0
Publicado el 3 Abril, 2019 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

Calculan la temperatura en el interior de la Luna

Las simulaciones determinaron que está entre mil 300 y mil 470 grados centígrados, lo que se encuentra en el extremo superior de un rango de 800 grados que los científicos anteriores habían determinado.
La Luna Llena en marzo es la Luna de Gusano, y generalmente se considera la última Luna Llena del invierno. También se le llama Luna de Cuaresma, Luna de Cuervo, Luna de Corteza, Luna Casta, Luna de Azúcar y Luna de Savia. Se llama así porque la apariciones de dichos insectos o animales al final de invierno. Los suelos se descongelan y aparecen gusanos etc/ Foto: canariasagusto.com

Foto: canariasagusto.com

Washington, 2 abr (Prensa Latina) A pesar del insuficiente conocimiento sobre la estructura interna de la Luna, científicos estadounidenses calcularon la temperatura en el límite del núcleo y el manto del satélite natural de la Tierra, publica hoy la revista Geochimica et Cosmochimica.

Las simulaciones determinaron que está entre mil 300 y mil 470 grados centígrados, lo que se encuentra en el extremo superior de un rango de 800 grados que los científicos anteriores habían determinado.

La temperatura superficial de la Luna es de aproximadamente -20 grados Celsius. Según Ananya Mallik, profesora de la Universidad de Rhode Island, este satélite tiene un núcleo de hierro como el de la Tierra y entre el cinco y el 30 por ciento del material en el límite del núcleo y el manto está en estado líquido o fundido.

En investigaciones anteriores para determinar qué rango de temperatura produciría un derretimiento del cinco al 30 por ciento, Mallik utilizó un dispositivo que puede ejercer las altas presiones en lo profundo de la Luna.

Para ello preparó una pequeña muestra de material similar a la que se encuentra en el satélite, la apretó en el dispositivo a 45 mil veces la presión atmosférica de la Tierra y utilizó un calentador de grafito para elevar la temperatura de la muestra hasta que se derritió parcialmente, para determinar el rango de temperatura del límite núcleo-manto.

Es importante conocer la composición de la Luna para comprender mejor por qué ha evolucionado, aseguró Mallik. “Las historias de la Tierra y la Luna se han entrelazado desde el principio. De hecho, ambas son el producto de una gran colisión entre la proto-Tierra y un cuerpo del tamaño de Marte aproximadamente que ocurrió hace más de cuatro mil 500 millones de años”, expresó.

Los siguientes pasos en la investigación implicarán determinar experimentalmente la densidad del material fundido en el límite del núcleo y el manto, lo que refinará aún más el rango de temperatura.


Prensa Latina

 
Prensa Latina