0
Publicado el 11 Febrero, 2019 por ANSA en Ciencia
 
 

Silencio más allá de Marte

Según sus estimaciones, dos mini satélites lanzados en mayo de 2018 se encontrarían respectivamente a 1,6 y 3,2 millones de kilómetros de distancia del planeta rojo. Sin embargo, todavía no están claras las causas de su misterioso silencio

Foto: NASA/hipertextual.com

WASHINGTON, 11 FEB – Hace más de un mes que la NASA no recibe señales de los dos mini satélites MarCo (Mars Cube One), lanzados en mayo de 2018 para seguir la misión de la sonda Insight en Marte y proseguir luego viaje en el espacio.

Lo informó hoy la agencia espacial estadounidense.

Según sus estimaciones, los satélites -del tamaño de un maletín- se encontrarían respectivamente a 1,6 y 3,2 millones de kilómetros de distancia del planeta rojo.

Sin embargo, todavía no están claras las causas de su misterioso silencio.

‘Esta misión quería ir más allá del límite de la miniaturizada para ver dónde podría llevarnos’, comentó Andy Klesh, ingeniero jefe de la misión en el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena.

La NASA maneja varias hipótesis. En principio, el satélite MarCO-B (rebautizado Wall-E en honor al filme de Pixar) posee un propulsor con problemas.

Pero no se excluyen inconvenientes de control de la estructura, que podrían hacer que ambos satélites oscilaran, afectando la capacidad de enviar y recibir comandos.

Otro factor crucial de falla podría estar relacionado con los sensores de luminosidad, que permiten a los pequeños satélites permanecer apuntados hacia el Sol para recargar las baterías con los paneles solares.

Sin bien este prolongado silencio puede representar el fin de la aventura para los dos pioneros de la exploración espacial ‘low cost’ (de bajo costo, ya que fueron realizados con solo 18,5 millones de dólares por el Jet Propulsion Laboratory de la NASA), ingenieros de la misión se muestran optimistas.

Dicen estar satisfechos con los resultados obtenidos y confían en que volverán a escuchar a los Cubesat el próximo verano (boreal), cuando ambos reanuden su movimiento hacia el Sol.

Aunque no tienen en cuenta que las baterías y los otros componentes quizá no puedan sobrevivir tanto tiempo.

‘Logramos un primer paso, pero los Cubesat del futuro podrían llegar aún más lejos’, concluyó Klesh. (ANSA).


ANSA

 
ANSA