0
Publicado el 30 Julio, 2016 por Toni Pradas en Ciencia
 
 

Bit a bit, entre un río y tierra firme

CITMATEL, la empresa informática y editorial multimedia líder de Cuba, vierte su cornucopia de servicios y productos

 

La más avanzadas tecnologías ha exigido la realiza-ción del videojuego didáctico Iocus. (Foto: CITMATEL)

La más avanzadas tecnologías ha exigido la realiza-ción del videojuego didáctico Iocus. (Foto: CITMATEL)

Por TONI PRADAS

Citmatel, la Empresa de Tecnologías de la información y Servicios Telemáticos de La Habana, tiene una ubicación geográfica única, caprichosa si se quiere. Silenciosamente reposa aledaña al reparto Miramar –tierra firme–, de un lado; hacia el otro, al río Almendares –boca hacia los siete mares–; y hacia todas partes el ciberespacio y la informática, que se navegan y caminan bit a bit.

Citmatel, fundada en el año 1999 y adscrita al Grupo Empresarial Innomax del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, es una de las instituciones pioneras en brindar servicios de Internet en la Isla y como tal se ha integrado a la evolución de esta y con las riendas en los saltos que las tecnologías imponen.

Así, hoy desarrolla, produce y comercializa aplicaciones informáticas, proyectos, equipamiento y asistencia técnica, producciones multimedia, audiovisuales y ediciones electrónicas, aplicando la ciencia y la innovación e integrando soluciones de nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

Con una plataforma en Internet creada por sus especialistas, por ejemplo, Citmatel utiliza y ofrece a otras instituciones sus servicios para organizar y promocionar diplomados, maestrías, doctorados, talleres u otras modalidades de cursos académicos.

En su cartera de cursos en línea se abanican desde los relacionados con redes Wi-Fi e inalámbricas, hasta los de hojas de cálculo para contadores y hojas de estilo para páginas web, pasando por gestores de bases de datos y actualización de sitios en Internet, animaciones y presentaciones y el diseño gráfico para la web.

Un mundo explorado por esta empresa –con el cual el país tiene una deuda no saldada por la potencialidad que desborda– es el de los videojuegos. Aun frescas en su novedad, las nuevas tecnologías de diseño para programas lúdicos se emplean en productos como Iocus, un entretenimiento didáctico sobre arqueología, desarrollados en 3D y con motor gráfico en tres dimensiones.

Vale destacar la filosofía que profesan sus realizadores, pues los videojuegos nacen con el signo del didactismo mancornado con el esparcimiento. Quimito, digamos, es el mundo digital de un personajillo así llamado, que resuelve mil y un problemas dentro del enrevesado y a la vez apasionante mundo de la química. Y por principio, estos programas de ocio se comercializan a muy bajos precios.

Catauro de ceros y unos

Luego de dos décadas de bregar, Citmatel sigue siendo la principal editorial multimedia de Cuba.

Un catálogo suficientemente estimulante para los adeptos de esta modalidad, da cuenta de numerosas obras que han enriquecido el conocimiento de cubanos y extranjeros. Baste recordar la enciclopedia Todo de Cuba, obras sobre religión y turismo, sume la cocina tradicional cubana, la arqueología o el recorrido virtual por el Capitolio de La Habana, por citar un puñado de muestras.

Como decisivos empeños de memoria pueden considerarse las producciones relacionadas con la música y la danza nacionales, sean Ritmos cubanos, El punto cubano, Anacaona o Bailando Rumba. O el Carnaval de Santiago y Giselle, Wifredo Lam y la compañía teatral La Colmenita, porque toda la identidad criolla cabe.

Libros y audiolibros en varios soportes e idiomas se añaden en el catauro, de lo cotidiano a la epopeya, incluso 13 audiovisuales y libros electrónicos sobre Fidel Castro que pueden descargarse en la web, los cuales rinden homenaje al líder histórico de la Revolución Cubana en el aniversario 90 de su nacimiento.

Apretada síntesis, sí, para los muchos pasos que da Citmatel, bit a bit, junto a un río y tierra firme.

 


Toni Pradas

 
Toni Pradas