0
Publicado el 7 Junio, 2016 por ACN en Ciencia
 
 

Temporada ciclónica, no descuidarse

La experiencia aconseja adoptar conductas preventivas, empezando por el empleo de todas las herramientas disponibles en el organismo, para seguir elevando la calidad de las predicciones, asegura el director general del Instituto de Meteorología, Doctor Celso Pazos Alberdi
Lo más importante es estar alertas en la temporada ciclónica.

Lo más importante es mantener la vigilancia, que todos los sistemas estén activados, e informar sistemáticamente a la población y las instituciones. (Foto: puertoplatadigital.com).

El doctor en Ciencias Celso Pazos Alberdi, director general del Instituto de Meteorología de Cuba, reiteró en la ciudad de Bayamo, al oriente cubano, que la actual temporada ciclónica pudiera estar entre normal y activa, pero lo importante es no descuidarse en ningún momento.

En declaraciones a la ACN, el especialista dijo que la experiencia aconseja adoptar conductas preventivas, empezando por el empleo de todas las herramientas disponibles en el organismo, para seguir elevando la calidad de las predicciones.

Tampoco deben reducir su atención el pueblo y las entidades gubernamentales, integradas en un efectivo sistema de Defensa Civil, apuntó el directivo tras intervenir en el segundo taller regional oriental de meteorología aplicada, cita que sesiona en Bayamo desde el lunes último y hasta este miércoles.

Recordó temporadas pasivas en el Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México, con solo uno o dos huracanes, pero estos resultaron devastadores para Cuba.

Otras veces ocurrió lo contrario, el archipiélago cubano no fue afectado, pese a registrarse etapas muy activas en cuanto a ciclones tropicales, añadió.

Señaló que los dos primeros organismos ciclónicos del actual año se formaron en enero y mayo, es decir, antes de comenzar la temporada, la cual se extiende del primero de junio al 30 de noviembre.

Lo más importante es mantener la vigilancia, que todos los sistemas estén activados, e informar sistemáticamente a la población y las instituciones, recalcó.

Pazos Alberdi destacó que la red del Instituto, creado en 1965, cubre el archipiélago, con 68 estaciones meteorológicas, ocho radares y 14 centros provinciales.

Opinó que esa rama científica se ha desarrollado intensamente en la nación durante los últimos 50 años, con estudios notables acerca del cambio climático, pronósticos, meteorología, física de la atmósfera, contaminación, y la modelación del tiempo y del clima.

Todas las provincias tienen capacidades para investigar y, por ejemplo, en la región oriental se desarrollan proyectos muy importantes, como los relacionados con el clima de montaña, inundaciones costeras y asimilación de nuevas tecnologías en el pronóstico del tiempo, abundó.

Dijo que los talleres regionales de meteorología aplicada tratan de compartir el conocimiento disponible e impulsar nuevas indagaciones, y sus resultados serán expuestos en la Conferencia Nacional de Clima, programada para noviembre venidero.


ACN

 
ACN