0
Publicado el 6 Agosto, 2018 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Marte no podría ser nuestra ‘segunda Tierra’ ¿por qué?

El investigador alemán Thorsten Dambeck en un artículo para Der Spiegel decidió contestar a la pregunta  de por qué la humanidad no podrá convertir Marte en una 'segunda Tierra'.
Planeta Marte/ Sputnik

(mundo.sputniknews.com)

La NASA sugiere que la mayor evidencia de que una vez existió vida en el planeta rojo fue revelada por las moléculas orgánicas halladas en las muestras de terreno de hace 3.000 millones de años.

A su vez, el investigador alemán Thorsten Dambeck en un artículo para Der Spiegel decidió contestar a la pregunta  de por qué la humanidad no podrá convertir Marte en una ‘segunda Tierra’.

Necesitamos el efecto invernadero

El autor del artículo recordó que hoy en día la temperatura promedio en Marte es de —63 °C, a pesar de que las temperaturas por encima del punto de congelación del agua ocurren a corto plazo de vez en cuando.Así, Dambeck se refirió a un estudio llevado a cabo por un grupo de científicos de la Universidad de Colorado, encabezado por Bruce Jakosky, en el que se preguntó si sería posible cambiar el caparazón atmosférico del planeta para provocar un poderoso efecto invernadero y calentar la superficie.

“Los resultados de la investigación revelaron que influir en la terraformación de Marte es una misión que nunca se logrará porque para calentar hasta el deshielo del agua helada, el aire en Marte debería contener unos 1.000 milibares de dióxido de carbono”, señaló Dambeck.

A diferencia de la Tierra, los minerales que contienen dióxido de carbono son poco comunes en Marte y es imposible extraer más de 50 milibares de dióxido de carbono gaseoso de estas reservas.

¿No tienen futuro los planes de colonizar Marte?

El estudio también puede afectar a las aspiraciones de Elon Musk relacionadas con el planeta vecino.

 “En la próxima década, el jefe de Tesla y SpaceX planea usar avanzadas naves espaciales para enviar a miles de colonos a Marte donde podrán construir una ciudad. Según el propio Musk, un billete costará unos 200.000 dólares”, subrayó Dambeck.

Agregó que Jakosky “saca una conclusión sobria: incluso si se detecta más CO2 en Marte, la mayor parte de la superficie del planeta tendría que transformarse”.

Dambeck concluyó que es un proyecto que no se puede implementar con la ayuda de tecnologías que ahora están a disposición del ser humano. (En Sputnik: ¿Siempre ha existido vida en Marte?)


Redacción Digital

 
Redacción Digital