0
Publicado el 28 Marzo, 2019 por EFE en Ciencia
 
 

Cristales de plástico podrían mejorar sistemas de refrigeración

Este nuevo producto podría minimizar el impacto medioambiental y reducir el gasto de energía, en tanto que las actuales formas de refrigeración consumen entre un 25 y un 30 % de la electricidad del planeta.
Cristales plásticos/ Dreamstime

(Foto: Dreamstime)

Londres, 27 mar (EFE).- Un nuevo material, denominado cristales de plástico, podría mejorar los sistemas de refrigeración en el futuro, según un estudio liderado por el Instituto de la Investigación del Metal de la Academia de las s Chinas y publicado en la revista Nature.

 

Este nuevo producto podría minimizar el impacto medioambiental y reducir el gasto de energía, en tanto que las actuales formas de refrigeración consumen entre un 25 y un 30 % de la electricidad del planeta.

La mayoría de los métodos que se utilizan hoy en día emplean sistemas de compresión de vapor para enfriar, lo que ha elevado la preocupación sobre el impacto medioambiental que puede ocasionar esta técnica y los materiales empleados.

La alternativa propuesta para reducir esta contaminación sería la de utilizar materiales sólidos, como los cristales de plástico, que cambian de temperatura al recibir un estímulo externo como la presión. 

 

El estudio de la Academia de las s Chinas, liderado por el profesor Li Bing, investigó los cristales de plástico por la facilidad con la que responden a baja presión.

Es decir, sin aplicar demasiada fuerza, el elemento se deforma sin dificultades lo que lo convierte en el mejor material barocalórico posible.

A la hora de tener una aplicación real, según el estudio, lo más adecuado es que un compuesto tenga mayores cambio entrópicos con una presión más reducida, es decir, que se transforme con poca presión, como es el caso de los cristales de plástico.

Según los científicos, este material es muy prometedor debido a su abundancia, lo respetuoso que es con el medioambiente y el gran rendimiento que da, por lo que se considera que este componente puede ser el punto de partida para nuevas técnicas de refrigeración.

EFE

 
EFE