0
Publicado el 19 Mayo, 2016 por ACN en Ciencia
 
 

Estudian ecosistemas de playas de Cuba

Entre las prioridades del proyecto están sumar más instituciones para continuar con la secuencia de monitoreo y minimizar el impacto del movimiento de arena y la presencia de pescadores

ecosistemas-playas-cubanasPor Yainerys Avila Santos

Para establecer patrones de variabilidad de los ecosistemas de playas de Cuba, sus efectos en la dinámica de comunidades vegetales y en el manejo de las áreas protegidas, especialistas nacionales lideran un proyecto que realiza evaluaciones integrales en zonas pilotos.

En declaraciones a la ACN, el Doctor en Ciencias Jorge Ferro Díaz, del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales de Pinar del Río, dijo que estos estudios se iniciaron en el año 2011 bajo el auspicio de una iniciativa internacional coordinada por el Centro Nacional de Áreas Protegidas.

Significó que a través de parcelas seleccionadas en diferentes playas del sur del país se determinó cómo cambian las comunidades vegetales en función de la dinámica litoral; dinámica que en el caso de esta nación, aseguró, está muy influenciada por eventos extremos (huracanes y otros fenómenos).

A partir de ahí, y con la participación de un nuevo proyecto en el que se integran también varias instituciones, Ferro Díaz explicó que se ha trabajado en otros lugares de la región centro-oriental, como Jardines de la Reina, en Ciego de Ávila, Macurije-Santa María, en Camagüey, y Monte Cabaniguán-Ojo de Agua, en Las Tunas.

Mediante estas exploraciones –detalló el investigador durante el III Encuentro Científico sobre Diversidad Biológica que sesionó hasta hoy en Sancti Spíritus- se han podido describir sitios que no habían sido explorados por la ciencia y reportar nuevas especies, como la de un bosque que se localiza generalmente en ecosistemas interiores.

Precisó que aunque aún es insuficiente el tiempo de estudio para determinar la tendencia de esas áreas, encontraron sitios en los que el impacto principal se produce por la dinámica litoral, sobre todo por la constante variación de los fenómenos oceanográficos.

El cambio climático, y más que eso, la variabilidad en el clima, están generando destrucción, aclaró Ferro Díaz, quien acotó que en esos bosques de Camagüey, que son únicos, ya se encuentran árboles caídos porque la duna no está preparada para soportar ese sistema y al tenerlo, el impacto del oleaje se produce con mayor agresividad.

Hay zonas –continuó- que están bien conservadas, pero otras están cubiertas por especies exóticas invasoras.

Finalmente, el investigador refirió que que llegan hasta allí.


ACN

 
ACN