0
Publicado el 5 Diciembre, 2018 por Toni Pradas en Ciencia
 
 

Campos electromagnéticos sí afectan a las células humanas

Sin embargo, a bajas concentraciones, este campo electromagnético estimula el sistema de defensa de las células para reparar el ADN o destruir este oxidante, lo que explica tanto los efectos nocivos como beneficiosos de los campos electromagnéticos.
Campos electromagnéticos en el entorno doméstico/ Vida Sana

(Foto: Vida Sana)

El campo magnético que generan las líneas de alta tensión, los teléfonos móviles o las redes wifi, entre otras tecnologías de nuestra época, induce en el cuerpo humano una especie química especialmente oxidante y agresiva, susceptible, en grandes concentraciones, de destruir el ADN o las proteínas del organismo.

Sin embargo, a bajas concentraciones, este campo electromagnético estimula el sistema de defensa de las células para reparar el ADN o destruir este oxidante, lo que explica tanto los efectos nocivos como beneficiosos de los campos electromagnéticos.

Este es el resultado de una investigación, publicada en PLOS Biology, que arroja nueva luz sobre la influencia de las tecnologías más corrientes de nuestra civilización sobre la salud humana.

Según la investigación, ese doble efecto es posible gracias al criptocromo, una proteína sensible a la luz azul, involucrada en la detección de los campos magnéticos para la orientación de las aves durante su migración, así como en el control del ritmo circadiano.

La respuesta de las células depende de la presencia de criptocromos: si estas son sometidas a un campo magnético débil, aumenta la producción de especies de oxígeno reactivo, un grupo de radicales libres con capacidad de producir estrés oxidativo. Y en dosis moderadas, estimula activamente la reparación celular y la respuesta al estrés oxidativo, lo que explica los efectos terapéuticos observados en los casos de estimulación magnética repetitiva.


Toni Pradas

 
Toni Pradas