0
Publicado el 26 Enero, 2019 por Toni Pradas en Ciencia
 
 

Resultados científicos en Cuba: Tres ases al tiro

BOHEMIA seleccionó de entre tantos avances conseguidos por el país en 2018, aquellos que descollaron por su magnitud y trascendencia

Un gran impulso recibió la informatización de la sociedad gracias a mejoras cualitativas en la conectividad y a la aparición de numerosas

Por TONI PRADAS

Hablar. Hablarnos. Comunicar. Comunicarnos. Nunca hubo en Cuba maneras tan diversas para compartir intereses y puntos de vista, como ocurrió en 2018. Cupo el elogio y hasta el pataleo.

Para ello, se dispararon múltiples ambientes. Bien fuera, en un concurso televisivo, la elección del artista preferido por los públicos, con la sumatoria de votos enviados por mensajes de telefonía móvil (Sonando en Cuba, digamos). O ya fuera la expresión del futuro deseado para el país, por cada quien, a raíz de la convocatoria hecha para construir masivamente una Carta Magna que se pareciera a los nuevos tiempos (Pensando en Cuba, podría llamarse).

Por si fuera poco, la ciencia se gastó un protagonismo silencioso y descomunal para que la ciudadanía tuviera a su alcance inusitados espacios para hablar y hablarse, para comunicar y comunicarse.

La recién propuesta y discutida Constitución, por ejemplo, nadó como nunca antes sobre cimientos acolchados por las más modernas teorías mundiales de las ciencias sociales y por las tendencias más vanguardistas de múltiples postulados políticos y legislativos. Razonamientos anclados siempre, eso sí, en los conocimientos y tradiciones urdidos por la historia propia –la científica y la emocional– y por todas las experiencias abultadas durante lustros –las alegres y las amargas– en la búsqueda de una identidad nacional.

Y ni contar que enmarañadas compilaciones de criterios únicamente pudieron ser desenredadas gracias a potentes bancos de datos y redes informáticas que se pusieron a disposición del ejercicio consultivo.

La informatización de las sienes

No fueron pocos los avances científicos y tecnológicos obtenidos por el país en este carrusel de doce meses. Algunos, ciertamente, más que pasos resultaron ser saltos.

BOHEMIA, por tanto, apostó por tres progresos destacados que significaron un impulso fenomenal, un acelerón de cero a cien, si se calcula su peso atómico en el desarrollo futuro del país.

Poco menos de un mes antes de acabar el año, el archipiélago amaneció con el muy esperado acceso a Internet mediante la opción de datos móviles de la telefonía celular, un suceso que redondeó la conectividad con la red mundial al complementarse con los ya pujantes servicios a través redes wifi públicas, así como redes fijas, fundamentalmente desde universidades, centros laborales y salas de navegación. La largamente deseada informatización plena de la sociedad comenzaba a ser un hecho.

Ya la telefónica Etecsa había realizado en el año algunas pruebas sobre la tercera generación (3G) de transmisión de voz y datos a través de telefonía móvil, de forma gratuita para sus usuarios. Y si bien reveló las fortalezas de su tecnología, algunas debilidades arrancaron una mueca de insatisfacción entre quienes tuvieron la paciencia de experimentar durante las fechas de laboratorio.

Pero finalmente lo lograron. Poco significaría esta mejora, claro está, si la informatización no se hubiera abierto como un paraguas hacia todas sus direcciones radiales.

Con una voluntad que estremece, el Gobierno se ha propuesto a todo vapor, modernizar y hacer más efectiva la comunicación con la población, y mientras ya fue haciendo habitual leer diversos tuits procedentes de la Presidencia del país y de su consejo ministerial, los gobiernos provinciales lograron concluir sus portales digitales para mejorar la interacción y gestión ciudadana.

Con el protagonismo de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y otras entidades, un gran número de informáticos, incluidos los privados, han programado atractivas aplicaciones para móviles (app), algunas de estas destinadas a facilitar servicios a la población.

Una tienda de aplicaciones como Apklis, juegos como La neurona intranquila o la plataforma de pago electrónico Transfermóvil, son algunas app que encontraron simpatías entre los cubanos y espacio en los recovecos de sus celulares.

Resulta curioso saber que entre las más populares se encuentran las plataformas de mensajería instantánea toDus (suerte de WhatsApp criollo) y SIJÚ, aplaudida por el manejo extraordinario del correo Nauta. Ya dijimos: 2018 fue el año de hablar, hablarnos; comunicar, comunicarnos.

Esta pequeña revolución invita a confiar en que la informatización se convertirá, en breve, en carne y sangre de todos.

Rivales se unen contra un enemigo común

La primera empresa mixta cubano-estadounidense contará entre sus productos con el medicamento CI-MAvax-EGF, desarrollado por el Centro de Inmunolo-gía Molecular (CIM) como terapia contra el cáncer de pulmón. (Foto: ROSWELL PARK COMPREHENSIVE CANCER CENTER)

La primera empresa mixta cubano-estadounidense contará entre sus productos con el medicamento CI-MAvax-EGF, desarrollado por el Centro de Inmunolo-gía Molecular (CIM) como terapia contra el cáncer de pulmón. (Foto: ROSWELL PARK COMPREHENSIVE CANCER CENTER)

Con la parsimonia que exigen los protocolos, representantes del Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica (Biocubafarma), de Cuba,  y el Roswell Park Comprehensive Cancer Center, ubicado en Buffalo, estado de Nueva York, llegaron finalmente a entendimientos y firmaron en septiembre un acuerdo para conformar la primera empresa binacional del sector biofarmacéutico: la Innovative Immunotherapy Alliance, con sede en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la cual se especializará en investigar y desarrollar medicamentos y terapias contra el cáncer.

La nueva empresa biotecnológica contará entre sus productos con el medicamento CIMAvax-EGF, conocida terapia contra el cáncer de pulmón, y otros tres tratamientos adicionales de inmunoterapia para diferentes tumores, desarrollados por el Centro de Inmunología Molecular (CIM), de La Habana.

En los primeros años, la empresa tendrá como principal objetivo desarrollar la investigación científica y clínica para demostrar la seguridad y efectividad de estos novedosos tratamientos en Estados Unidos. De resultar exitosos los estudios, la empresa estará en condiciones de exportar estos productos para el beneficio de los pacientes de ese país, una vez obtenidas las aprobaciones necesarias por la agencia reguladora de medicamentos estadounidense.

CIMAvax es una vacuna activa con 25 años de investigación por el CIM, la cual apunta a muchos tipos de cáncer (incluyendo los de pulmón, colon, riñón y cabeza y cuello), aunque no directamente a las células cancerosas. Se producen más anticuerpos cuando la vacuna se formula con el coadyuvante Montanide ISA 51.

La colaboración científica entre ambos países permitirá el avance de la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos contra el cáncer, que pueden prolongar y mejorar la supervivencia de miles de pacientes.

La vida tiene una tarea por cumplir

En 2018, algunas zonas el país fueron sensiblemente perjudicadas por fuertes inundaciones debido a inten-sas lluvias y penetraciones del mar, lo que obliga a intensificar las labores de la Tarea Vida. (Foto: FERNANDO MEDINA FERNÁNDEZ / Cubahora)

En 2018, algunas zonas el país fueron sensiblemente perjudicadas por fuertes inundaciones debido a inten-sas lluvias y penetraciones del mar, lo que obliga a intensificar las labores de la Tarea Vida. (Foto: FERNANDO MEDINA FERNÁNDEZ / Cubahora)

Acelerar la ejecución de la gigantesca y urgente Tarea Vida, antes de que pueda anochecer la supervivencia en Cuba debido a los efectos previstos como consecuencia del cambio climático, ha sido una de los más grandes logros de la ciencia cubana en el último año.

El resultado más positivo del período fue la demostración de la efectividad de las playas recuperadas con vertimiento de arena, así como por la protección natural necesaria de las costas, alcanzada con el incremento de manglares, bosques costeros, dunas…

Gracias a esas medidas, la vulnerabilidad fue menor ante los eventos meteorológicos. Si bien en el año no hubo sucesos ciclónicos considerables, algunas zonas del país fueron sensiblemente perjudicadas por fuertes inundaciones debido a intensas lluvias y penetraciones del mar.

Los estudios realizados no han permitido profundizar escenarios que siguen siendo poco alentadores. Según evidencias recogidas en 2018, fue posible rectificar algunos estimados: En 2050, la pérdida de tierra de la nación superará los 2 691 kilómetros cuadrados (2.3 por ciento del territorio nacional). Para el 2100, superará los 6 371 kilómetros cuadrados, nada más y nada menos que 5.5 por ciento de todo el país.


Toni Pradas

 
Toni Pradas