1
Publicado el 31 Julio, 2018 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Peligro: fulguraciones

Tormenta eléctrica en La Habana (Cortesía de Rolando Remedios de la Peña).

Tormenta eléctrica en La Habana (Cortesía de Rolando Remedios de la Peña).

Por Manuel A. Iturralde Vinent Académico de Mérito, ACC.

Las descargas eléctricas o fulguraciones están asociadas a las tormentas locales severas (TLS), cuando de manera combinada ocurren intensas lluvias, la caída de granizo,  los  tornados,  trombas  marinas  y  ráfagas  de  viento  destructivas  aunque ocasionalmente también pueden ocurrir descargas eléctricas aisladas, en días claros, conocidas  como  centellas.   Los meses más propensos para que ocurran estas tormentas con fulguraciones son los de verano, asociadas a procesos convectivos que se producen por el gran calentamiento del aire en contacto con la superficie terrestre, el cual es más ligero y asciende para dar lugar a la formación de inmensas nubes conocidas como cumulonimbos.  En el interior de estas nubes coexisten vapor de agua, gotas de agua y cristales de hielo en movimiento, cuya fricción produce electricidad estática que al alcanzar cierta diferencia de carga entre dos puntos vecinos, se compensa generando descargas eléctricas dentro de la nube, entre dos nubes y entre la nube y el suelo.

Las descargas dentro de una nube y entre dos han provocado problema a los aviones alcanzados en vuelo por estas fulguraciones, en tanto que aquellas entre el suelo y las nubes son causante de incendios, afectaciones a que se producen las instalaciones de comunicación y del tendido eléctrico y son responsables de la muerte de muchas personas. Dada la gran actividad eléctrica que caracteriza las tormentas en Cuba, este territorio califica como uno de los más afectados por rayos en todo el mundo.

Las tormentas eléctricas más frecuentes duran de una a una hora y media, entre las dos y las siete de la tarde, aunque pueden ocurrir en otros horarios acompañando el avance de ondas tropicales, vaguadas y frentes fríos. Muchos han de recordar la“tormenta del siglo” que pasó por La Habana  en horas de la noche, acompañada de numerosísimas descargas eléctricas.

Víctimas por fulguraciones en Cuba

Durante los años 1987 a 2011 fueron reportadas 1 522 víctimas por fulguraciones en todo el país, más frecuentes en los meses de junio a septiembre, sobre todo en las provincias de Granma (≥ 200) y Holguín (151 a 200). Esta estadística no debe confundir, pues el peligro de las descargas eléctricas está latente todo el año y a todas las horas; sólo basta combinar las condiciones atmosféricas adecuadas con una actitud negligente. Por ejemplo, como muestra la figura siguiente, del 2009 al 2014 en Villa Clara predominaron los fallecidos del sexo masculino, impactados cuando se encontraban realizando tareas a la intemperie (Tabla 1).

La tabla siguiente (Tabla) muestra que la cantidad de muertes por año es variable, donde en rojo son ≥ 80, en naranja de 60 a 79, y en negro ≤ 60. Esta es la mayor causa de muerte por fenómenos meteorológicos en Cuba.

AÑO 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998
Muertes 53 60 62 40 79 57 66 84 68 91 78 69
AÑO 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010   2011
Muertes 62 72 70 70 49 62 44 56 36 55 49 52      39

No todas las personas mueren al ser alcanzados por descargas eléctricas, pero el solo hecho de haber sido sometido a una corriente de muchos amperes y miles de grados de temperatura es suficiente para dejar serias consecuencias para la salud. Los que tienen más suerte terminan con un tatuaje que remeda el rayo a su paso por la atmósfera, que se conoce como “figuras de Lichtenberg”.

Protección frente a las fulguraciones

Hay un grupo de reglas que se deben seguir para estar protegido de las descargas eléctricas y que se pueden encontrar en distintas fuentes, por ejemplo, en el folleto 8 de la serie Protege a tu familia de huracanes, tornados y descargas eléctricas. Estas reglas se pueden resumir en unas pocas líneas:

 

Durante las tormentas eléctricas

  • Actuar responsablemente pues se enfrenta un enemigo
  • Si está a la intemperie, pegarse al suelo y no guarecerse bajo los árboles ni portar objetos metálicos.
  • En la ciudad, mantenerse bajo techo y permanecer dentro de los vehículos techados.
  • Desconectar la corriente y los teléfonos de la línea de alimentación.
  • En las instalaciones industriales, hospitales, hoteles, almacenes y edificios altos, colocar pararrayos y asegurarse que la instalación eléctrica esté conectada a tierra.

 

Referencias y Lecturas recomendadas

Lecha Estela, L.B. 2017. Pinceladas meteorológicas. Editorial Científico-Técnica, 201 p. La Habana.

García, E. y N. Valderá 2013. Comportamiento por las muertes por fulguraciones ocurridas en Cuba durante el periodo 1997-2011. Segundo Congreso de Salud y Desastres, CLAMED, Marzo 20 al 22, La Habana.

Iturralde-Vinent, M.A. 2018. Protege a tu familia de los huracanes, tornados y descargas eléctricas. (https://www.redciencia.cu/geobiblio/paper/Folleto8)

Wikipedia. Figuras de Lichtenberg (https://es.wikipedia.org/wiki/Figuras_de_Lichtenberg).


Redacción Digital

 
Redacción Digital