0
Publicado el 15 Enero, 2019 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

China: Confirman crecimiento de la primera planta enviada a la Luna

Se trata de un retoño de algodón que comenzó a brotar pocos días después del alunizaje del aparato el 3 de enero y en medio de un medioambiente marcado por temperaturas superiores a los 100 grados centígrados por el día e inferiores a ese mismo nivel por la noche.

Foto: prensa-latina.cu

Beijing, 15 ene (PL) China recibió hoy las imágenes que evidencian el crecimiento de la primera planta enviada a la Luna a bordo de la sonda Chang”e-4, que llegó este mes al lado oscuro del astro en un suceso sin precedentes.

Se trata de un retoño de algodón que comenzó a brotar pocos días después del alunizaje del aparato el 3 de enero y en medio de un medioambiente marcado por temperaturas superiores a los 100 grados centígrados por el día e inferiores a ese mismo nivel por la noche.

Además, el cultivo está expuesto a una mayor radiación solar y menos gravedad que en la Tierra.

Aparte de la muestra de algodón, la Chang’e-4 llevó semillas de colza, patatas y arabidopsis.

También trasladó huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras con el propósito de poder crear una minibiosfera simple en el satélite natural de la Tierra.

Ese es uno de los experimentos planificados en la misión espacial.

Según Xie Gengxin, uno de los científicos encargado del ensayo, las especies se enviaron a la Luna en un recipiente que mantiene la temperatura entre uno y 30 grados, permite la entrada de luz natural y el suministro de agua y nutrientes para las plantas.

Este logro de China solo tiene como antecedente unas flores que desarrolla desde 2016 la estadounidense Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio en la Estación Espacial Internacional.

La Chang’e-4 partió al cosmos el pasado 8 de diciembre, se posicionó suavemente en la cara oculta del astro a principios de este enero y de inmediato envió las primeras imágenes a través del satélite Queqiao.

El lugar exacto del alunizaje fue el cráter Von Karman de la cuenca Aitken, de 13 kilómetros de profundidad, y luego empezó a rodar el explorador Yutu-2 para el reconocimiento, análisis y recogida de muestras del terreno.

La sonda es la cuarta parte de un programa iniciado 15 años atrás en China para estudiar la Luna a profundidad y que prevé hacia 2030 enviar cuatro equipos de exploración a los polos Norte y Sur del astro.

La investigación del extremo Sur busca determinar la edad del suelo, la composición del viento solar, los isótopos de hidrógeno, carbono, helio y oxígeno.

Mientras, el del Norte tiene como propósito descubrir si existe hielo en la parte desconocida.

Previamente, el pasado 21 de mayo se puso en órbita el satélite Queqiao para enlazar las comunicaciones entre la sonda y la Tierra.

Si se completan con éxito esas misiones, entonces China avanzará en sus planes de construir una estación científica en la Luna para desarrollar otras investigaciones que involucren a humanos y robots.


Prensa Latina

 
Prensa Latina