0
Publicado el 3 Mayo, 2016 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

Emite el volcán Turrialba frecuentes erupciones

Las emanaciones tienen una frecuencia de entre dos y cinco por hora, y obligan a suspender clases en las comunidades de los alrededores. Los expertos recomiendan extender las medidas de alerta amarilla, en un área de dos a cinco kilómetros en los alrededores del coloso

 

Volcán Turrialba, de Costa Rica, en erupción.

Respecto a la actividad registrada en 2010 y 2015, hay cambios en las señales sísmicas y un incremento en la cantidad de erupciones. (Foto: alertascanarias.com).

El volcán Turrialba presenta hoy entre dos y cinco erupciones por hora, lo que obligó a suspender las clases en centros educativos de las comunidades del Volcán, La Reunión, Sitios Las Abras, Las Virtudes y La Pastora.

Un despacho de Prensa Latina, desde San José, precisa que el Comité Técnico Asesor, integrado por la Comisión de Emergencias, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) y la Red Sismológica Nacional (RSN), recomendó además extender la alerta amarilla de dos a cinco kilómetros alrededor del coloso.

Asimismo, este lunes decidieron repartir agua potable en cisterna a cerca de 700 personas, de las 150 familias que habitan en el perímetro de alerta amarilla, debido a la contaminación del acueducto con la ceniza exhalada por el Turrialba, de tres mil 340 metros de altura, el segundo del país, tras el Irazú, de tres mil 432 metros.

Expertos del Ovsicori indicaron a la prensa que se mantiene la sismicidad en el coloso, concentrada en la parte alta del cantón Turrialba, de la provincia de Cartago, donde se ubica el volcán.

Sobre los daños a la agricultura de los vecinos del cerro, Annie López del Ministerio de Agricultura y Ganadería en Turrialba, precisó que unos 600 animales de 100 fincas ganaderas están afectados, así como unas 50 hectáreas de papa y otras 20 de col (repollo).

De acuerdo con el diario La Nación, los expertos de la RSN, Mauricio Mora, y del Ovsicori, Javier Pacheco, la actividad actual del Turrialba comenzó el jueves y es similar a la de enero de 2010 y noviembre del 2015, con la diferencia de que hay cambios en las señales sísmicas y un incremento en la cantidad de erupciones.

Tras más de un siglo inactivo, el Turrialba despertó el 5 de enero de 2010, con varias erupciones de consideración en los últimos años, como la del 12 de marzo de 2015, que obligó a suspender el tráfico aéreo en esta capital.

Por su parte, el vulcanólogo del ICE Guillermo Alvarado apuntó a La Nación que en el cráter, a unos cuatro o cinco kilómetros de profundidad, hay una cantidad importante de magma.

“El material que ha salido en las últimas erupciones es relativamente poco, comparado con la cantidad de magma que hay ahí; entonces, hay dos alternativas: o se está enfriando, o podría haber en algún momento una erupción un poco más fuerte”, señaló Alvarado.

 


Prensa Latina

 
Prensa Latina