0
Publicado el 30 Noviembre, 2018 por Reuters en Ciencia
 
 

‘Maiabalaena’: eslabón perdido en la evolución de cetáceos gigantes

Maiabalaena -'ballena madre'-, es un sorprendente escalón evolutivo intermedio entre las ballenas actuales con barbas y sus antecesores dentados

Imagen ilustrativa: telemetro.com

WASHINGTON, 29 nov (Reuters) – Una ballena prehistórica de 4,5 metros que succionaba a sus presas representa un eslabón perdido clave en la evolución de los gigantescos filtros con los que se alimentan hoy día algunos grandes cetáceos, dijeron científicos este jueves.

En un estudio publicado en la revista Current Biology, los investigadores describieron los fósiles hallados en Estados Unidos de la ballena ‘Maiabalaena nesbittae’, que vivió hace 33 millones de años y no tenía dientes ni barbas, el material que usan las ballenas actuales para alimentarse filtrando grandes cantidades de pequeñas criaturas marinas.

La llamaron Maiabalaena -‘ballena madre’-, un sorprendente escalón evolutivo intermedio entre las ballenas actuales con barbas y sus antecesores dentados. Maiabalaena se alimentaba succionando pescado y calamares con su boca.

Los avances evolutivos que condujeron a los actuales gigantes que se alimentan a través de barbas, como la ballena azul, el mayor animal jamás conocido en la Tierra, no estaban claros. Las barbas son un material flexible compuesto de keratina, elemento que se encuentra también en el pelo y las uñas.

Una destacada hipótesis indicaba que en los primeros estadios de la evolución de las barbas, las ballenas tenían también dientes, aunque luego acabaron perdiéndolos. No obstante, según los investigadores, la posición de Maiabalaena en el árbol genealógico de las ballenas indica que la pérdida de la dentición precedió a las barbas en millones de años.

‘Este fósil demuestra que la pérdida de dientes y el origen de las barbas son cambios evolutivos separados que no se sobrepusieron’, dijo Nick Pyenson, curador de fósiles de mamíferos marinos en el Museo de Historia Nacional de la Smithsonian Institution y autor del libro ‘Espiando a las ballenas’.

‘Maiabalaena sugiere que los cambios evolutivos en la forma en que se alimentan las ballenas barbadas, como la pérdida de la masticación, podrían haber ocurrido antes de la innovación de la alimentación con filtro’, agregó.

Las ballenas son mamíferos marinos. Las primeras evolucionaron desde antecesores terrestres parecidos a los lobos hace unos 50 millones de años. Todas las primeras ballenas tenían dientes.

Los fósiles descubiertos cerca de la costa del Pacífico en el estado de Oregon mostraron que Maiabalaena tenía huesos bien desarrollados en la garganta que servían como puntos de enlace para músculos que retraen la lengua y ayudan a crear succión.

‘La alimentación por succión podría parecer extraña para un antepasado de las ballenas azules, pero en realidad es algo muy común en ballenas dentadas actuales como el cachalote y muchas especies de delfines’, dijo Carlos Mauricio Peredo, paleobiólogo de la George Mason University y colaborador del museo.


Reuters

 
Reuters