese un gobierno elegido por dicho pueblo, después de pacificado: haría de dichos Estados Unidos el poder legal superior de la Isla de Cuba; trasladaría a los Estados Unidos, en una palabra, la soberanía de la que sólo impropiamente podría llamarse República de Cuba.

Y tan grave es la pretensión al derecho de intervenir que se formula en esa cláusula de la Ley de Presupuesto del Ejército, que conviene señalar que el Gobierno de los Estados Unidas no lo ejerce con relación a ningún Estado de la Unión. Por el párrafo segundo de la sección cuarta, del artículo cuarto de la Constitución americana, ni aún en caso de desórdenes pueden intervenir los Estados Unidos en un Estado de la Unión, sino en el caso de que lo pida “el Poder Legislativo de aquel Estado, o el Ejecutivo, cuando aquél no pudiera reunirse”. Tratándose de un Estado particular de la Unión, no se ha creído compatible con 13 autonomía de dicho Estado, reconocer a los Estados Unidos la facultad de intervenir motu proprio. ¿Cómo es posible que se le reconozca tal derecho, tratándose de un país que como Cuba es y debe ser extranjero respecto a dichos Estados Unidos? Esa cláusula, por tanto, no puede la Comisión menos que considerarla inaceptable en absoluto, y así lo informa a la Convención, convencida de que cuantos quieran dejar a salvo la independencia y soberanía de Cuba, la considerarán del propio modo.

La cláusula sexta dice: “que la Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos Por la Constitución, dejándose Para un futuro arrecio por tratado, la propiedad de la misma”. No cabe entablar ahora discusión, sobre esta base, puesto que en ella no se plantea ninguna cuestión de derecho. Redúcese su contenido a pedir que quede fuera de los límites de Cuba, señalados por la Constitución, que son los que siempre tuvo, a la Isla de Pinos: agregándose que tal petición envuelve la idea de que en un futuro arreglo se trate de la propiedad de dicha Isla. No se ve razón ninguna para pedir que la Isla de Pinos no siga comprendida dentro de los límites de Cuba, a que pertenece geográfica, histórica, política, judicial y administrativa-mente. Aun en el supuesto de que los Estados Unidos se propusieran tratar en lo futuro con el Gobierno de Cuba, respecto a la propiedad de la Isla de Pinos, sólo cuando ese pacto se hubiese realizado, se comprende que quedase dicha isla fuera de los límites de Cuba. Mientras este pacto no se haga, no se comprende que deje de ser cubana, porque tampoco podría ser de los Estados Unidos.

La cláusula séptima dice: “que para poner a los Estados Unidos en condiciones de mantener la independencia de Cuba y proteger al Pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales, en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Gobierno de los Estados Unidos. Positivamente esta cláusula no es más que una consecuencia de la tercera, de aquélla precisamente que la Comisión considera en absoluto inaceptable. Si se reconociese a los Estados Unidos el derecho de intervenir en la vida de Cuba; si Cuba se comprometiese a regular su existencia a voluntad de los Estados Unidos; si en el orden del Derecho, en suma. Cuba quedase reducida a la categoría de una dependencia más o menos autónoma de los Estados Unidos, sería lógico que éstos pretendiesen establecer en nuestras costas estaciones navales y carboneras. Pero si aquellas condiciones no han de existir; si Cuba no otorga a los, Estados Unidos el derecho de intervención, ni les impone ninguna obligación particular, que no tenga con respecto a cualquier otro país de América, son tan grandes los peligros a que se expondría a nuestro pueblo la existencia de tales estaciones navales, que la más vulgar de las previsiones nos impide suscribir a la idea de vender o arrendar tierras nuestras para esa clase de instalaciones.

Sin referirnos a la posibilidad de rozamientos y choques entre los americanos, así establecidos en nuestras costas, y los habitantes de nuestro país; haciendo caso omiso de todas las consideraciones de orden moral que nos llevan a mirar con invencible repugnancia la idea de instalar en nuestra patria una serie de plazas fuertes extranjeras; no es posible que nos sustraigamos a la evidencia de que esas estaciones estarían destinadas a traer siempre la guerra a nuestro territorio. Aun prescindiendo de que pudieran servir a los mismos Estados Unidos para combatirnos —ya que no debemos querer causa ninguna de conflicto armado entre ellos y Cuba— en cualquiera que se suscite entre dichos Estados Unidos y un tercero, la existencia de estaciones navales americanas en la Isla de Cuba, haría necesariamente de nuestro país, uno de los lugares en que se desarrollaran las hostilidades entre los combatientes, arrastrándonos forzosamente a una lucha en cuya preparación no hayamos intervenido, cuya justicia no habremos apreciado de antemano, cuya causa directa tal vez no nos interese en lo más mínimo.

Cierto es que los Estados Unidos son poderosos, y que posesionados de nuestro país, lo defenderían contra el extraño. Más todo es relativo. Los Estados Unidos son hoy fuertes contra una gran potencia. ¿Lo serían contra una posible coalición?… Cuba no tiene planteado ni en perspectiva, ningún problema internacional. ¿Qué Interés verdadero nuestro, puede entonces llevarnos a exponernos a choques con los extraños? Nuestro anhelo supremo es la paz. La paz interior y la exterior. Dentro de la fórmula de la Joint Resolution de 20 da abril de 1898, aplicada en su integridad ron honradez y buena fe, estamos seguros de vivir en paz, dentro y fuera de casa. De otro modo no se ven para nuestra patria más que horizontes sombríos y tristísimas perspectivas.

Y hiere tanto los sentimientos del país la pretensión de que se arriende o venda parte del territorio nacional, que de todas las cláusulas de la enmienda a la Ley de Presupuestos, la que más ha desagradado a nuestro pueblo es la que se refiere a las estaciones navales. El grito de “Nada de carboneras” es el que ha dominado en todas las manifestaciones populares celebradas contra la enmienda referida. Imposible es a la Comisión no tener en cuenta la justicia y la razón de esa oposición del sentimiento público. Imposible es, por tanto, recomendar esa cláusula séptima que envuelve con una mutilación del territorio patrio, una amenaza constante de nuestra paz interior.

La cláusula octava dice: “que para mayor seguridad en lo futuro, el Gobierno de Cuba Insertará las anteriores disposiciones en un tratado permanente con los Estados Unidos”. Las disposiciones principales a que esa cláusula se refiere, constituyen, como se ha visto, a la Isla de Cuba en una dependencia de los Estados Unidos en ciertos extremos más sujeta y cohibida por el poder federal, que cualquier Estado de la Unión. Consignar esas disposiciones en un tratado permanente sería subyugarnos para siempre. Mientras queden en pie las cláusulas 3a., 6a. y 7a., es a todas luces imposibles que la Convención opine en sentido favorable a esta cláusula 8a.

La base naval de Guantánamo "pudiera servir a los mismos Estados Unidos para combatirnos", expresó en su ponencia contra la Enmienda Platt, Juan Gualberto Gómez, considerando además "que envuelve con una mutilación del territorio patrio una constante amenaza de nuestra paz interior".

La base naval de Guantánamo “pudiera servir a los mismos Estados Unidos para combatirnos”, expresó en su ponencia contra la Enmienda Platt, Juan Gualberto Gómez, considerando además “que envuelve con una mutilación del territorio patrio una constante amenaza de nuestra paz interior”.

Terminado este análisis, se impone que formulemos las conclusiones que nos inspira. Y lo primero que se nos ocurre es pensar que se ha debido verificar un cambio lamentable en el concepto que de sus derechos y obligaciones respecto a Cuba abrigan actualmente los Poderes de los Estados Unidos, comparándolos con el que manifestaban hace tres años, al declarar que Cuba era y debía ser un pueblo independiente. Hoy parece Cuba un país vencido al que el vencedor, para evacuarlo, Impone condiciones que tiene que cumplir precisamente, pues de lo contrario seguirá sometido a la ley del vencedor. Y esas condiciones en el caso presente, son duras, onerosas, humillantes: limitación de la independencia y soberanía, poder de intervención y cesiones territoriales: de todo eso hay en el acuerdo del Congreso de los Estados Unidos que se nos comunica. SI en vez de hacer la guerra a España para asegurar la independencia de Cuba, los Estados Unidos se la hubiesen declarado a Cuba misma por cualquier motivo o cualquier propósito, ¿qué otras condiciones, a no ser la franca incorporación, podrían imponer a los cubanos’ ¿Y se aviene esto con lo establecido tan noble y generosamente en el artículo IV de la Joint Resolution de 19 de abril de 1898, que la Ley de Presupuestos dice venir a complementar? La Comisión que suscribe entiende que no.

Agrava el sentido de algunas de las cláusulas de esa enmienda, el método adoptado y seguido por el Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos para poner término a la ocupación militar de la Isla. Antes, conformándose realmente al espíritu de la Joint Resolution de abril de 1898, el procedimiento que se anunciaba era el siguiente: pacificación de la Isla, creación del Gobierno cubano; traspaso a dicho Gobierno del poder que ahora ejercen 105 Estados Unidos, dejándolo en posesión de todos los atributos de la soberanía. Eso es lo justo y lo rabanal_ Ahora no se procede de este modo. A un pueblo ocupado militarmente —aunque no por fuerzas que deba considerar enemigas sino aliadas— se le pide que antes de- constituirse con su gobierno propio, antes de quedar libre en su territorio, reconozca al ocupante militar que vino corno amigo y aliado, derechos y facultades que anularían la soberanía de dicho pueblo. Esa es la situación que nos crea el método que acaban de adoptar los Estados Unidos. No puede ser más anormal e inadmisible.

Aparte del carácter de esas disposiciones, en lo que tienen de esenciales ¿posee la Convención facultades para aceptarlas? Se dice que la Orden número 301 del Cuartel General de la División de Cuba la convocó para hacer la Constitución de Cuba “y corno parte de ella, proveer, y acordar con el Gobierno de los Estados Unidos en lo que respecta a las relaciones que deberán de existir entre aquel Gobierno y el de Cuba”, pero la Orden número 455 modifica en ese extremo a la número 301, estableciendo que en vez de acordar con el Gobierno de los Estados Unidos en lo que respecta a dichas relaciones, sólo debíamos emitir la opinión, de lo que a nuestro juicio, podían o debían ser. A pesar de todo, aunque se admita la supervivencia de la fórmula de la Orden 301 y la caducidad de la Orden número 455, es lo cierto que a nadie se le pudo nunca ocurrir que, dentro o fuera de la Constitución, la Convención tuviese facultades para hacer de la Isla de Cuba otra cosa que un Estado independiente y soberano. Para eso se la convocó; para todo lo que conduzca a constituir en esa forma al país, tiene amplias facultades; pero no las tiene para mermar su independencia y soberanía. El país —y hay tratadistas que opinan por la negativa— puede renunciar a sus derechos; pero tiene que hacerlo en forma taxativa, expresa; así es que para constituir a Cuba en Estado vasallo, protegido o anexado, de los Estados Unidos, esta Convención no tiene facultades. Habría que convocar otra a la que se diera por misión resolver ese problema, en vez de llamarla como ésta lo ha sido para constituir un Estado nacional con todos sus atributos esenciales de independencia y soberanía. Y no vale decir que los Estados Unidos dan a la Convención facultades para resolver. Sostener la valides de tal otorgamiento de atribuciones, equivale a encontrar legítimo y moral que, en el orden civil, el tutor pueda emancipar, cuando la emancipación no tenga otro objeto que el de habilitar al pupilo para hacer donaciones al hechor.

Fundándose en las consideraciones expuestas, la Comisión que suscribe entiende que la Convención debe manifestar al Gobierno de los Estados Unidos, que en el punto concreto de las relaciones que deban existir entre Cuba y los Estados Unidos, sigue pensando lo pro-pio que manifestó en la opinión expresada en su acuerdo de 25 de febrero último; y que en ese sentido, no tendría inconveniente en recomendar favorablemente a la consideración del futuro gobierno de Cuba, las cláusulas 1a., 2a., 4a. y 6a. de la enmienda a la Ley de Presupuestos de los Estados Unidos, pero que las cláusulas 3a., 5a. y 7a. de dicha enmienda las estima atentatorias a la independencia y soberanía de la Isla de Cuba, contrarias a la letra y al espíritu de la Joint Resolution de 19 de abril de 1898, motivos por los cuales no puede hacer de ellas idéntica recomendación.

La Comisión entiende, además, que convendría hacer presente a los Estados Unidos que. la manera única de cumplir la Joint Resolution como enfáticamente declara que pretende hacerlo la enmienda a la Ley de Presupuestos, consiste en constituir cuanto antes el Gobierno de la República de Cuba, tal como lo establece la Constitución que hemos redactado y adoptado como legítimos representantes del Pueblo de Cuba, regularmente convocados por el propio Gobierno de los Estados Unidos al traspaso de los poderes que ahora ejercen, y retiradas de la Isla las tropas americanas, se habrán cumplido la Joint Resolution y el Tratado de Paris. Cuba independiente y soberana existirá y será una realidad, capacitada para hacer todo lo que pueden los pueblos independientes y soberanos.

Cuando esto haya sucedido, si el Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos lo es-timasen aún necesario a su política, conveniente a sus intereses, y compatible con los derechos e intereses de Cuba, entonces Podrían presentar al Gobierno de la República de Cuba las estipulaciones que estimen deben ser objeto de un tratado entre ambos países, incluso las estipulaciones mismas que la Convención no puede recomendar ahora. El Gobierno cubano ya en funciones procederá con la plenitud de sus facultades, y al negociar con lo, Estados Unidos, llegará al acuerdo final entre ambos países, en la forma que las leyes autoricen. Lo probable es que, en ese momento, agradecida Cuba, viendo a los Estados Unidos mostrarse leales a sus compromisos, dejándole realmente libre, sin haber pretendido un instante abusar de su fuerza ni burlar nuestra confianza, llegue el Gobierno de Cuba al máximum de las concesiones en favor de las demandas de los Estados Unidos. Entonces, no estará, en efecto, nuestro Gobierno cohibido per la presencia de ningún poder extraño en la Isla, entonces no habrá dudas ni recelos en el alma cubana, porque entonces se habrán trocado en realidades positivas, las que todavía son para ella ansias inacabables, esperanzas infinitas, pero tormentosas e inquietas de paz definitiva, dentro de la libertad y la independencia que únicamente pueden asegurársela.

Sala de la Convención, marzo 26 de 1901.

Aparece este documento en el acta de la sesión secreta de 1o. de abril de 1901 (República de Cuba, Senado, Memoria, La Habana, 1918. t. I.)

(“Documentos para la Historia de Cuba”, por Hortensia Pichardo).

Esta es la Historia


Fotocopias: Yasset Llerena alfonso – Transcripción: Claudia Lugo Miranda


N. del E: Se ha respetado la ortografía y estilo originales.


 


Redacción Digital

 
Redacción Digital