0
Publicado el 13 Abril, 2019 por EFE en Ciencia
 
 

El ‘nuevo’ homínido de Denísova

El estudio, publicado este jueves en la revista médica 'Cell', indica que el ADN de los modernos papuanos contiene, además del material genético de homo sapiens, los humanos modernos, y de neandertales, genes de dos especies de homínidos de Denísova, uno de ellos desconocido hasta ahora
El Comercio/ Perú Estudio revela que el homínido contiene material genético de homo sapiens y de neandertales, además de genes de dos especies de homínidos de Denísova, .

Estudio revela que el homínido contiene material genético de homo sapiens y de neandertales, además de genes de dos especies de homínidos de Denísova./ Foto: El Comercio/ Perú

Los homínidos de Denísova son una especie, o subespecie, de homo descubierta en 2010 cuando se analizó el ADN de un fragmento del hueso de un dedo encontrado en la cueva Denísova, en la región rusa de Siberia, en el hemisferio norte

.

Washington, 11 abr (EFE).- El estudio de 161 genomas humanos procedentes de 14 grupos de islas del Sureste de Asia y Nueva Guinea ha revelado la existencia de una nueva especie de homínido de Denísova.

El estudio, publicado este jueves en la revista médica ‘Cell’, indica que el ADN de los modernos papuanos contiene, además del material genético de homo sapiens, los humanos modernos, y de neandertales, genes de dos especies de homínidos de Denísova, uno de ellos desconocido hasta ahora.

Los investigadores, el profesor Murray Cox, de la Universidad Massey de Nueva Zelanda, y un equipo del Instituto Eijkman de biología Molecular de Yakarta (Indonesia), añadieron que los dos grupos de homínidos de Denísova cuyo material genético sobrevive en los papuanos modernos, se separaron hace 350.000 años.

Los homínidos de Denísova son una especie, o subespecie, de homo descubierta en 2010 cuando se analizó el ADN de un fragmento del hueso de un dedo encontrado en la cueva Denísova, en la región rusa de Siberia, en el hemisferio norte.

Los investigadores señalaron que el descubrimiento publicado hoy indica la existencia de al menos tres linajes, o especies, de homínidos de Denísova, ya que otros científicos han apuntado que el genoma de siberianos modernos, indígenas americanos y asiáticos orientales contiene indicios de un tercer grupo denisovano.

Por ello, los investigadores liderados por el profesor Cox dijeron que ‘los humanos modernos se cruzaron con múltiples poblaciones de denisovano, que estuvieron aisladas geográficamente’ durante largos periodos de tiempo en los que evolucionaron de forma distinta.

De hecho, el material genético de las dos especies de denisovanos encontrado en el genoma de los papuanos modernos es tan diferente el uno del otro que podría ser considera como una nueva especie de hominini arcaica.

Los hominini son la tribu que incluye el género pan, al que pertenecen chimpancés y bonobos, y el género homo, al que pertenecen el homo sapiens, los neandertales y los denisovanos.

El profesor Cox declaró en un comunicado que cuando los homos sapiens abandonaron µfrica y se extendieron por el resto del planeta, se adentraron en un mundo totalmente distinto al que existe hoy en día.

‘Solíamos pensar que sólo había humanos modernos (nosotros) y los neandertales. Ahora sabemos que había una gran diversidad de grupos en todo el planeta. Nuestros ancestros estuvieron en contacto con ellos todo el tiempo’, explicó.

Cox también dijo que el hallazgo del material genético de uno de los grupos de denisovanos en los papuanos modernos indica que el centro de diversidad no estuvo en Europa o en el norte, sino en las zonas tropicales de Asia.

‘La gente solía pensar que los denisovanos vivían en las tierras continentales de Asia y en el norte. Pero nuestro trabajo muestra que el centro de la diversidad arcaica no era Europa o las tierras congeladas del norte sino el Asia tropical’, añadió.

Cox explicó que la visión de que el centro de diversidad estuvo en el norte y el oeste es fruto de la escasez de información genética, tanto antigua como moderna, procedente de las islas del sureste de Asia y Nueva Guinea, así como porque los huesos sobreviven mejor en climas fríos.

‘Sin embargo, no creemos que la gente realmente ha entendido el gran sesgo que se pone en las interpretaciones científicas, como lo es la distribución geográfica de las poblaciones arcaicas de homínidos’, terminó señalando Cox.


EFE

 
EFE