0
Publicado el 7 Febrero, 2018 por Toni Pradas en Ciencia
 
 

HITOS INTERNACIONALES

Contrapunteo entre el salto brusco y el paso firme

La revista Science dio a conocer los 10 principales logros científicos de 2017, según su parecer
Ilustración de la colisión estelar que encabeza la lista de los 10 principales éxitos científicos para Science. (Foto: ROBIN DIENEL / CARNEGIE INSTITUTION FOR SCIENCE)

Ilustración de la colisión estelar que encabeza la lista de los 10 principales éxitos científicos para Science. (Foto: ROBIN DIENEL / CARNEGIE INSTITUTION FOR SCIENCE)

Por TONI PRADAS

El año 2017 fue tan revoltoso en tantas esferas de la vida humana, que la ciencia aparentemente se tomó un asueto para consolidar y perfeccionar algunos de sus éxitos, más que para hacer escándalos con supernovedades. ¿O acaso se trató de más de lo mismo? ¿Se le ha apagado la curiosidad e inventiva al buscón?

Como hace cada año, la revista Science recientemente publicó los que, en opinión de sus especializadísimos redactores, son los principales descubrimientos de los últimos 12 meses. Así, la prestigiosa publicación, suerte de rosa náutica que nos indica los derroteros de los empeños científicos, ha destacado avances en biomedicina, física y biología evolutiva, entre otros.

Y son, ciertamente, logros que están directamente conectados a otros muy mágicos y cercanos en la memoria. Tanto, que nos parecen familiares, pero ahora redimidos con un toque de sofisticación, que para eso emprendió la humanidad su proceso civilizador.

BOHEMIA comparte con sus lectores estos 10 notables sucesos del año viejo, empecatado para muchos, y ofrecerá, además, en este mismo espacio, otro texto que particulariza en uno de estos.

En algunos de esos descubrimientos presentados no es posible encontrar bruscos saltos como en los de lapsos anteriores, pero todos representan pasos firmes en el desarrollo de las ciencias.

O como afirmara el astronauta Neil Alden Armstrong el 21 de julio de 1969, al pisar la Luna antes que otro fisgón: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

1-Una colisión entre estrellas de neutrones

Como si fuera el Balón de Oro, las ondas gravitacionales repiten en el olimpo de Science. Su primera detección por parte del observatorio estadounidense LIGO, fue el gran descubrimiento de 2016, y en 2017 esas ondulaciones del espacio-tiempo vuelven a encabezar la lista, aunque en esta ocasión no proceden de la fusión de dos agujeros negros, sino de dos estrellas de neutrones.

Esa colisión estelar, ocurrida a 130 millones de años luz en la galaxia NGC4993, desencadenó una explosión colosal que siguieron de cerca cientos de astrónomos del planeta en todas las longitudes de onda de la luz: desde los rayos gamma hasta las ondas de radio. Esto complementó los registros de ondas gravitacionales captadas por los dos detectores de LIGO y el interferómetro europeo Virgo. Un total de 3 674 investigadores de 953 instituciones, colaboraron en el artículo que explicó los detalles y consecuencias del evento. Este suceso seguramente generará más estudios que cualquier otro de la historia de la astronomía.

2-Una nueva especie de gran simio

Casi a finales de 2017 se anunció la llegada de un nuevo miembro de la familia Hominidae la de los grandes simios a la que pertenecemos, luego de casi 90 años que no se describía uno nuevo. Se trata de la tercera especie de orangután: Pongo tapanuliensis, nombre que hace referencia al distrito indonesio de Tapanuli, en la isla de Sumatra, donde ha sido descubierta.

Para conocer los detalles, BOHEMIA invita a la lectura del otro artículo que complementa a este su sección de Ciencia y Tecnología.

3-La vida a escala atómica posará para las fotos

La criomicroscopía electrónica, que ya había viabilizado el Premio Nobel a sus creadores, mejoró su instrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad. (Foto: JXFZSY - GETTY IMAGES / ISTOCKPHOTO)

La criomicroscopía electrónica, que ya había viabilizado el Premio Nobel a sus creadores, mejoró su instrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad. (Foto: JXFZSY – GETTY IMAGES / ISTOCKPHOTO)

Parecía que la historia de la criomicroscopía electrónica (cryo-EM), una técnica que permite congelar y visualizar biomoléculas en plena actividad, se había cerrado cuando sus desarrolladores recibieron el Premio Nobel de Química 2017. Pero no fue así: En este año se ha mejorado su instrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad, para convertir la cryo-EM en otro elegido de Science.

Con esta técnica se pueden ver las bioestructuras con una resolución casi atómica, lo que facilita analizar mucho mejor la multitud de observaciones bioquímicas y genéticas.

4-Los preprints en biología cambian la cultura

Los físicos llevan décadas compartiendo en línea sus prepublicaciones o preprints antes de que aparezcan en las revistas revisadas por pares. En 2017 los biólogos han seguido su ejemplo y muchos se han decidido a publicar artículos previos para promover su discusión y acelerar la transmisión del conocimiento.

5-Edición de una letra del ADN y el ARN

La criomicroscopía electrónica, que ya había viabilizado el Premio Nobel a sus creadores, mejoró su instrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad. (Foto: JXFZSY - GETTY IMAGES / ISTOCKPHOTO)

La criomicroscopía electrónica, que ya había viabilizado el Premio Nobel a sus creadores, mejoró su instrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad. (Foto: JXFZSY – GETTY IMAGES / ISTOCKPHOTO)

Durante el año que culminó fueron anunciadas importantes mejoras en una técnica incipiente llamada edición de bases, que corrige mutaciones puntuales tanto en el ADN como en el ARN. Sépase que unos 35 000 fallos genéticos relacionados con enfermedades humanas se deben al cambio de una sola base del ADN en un punto concreto del genoma. Edítese con fineza, pues.

6-Nueva inumunoterapia contra el cáncer

Un medicamento contra el cáncer, que mata la enfermedad sin basarse en el órgano donde se origina sino en su ADN, según Sciencie, tardó pero llegó. Se trata del fármaco pembrolizumab, que impulsa el sistema inmunológico y está destinado para el tratamiento de tumores sólidos avanzados. Ya se le ha dado luz verde a su uso en Estados Unidos para los casos de melanoma y otros tipos de tumores, con una condición: que las células cancerosas tengan la denominada ‘deficiencia de reparación de desajuste’, lo que implica que están repletas de mutaciones en genes que reparan el ADN. El sistema inmunológico las reconoce como extrañas y las mata.

7-Atmósfera de primeras glaciaciones, atrapada en el hielo

Investigadores de las universidades de Princeton y Maine anunciaron que habían recuperado aire congelado hace 2.7 millones de años, en la región antártica de Allan Hills. Eso supone que es 1.7 millones de años más arcaico que cualquier otra muestra anterior, y retrasa el registro atmosférico a un momento crucial en la historia climática de nuestro planeta: las primeras glaciaciones.

8-Homo sapiens es más antiguo de lo previsto

Una calavera hallada por científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania) en una mina de Marruecos hace décadas y datada ahora con la última tecnología, ha hecho retroceder el registro fósil de nuestra especie a hace 300 000 años. Hasta ahora se pensaba que los humanos modernos evolucionaron en el este de África hace 200 000 vueltas al carrusel solar.

9-El triunfo de la terapia génica

Combatir la atrofia muscular espinal tipo 1 (SMA1), enfermedad neuromuscular hereditaria mortal en bebés, ya es posible. En 2017 se informó que niños con este mal, que es la causa genética más común de muerte en esta edad (debilita los músculos del recién nacido y este deja de respirar), se han logrado salvar gracias al suministro intravenoso de un gen que les faltaba en sus neuronas espinales. El mensajero es un virus inofensivo: el adenoasociado.

Este avance se suma a otros en terapia génica del año pasado, como dos tratamientos contra el cáncer en los que las células inmunes del paciente se modificaron genéticamente fuera de su cuerpo y se reinyectaron con éxito después.

10-Un detector portátil de neutrinos

Los físicos suelen utilizar grandes instalaciones para tratar de detectar a los esquivos neutrinos, unas partículas sin carga y apenas masa. Pero en 2017 los han pillado con un pequeño detector de 14.6 kilogramos, fabricado de un cristal de yoduro de cesio dopado con sodio, que emite flashes de luz cuando retrocede un núcleo en su interior. En el futuro este tipo de instrumentos portátiles se podrían usar para aplicaciones como el control internacional de los reactores nucleares.


Toni Pradas

 
Toni Pradas