0
Publicado el 9 Abril, 2019 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Resuelto el misterio de los Guerreros de Terracota

El suelo tiene un pH relativamente alto y un grano que dificulta la filtración de agua y aire, lo que hace que los procesos de oxidación de entorpezcan. No obstante, los materiales con los que fueron forjadas las armas también ayudaron a su conservación
Guerreros de terracota/ cuatro.com

(Foto: cuatro.com)

Un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports, que fue llevado a cabo por investigadores del University College of London junto con el Museo del Ejército de Terracota ha determinado que fue la composición del suelo del lugar el gran conservador del armamento que llevaban los Guerreros de terracota Xian, en China y que apareció intacto 2.200 años después.

Cuando esta joya arqueológica de 8.000 figuras fue descubierta, se encontró que las estatuas de arcilla poseían un revestimiento cromado por lo que se supuso que se trataba de una fórmula para conservar el metal. Sin embargo, tras estudiar el armamento se halló que de las 500 unidades estudiadas solo el 37% presentaba cromo.
Los autores del nuevo estudio apuntan a que la presencia de cromo puede deberse a que se usó una mezcla de laca para revestir y conservar a los soldados, aunque no fue aplicada en los instrumentos metálicos. Apuntan a que en realidad, el conservador era el suelo del lugar.
Se simuló la intemperie con unas réplicas en una cámara ambiental en Xian y otra en Inglaterra. Los bronces enterrados en el suelo chino permanecieron casi puros después de cuatro meses de temperatura y humedad extremas. Muy al contrario que otras réplicas enterradas en suelo británico, que mostraron una severa corrosión.
El suelo tiene un pH relativamente alto y un grano que dificulta la filtración de agua y aire, lo que hace que los procesos de oxidación de entorpezcan. No obstante, los materiales con los que fueron forjadas las armas también ayudaron a su conservación.

La historia de los soldados de Terracota

Los Guerreros de Xian son un conjunto de más de 8.000 figuras de guerreros y caballos de terracota en tamaño real, que fueron enterradas junto con el autoproclamado Primer emperador de China de la Dinastía Qin, QinShiHuang, en 210-209 a.C. Al enterrar estas estatuas el emperador creía que su ejército le seguiría más allá de la vida terrenal.
Las estatuas están dentro del Mausoleo de Qin Shi Huang, también conocido como Mausoleo del primer emperador Qin. Fueron descubiertas por unos humildes agricultores durante unas obras para el abastecimiento de agua en marzo de 1974, cerca de Xian, provincia de Shaanxi, en la República Popular de China.
Desde el año 1987 está clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En el año 2010 el equipo de Xu Weihong descubridores y excavadores oficiales, recibieron el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Redacción Digital

 
Redacción Digital