0
Publicado el 23 Febrero, 2017 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Centro de Biofísica Médica: Forjando “saludables” sueños

A casi un cuarto de siglo de fundado, desarrolla y comercializa productos competitivos y sostenibles de alta tecnología para el diagnóstico y tratamiento médico
Imagen del software desarrollado por José Amoragues Piñol, parte de su tesis de Licenciatura en Ciencias de la Computación para la rehabilitación de pacientes con trastornos en la marcha.

Imagen del software desarrollado por José Amoragues Piñol, parte de su tesis de Licenciatura en Ciencias de la Computación para la rehabilitación de pacientes con trastornos en la marcha.

Por GRETCHEN GÓMEZ GONZÁLEZ
Fotos: MIGUEL RUBIERA JUSTIZ

José Moraguez Piñol llegó casi por casualidad al Centro de Biofísica Médica (CBM) y terminó por aportar otro uso de las nuevas tecnologías para la rehabilitación de trastornos de la marcha, con su tesis en opción al título de Licenciado en Matemática-Computación, de la Universidad de Oriente (UO), en el curso académico 2015-2016.

El joven diseñó un sistema que permite a los pacientes verse a sí mismos en la pantalla de un casco que portan y dejarse llevar, como en un videojuego, por figuras y sonidos que les inducen estrategias motoras esbozadas para su rehabilitación de conjunto con especialistas, explicó Moraguez Piñol.

Para lograrlo debió conectar el Kinect, sensor de captura del movimiento comercializado por la compañía Microsoft, con un visor de Google Cardboard, y diseñar el entorno de la realidad aumentada en que transcurre el ejercicio.

Las respuestas de los pacientes se cuantifican y contrastan para su evaluación con una nutridísima base de datos, obtenida durante años de trabajo por sus tutores e investigadores del Laboratorio de Análisis del Movimiento del CBM, adscrito a la UO, agregó.

v

Msc. Henry Blanco Lores, líder del proyecto Imagis en el Centro de Biofísica Médica, situado en la Universidad de Oriente.

Este sistema es un aporte a los estudios de rehabilitación de las capacidades motoras en Cuba, a tono con las investigaciones mundiales, y muestra la utilidad de la virtud en un joven que, junto a su equipo, colocó al país en 2015, luego de varias eliminatorias, en la Final de la Competición Internacional Universitaria organizada por la Association for Computing Machinery de Programación (ACM-ICPC, sus siglas en inglés), celebrada en Marruecos.

El CBM dio a José, como a decenas de educandos que anualmente se vinculan a la institución, la oportunidad de crear algo útil, como siempre soñó, mientras que en el Laboratorio de la Marcha, –así también se le conoce–, obtuvo referentes no solo académicos sino personales de su tutor, Carlos Díaz Novo, un hombre que se distingue por el talento y la persistencia.

Participar en un programa conjunto de tres universidades cubanas con la Universidad de Nueva Brunswick, en Canadá, adquirir y adaptar con ingenio criollo y rigor científico los prototipos y cámaras de videos necesarios, preparar el local en el Departamento de Neurofisiología del Hospital General Doctor Juan Bruno Zayas, de la ciudad santiaguera, fueron pasos precisos antes de la inauguración del Laboratorio, en 2008.

Desde entonces ha permitido estudios electromiográficos que detectan la actividad eléctrica muscular asociada a la función motora, y análisis videográficos del movimiento, que hasta hoy aportan parámetros cinemáticos físicos como información base y útil en la indagación de diversas patologías e investigaciones aplicadas para el entrenamiento, reeducación y rehabilitación de la marcha.

Ejemplos de esto último son el ajuste de prótesis para piernas amputadas y el análisis de la función especial en la brazada de pecho, en nadadores de alto rendimiento en aras de maximizarla.

Por la valía demostrada para el sistema de salud cubano, se creará el segundo laboratorio de este tipo en el país con la asesoría de sus especialistas en el Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren), aseguró Díaz Novo.

Líneas de investigación

El CBM cuenta con cinco líneas de investigación en la actualidad, que se desarrollan con 10 proyectos todos enfocados a la producción, explicó Juan Carlos García Naranjo, su director científico.

Algunos de estos proyectos aportan productos para la atención al paciente con tecnologías de software o de hardware, mientras otros generan conocimientos como valor agregado a estos.

Las principales líneas de investigación actualmente son el análisis de la marcha y estudios de rehabilitación, el desarrollo de estudios vasculares y de pletismografía, la resonancia magnética de imágenes y nuclear, la reducción de dosis radiológicas y la producción de software para el procesamiento de imágenes.

Buenas noticias sobre las prótesis

Nueva versión del Angiodín Pd 3000, equipo para el estudio de enfermedades vasculares.

Nueva versión del Angiodín Pd 3000, equipo para el estudio de enfermedades vasculares.

Un importante producto del CBM en desarrollo para la rehabilitación es el exoesqueleto del miembro superior, o brazo robótico, que podrá procesar la información obtenida de los músculos de la espalda o de la señal electroencefalográfica, y se facilite aumentar la movilidad y precisión de la prótesis.

Este es un proyecto mancomunado con la Universidad de Brasilia desde 2006, a la par de las indagaciones universales, y está en fase de prueba en la Sala de Rehabilitación del Juan Bruno Zayas con excelentes resultados, dijo el doctor Arquímides Montoya Pedrón, presidente del Consejo Científico de esa unidad asistencial.

Contra el cáncer

La investigación pionera del CBM sobre la resonancia magnética nuclear, de la que surgieron en la pasada década del 90 los primeros tomógrafos cubanos para uso médico, se ha aplicado para reducir el dolor en los pacientes con Sicklemia, con cáncer en la sangre, y aumentar la calidad de los análisis acerca del progreso del tratamiento.

Este último procedimiento se realiza a partir de los estudios de la viscosidad en soluciones de hemoglobina y, por solicitud de los médicos del Hospital General de Santiago de Cuba, se está ampliando al mieloma múltiple (cáncer de las células blandas), lo cual ha incrementado la calidad de los análisis, al requerir menos muestras de sangre que las del método actual.

Para cubrir totalmente este reclamo se está montando un laboratorio con un espectrómetro, que aportaría elementos de la composición química de la sangre, y sumarlos a los que se logran sobre la estructura del líquido vital con la obtención de las imágenes mediante resonancia magnética.

A la par se trabaja en patentar un método para reducir las dosis ionizantes a las que se exponen los pacientes durante los estudios de rayos X, o radioterapias, convenientes de disminuir ya que tributan al aumento de su tiempo de vida.

Sicklemia, diabetes y más

Aplicación del exoesqueleto en miembro superior.

Aplicación del exoesqueleto en miembro superior.

Tras el éxito del pletismógrafo digital Angiodín PD 3000 en el estudio de enfermedades vasculares y de la irrigación sanguínea en sicklémicos y diabéticos, los especialistas buscan una nueva versión que sustituya el soporte actual de componentes importados y en desuso, por modernos soportes tecnológicos inalámbricos.

Actualizarse es una necesidad que confirman los resultados de este equipo médico, desde que se incorporó a partir de 2003 a los principales laboratorios de hemodinámica vascular del país y de las naciones miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En 2012 permitió, incluso, estudios multicéntricos para evaluar el medicamento Heberprot P, único de su tipo en el mundo, con el que se ha reducido el riesgo relativo de amputación en más de 55 mil cubanos y 243 000 personas de 23 países.

Para el salto tecnológico, los sensores que miden la señal de onda del pulso arterial y la parte venosa en miembros inferiores transmitirán la información por bluetooth a los tablets, que dispondrán para su procesamiento de recientes investigaciones y facilitarán a los médicos la impresión de los resultados.

Nueve son los científicos de diversas generaciones involucrados en el proyecto que pretende extenderse en la región oriental en 2017, con el máster en Ciencias Alexander Pascau Simón, fundador y líder, a quien el Angiodín le ha marcado la vida.

Este equipo me ha dado muchos momentos felices, como el agradecimiento de una paciente diabética al recibir, a ciencia cierta, el diagnóstico para la picazón en sus piernas y las molestias al caminar en su Chivirico natal, cabecera del municipio santiaguero de Guamá, cuenta.

En su nueva versión, asegura el científico que el Angiodín podría incorporar los resultados de un proyecto con la Universidad de Entre Ríos, de Argentina, sobre la variabilidad del ritmo cardíaco, los que podrían ayudar a diagnosticar tempranamente o, incluso, prevenir de múltiples enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, dos de las principales causas de muerte en Cuba.

Habría que evaluar, además, su potencial uso, como se ha implementado en el Hospital General Juan Bruno Zayas, para la investigación multidisciplinaria de la infertilidad y la impotencia sexual masculina.

La pasión y el espíritu innovador que ha puesto Alexander por más de 20 años, resume el valor del colectivo, que enfrenta todo reto profesional, material y personal hasta lograr lo propuesto.

Para el joven Fernando Fonseca Acosta, quien desarrolla la nueva versión, ha sido una aventura en tanto debió ejercitarse, no solo en el uso de las nuevas tecnologías aprendidas en su carrera de Matemática-Computación, de la que egresó en 2012, sino también incorporar nociones de procesamiento de señales, fisiología médica y superar el inconveniente de vivir a más de 79 kilómetros, una hora de traslado hacia su centro laboral.

Largo y escabroso fue su regreso al centro, donde realizó las prácticas estudiantiles y el ejercicio de culminación académica, pero le estimula el hecho de que su esfuerzo podrá mejorar la calidad de vida de muchas personas.

La magnitud de empeños como estos quizás no se aprecia en toda su dimensión hasta que se sale fuera de las fronteras nacionales, asegura la médico internacionalista Natacha Sancho Soutelo, vicedirectora quirúrgica del Juan Bruno Zayas.

Viví la experiencia, narra, de que en las consultas de hospitales privados indicaban a los pacientes estudios hemodinámicos innecesarios para elevar las ganancias, mientras los galenos cubanos gracias al Angiodín y con un equipo doppler, abaratábamos los costos del servicio médico y teníamos un análisis certero.

La nueva historia clínica: el Imagis 2.0

Aplicación del exoesqueleto en miembro superior. 05-Equipo de trabajo que desarrolla el proyecto Imagis en el Centro de Biofísica Médica.

Aplicación del exoesqueleto en miembro superior.
05-Equipo de trabajo que desarrolla el proyecto Imagis en el Centro de Biofísica Médica.

El Imagis optimiza el tiempo de radiólogos y médicos por la prontitud con que permite obtener los informes del Departamento de Radiología, al tiempo que le agrega calidad al diagnóstico, dice la doctora María Eugenia García Céspedes, del referido hospital, al preguntársele por este sistema de almacenamiento y transmisión de Imágenes Médicas Multimodales (PACS), creado por el CBM.

Desde 2001 se implementó en 35 hospitales cubanos, en otros de República Dominicana, Ecuador y otros países del ALBA, y aún se usa, mientras sus creadores trabajan en una versión 2.0, a tono con el cambio tecnológico.

El producto estrella del CBM adquirirá valores agregados y competitividad en el mercado internacional con la incorporación de otras herramientas de procesamiento de imágenes, basadas en investigaciones básicas realizadas en el centro, según expresa el líder del proyecto y máster en Ciencias, Henry Blanco Lores.

Entre estas últimas, se trabaja de conjunto con el Consejo Interuniversitario Flamenco (VLIR) en un sistema automático de apoyo al diagnóstico, que tomará imágenes de pulmón y hará procesamiento para identificar nódulos que puedan derivar en cáncer.

El Imagis 2.0 pretendemos desplegarlo mediante una nueva red que crearemos entre los hospitales del oriente cubano y cinco de la capital del país, para facilitar el intercambio entre especialistas, posibilitar evaluaciones múltiples e, incluso, evitar traslados innecesarios a La Habana, explicó Blanco Lores.

Se trata de que un galeno llegue con el tablet hasta donde está el paciente y pueda, al poner su nombre, conectar con una base de datos en un servidor que le tribute las imágenes de sus exámenes y observaciones hechas por otros especialistas con acceso a estas, como una especie de historia clínica más eficiente, explica.

Esta idea, que tuvo la colaboración del VLIR y el Proyecto Closethe Gap, parecería un sueño inalcanzable, como tantos otros, si no se constatara el carácter y voluntad de quienes lo sostienen.

Henry, a sus 40 años, recuerda cuando llegó al CBM después de rechazar una tentadora oferta laboral que mucho ayudaría a la economía familiar, pero que lo alejaba de su pasión por innovar.

Allí superó la desmotivación inicial y desarrolló habilidades que le abrirían luego las puertas a la realización no solo profesional, sino también personal, pues por aquel entonces conquistó a su esposa, una licenciada en Química incorporada al proyecto. Mi formación ha sido de alto compromiso, tengo la satisfacción de trabajar en lo que me gusta, de comprobar los avances no distantes de los punteros mundiales en este campo, y de regresar a donde la familia y los colegas de labor para seguir innovando, a pesar de los problemas económicos y organizativos, y el freno del bloqueo económico de los Estados Unidos, subraya Blanco Lores.

La misión imperecedera

A forjar nuevos sueños, hermosas realidades de mañana, invitó Fidel cuando inauguró el 10 de febrero de 1993 el CBM, de la Universidad de Oriente, como Unidad de Ciencia y Técnica dedicada al desarrollo de métodos de diagnóstico no invasivos y precoces, en particular aquellos basados en la resonancia magnética.

Las palabras quedaron plasmadas en la dedicatoria que hiciese al centro el Comandante en Jefe, en un ejemplar de su alegato La Historia me absolverá, y en su discurso completó la exhortación a desarrollar las producciones de la inteligencia, para colocar a Cuba en un lugar reconocido en el mundo.

Fidel no solo se atrevió a soñar un proyecto social diferente, sino que tuvo el valor de empeñarse en construirlo, nos convocó a formar parte y a aportar cada uno su granito de arena para andar más rápido, y con esa premisa el CBM y su colectivo ha hecho su modesta contribución en el ámbito científico, expresa Blanco Lores, en su diálogo con la ACN, en exclusiva para BOHEMIA.

Sospecha confirmada

Pruebas de movimiento en el laboratorio de la marcha.

Pruebas de movimiento en el laboratorio de la marcha.

La marcha, o sea, el movimiento repetitivo en la vida diaria, es diversa en diferentes grupos poblacionales y lugares del mundo, por factores como el género, la estatura, la edad, y los socioculturales. El caminar, el manejo de los cubiertos, la forma de sentarse y pararse de una silla portan muchas influencias y aportan mucha información, aseguró el científico Carlos Díaz.

Al caminar, por ejemplo, las mujeres varían su paso después del parto al ensanchárseles la cadera, mientras las más influidas por la moda juntan más los pies en sus desplazamientos tipo pasarela.

También las personas altas tienen el ángulo de la pisada mayor que las bajas; los japoneses responden, en sus pasos cortos, a un patrón diferente al de los americanos y dentro de un mismo país es posible ver matices.

Los resultados del Laboratorio de Análisis del Movimiento confirman la sospecha popular de que en Cuba, aunque no se presentan grandes diferencias, sí es posible distinguir particularidades.

A algunos pobladores de las montañas, acostumbrados a montar a caballo, se les pronuncian los arcos de las piernas, y el ritmo de los que viven en las ciudades suele ser más rápido. Los santiagueros suelen moverse más al caminar, recalca Díaz.

(Agencia Cubana de Noticias ACN)


Redacción Digital

 
Redacción Digital