0
Publicado el 9 Junio, 2016 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

El Homo floresiensis fue una especie humana distinta al Homo sapiens

El primer cuerpo de Homo floresiensis fue descubierto en 2004 en la cueva de Liang Bua, en Indonesia, y pertenecía a una mujer
(el microlector.org)

(el microlector.org)

Tokio, 9 jun (PL) Investigadores del Museo de Ciencia de Japón y las universidades australianas de Wollongong y Griffith confirmaron la existencia del Homo floresiensis como una especie humana distinta al Homo sapiens, se conoció hoy.

El primer cuerpo de Homo floresiensis fue descubierto en 2004 en la cueva de Liang Bua, en Indonesia, y pertenecía a una mujer.

En dos investigaciones publicadas en la revista Nature, los especialistas explicaron que esta especie es descendiente del Homo erectus, presente en la isla hace 700 mil años,

El también conocido como Hombre de Flores, apenas medía un metro, tenía un cerebro de 426 centímetros cúbicos (solo un tercio del cerebro del Homo sapiens) y pesaba unos 28 kilos.

Los científicos parten de dos teorías para describir el origen evolutivo del Homo floresiensis.

Por un lado dicen que puede ser un descendiente del Homo habilis, o incluso de una pequeña forma de Australopithecus. La segunda hipótesis está basada en la morfología de un molar inferior y del fragmento de la mandíbula, y relaciona los restos de la especie con el más tardío y alto Homo erectus.

Si la primera teoría fuese cierta, esto implica que homínidos muy primitivos dejaron África hace dos millones de años, pero aún no se encuentran fósiles ni evidencia arqueológica de una dispersión tan temprana, señalaron los expertos.

Tampoco puede descartarse la posibilidad de que el origen de la nueva especie pudo ocurrir en una isla trampolín entre Asia y Flores, como Sulawesi; donde pudo habitar una misteriosa especie arcaica, quizás el aislado linaje de homínidos que produjo la rama fundadora del Flores.

Este hallazgo tiene implicaciones importantes para la comprensión de la dispersión humana temprana y la evolución en esta zona. Además anula la creencia de que el Homo floresiensis era solo ser humano moderno enfermo, concluyeron los científicos.

Las teorías más escépticas sobre el Hombre de Flores proponen que esos fósiles simplemente pertenecían a un ser humano moderno con alguna enfermedad o trastorno de desarrollo como el síndrome de Down.


Prensa Latina

 
Prensa Latina