0
Publicado el 9 Febrero, 2015 por ACN en Ciencia
 
 

Químicos cubanos empeñados en salvar vidas

quimicos_cubanos_vacunasMaría Antonia Medina Téllez

El desarrollo y obtención de una vacuna conjugada multivalente contra el neumococo resulta un reto para la química en Cuba;  encargo científico complejo, que a su vez, es considerado una urgencia para la medicina.
El Streptococcus Pneumoniae (Neumococo) es el patógeno responsable en los infantes de enfermedades como neumonía, meningitis y otitis media, y la principal causa de muerte por infección bacteriana infantil.
Sacrificio y consagración caracterizan al equipo multidisciplinario de más de 100 experimentados y noveles investigadores, quienes junto al doctor Vicente Vérez Bencomo, director del Centro de Química Biomolecular (CQB) de La Habana, atesoran una década trabajando para la obtención del fármaco preventivo.
De acuerdo con el doctor Vérez Bencomo durante 2012 empezó la fase los ensayos clínicos en lactantes y adultos, que continúan con prometedores resultados en La Habana y la provincia de Cienfuegos.
Un paso indispensable para que, posiblemente, a fines del 2015 o inicios de 2016 pueda contarse con la vacuna bajo el rótulo de Quimi-vio, en homenaje a Violeta Fernández, ya fallecida y puntal en esta loable iniciativa.
Este proyecto necesitó de un estudio de química básica, que en sus etapas de investigación y desarrollo incluyó 300 determinaciones analíticas.
Vérez Bencomo aseguró que en los experimentos previos tuvieron en cuenta los 94 serotipos de ese germen y se han unido, químicamente, polisacáridos con la proteína correspondiente.
Esto permite lograr una suerte de engaño al sistema inmunológico de los niños para protegerlos de los siete tipos más difundidos en la Isla y en el mundo.
Se aspira producir las dosis necesarias para el país y realizar una campaña de inmunización masiva de pequeños entre uno y cinco años, no solo para prevenir, sino también cortar, en cierta medida, la cadena de transmisión de esa bacteria.
En ese sentido, Vérez Bencomo recalcó la importancia de la red de vigilancia epidemiológica sobre el neumococo, que acompañará el avance de la vacuna compuesta por instituciones científicas y de la Salud en la nación.
El también Miembro Emérito de la Academia de Ciencias de Cuba destacó que esta es una de las prioridades de BioCubaFarma, ente estatal encargado de la investigación y la industria farmacéutica en el país.
El preparado se unirá a otras terapias preventivas como el cólera que el centro aspira alistar en este año y otra terapéutica en elaboración contra la hepatitis B.
Actualmente existen dos vacunas comerciales contra la enfermedad neumocóccica,  la Prevnar 13, de origen estadounidense, que protege contra igual número de serotipos de la bacteria,  pero no resulta accesible a las dos terceras partes de los niños del planeta, debido a su alto precio en el mercado.
Tampoco enfrenta los serotipos más comunes en las áreas pobres o vulnerables del orbe.


ACN

 
ACN