2
Publicado el 6 Julio, 2016 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

De Helsinki a Estocolmo en 28 minutos por túnel

Se trata del primer informe detallado de viabilidad de la tecnología de Hyperloop publicado hasta el momento para un proyecto europeo. Consistente en cápsulas de tubo capaces de viajar a mil 200 kilómetros por hora
(capital.cl)

(capital.cl)

Estocolmo.- La compañía estadounidense Hyperloop One acaba de presentar aquí un proyecto, consistente en cápsulas de tubo capaces de viajar a mil 200 kilómetros por hora, para unir Helsinki con Estocolmo en solo 28 minutos, según informó la prensa nacional.

De acuerdo con el diario Aftonbladet en su edición digital, la revolucionaria idea pretende cubrir en ese lapso de tiempo un trayecto de casi 500 kilómetros, el cual en la actualidad lleva unas tres horas y media en avión.

Se trata del primer informe detallado de viabilidad de la tecnología de Hyperloop publicado hasta el momento para un proyecto europeo.

Aunque sigue siendo pura teoría, precisaron las informaciones divulgadas por medios de comunicación, los responsables de la compañía aseguran que todos los datos encajan y la parte infraestructural está lista.

De materializarse, el hecho implicaría llevar a la realidad el mayor túnel submarino del mundo y costaría, según estimaciones, 19 mil millones de euros.

Sin embargo, pese a las elevada cifras, Hyperloop One asegura que los beneficios económicos de construir semejante infraestructura compensarían los costes.

El informe indica que el valor económico del tiempo a ahorrar en los trayectos entre ambas capitales ascendería a más de 320 millones de euros anuales.

Calculan a su vez que alrededor 43 millones de pasajeros utilizarían este Hyperloop cada año, lo cual se traduciría en unos ingresos de más de mil millones de euros anuales, con un beneficio de 800 millones de euros.

Comentarios de especialistas puntualizan, por otro lado, que la idea del Hyperloop no es nueva.

El concepto de un tubo de vacío o a muy baja presión en cuyo interior circulan cápsulas que transportan pasajeros ya lo propuso en 1970 el físico Robert Salter. No obstante, nunca se llegó a intentar.

El científico sudafricano Elon Musk planteó una idea muy similar en 2013, que explica en un informe cuáles serían los requerimientos técnicos y financieros.

Así, ninguno de los estudios y pruebas a pequeña escala realizados despejan todavía dudas tales como la cantidad de energía que sería necesaria para propulsar las cápsulas dentro de los tubos a baja presión y si el coste de dicha energía haría el proyecto viable o no.

También muchos se preguntan, de acuerdo con el informe publicado por el diario Aftonbladet, cómo sería el diseño del trazado y cuáles las curvas máximas que los tubos y las cápsulas podrían resistir a mil 200 kilómetros por hora.

Además, las interrogantes para muchos ingenieros giran entorno a las medidas de seguridad en caso de emergencia (accidentes, incendios, terremotos…).


Prensa Latina

 
Prensa Latina