1
Publicado el 25 Mayo, 2018 por Toni Pradas en Ciencia
 
 

Olvídese de vivir en la Luna

La inhalación del polvo lunar artificialmente creado causa dificultades respiratorias en los humanos y afecta al cerebro de los ratones
Polvo lunar / Telemundo

Polvo lunar / Telemundo

Un estudio reciente sugiere que las pequeñas partículas del polvo lunar son capaces de afectar gravemente la salud humana a largo plazo, incluidos los posibles cambios genéticos.

Según un estudio realizado por un equipo de la Escuela Médica de Stony Brook, en Nueva York, Estados Unidos, la inhalación del polvo lunar artificialmente creado causa dificultades respiratorias en los humanos y afecta al cerebro de los ratones. De hecho, hasta 90 por ciento de las células de pulmones humanos y neuronas de ratones murieron al contactar con estas partículas “simuladas”, lo que es un riesgo adicional para la exploración espacial, frecuentemente olvidada según dicen los científicos.

Los tripulantes de las misiones lunares de Estados Unidos también informaron de fiebres e inflamaciones tras contactar con el polvo lunar pegado a las escafandras de los astronautas. Durante las misiones a mediano y largo plazos, sería imposible eliminar el riesgo de tales contactos por completo, admiten los autores del estudio y destacan dos factores dañinos principales:

Primero: sin atmósfera, el suelo de la Luna está “bombardeado” de partículas emitidas por el Sol. Esto proporciona al polvo lunar la carga electroestática y hace que se pegue a los objetos.

Segundo: La inhalación de cualquier polvo es dañina para los pulmones, el sistema respiratorio y para los ojos de los humanos, causando incluso mutaciones en el ADN de las células afectadas.


Toni Pradas

 
Toni Pradas