1
Publicado el 7 Mayo, 2019 por DPA en Ciencia
 
 

Revelan cambios sorprendentes en El Niño registrados en 400 años

El registro, publicado en 'Nature Geoscience', detecta diferentes tipos de El Niño y muestra que la naturaleza de los eventos de El Niño ha cambiado en las últimas década
Registro de 400 años revela cambios sorprendentes en El Niño

Registro de 400 años revela cambios sorprendentes en El Niño(Fotos: Twitter/

MADRID, 6 May. 2019 (DPA/Europa Press) –  Núcleos perforados de coral han deparado un primer registro estacional anual de 400 años de eventos de El Niño, una base de datos que muchos habían considerado como imposible de extraer.

El registro, publicado en ‘Nature Geoscience’, detecta diferentes tipos de El Niño y muestra que la naturaleza de los eventos de El Niño ha cambiado en las últimas décadas. Esta comprensión de los eventos de El Niño es vital porque producen un clima extremo en todo el mundo con efectos particularmente profundos en las precipitaciones y temperaturas extremas en Australia, el sudeste de Asia y las Américas.

El registro de 400 años reveló un cambio claro en los tipos de El Niño, con un incremento de la actividad de El Niño en el Pacífico Central a finales del siglo XX y sugirió cambios futuros en la fortaleza de El Niño en el Pacífico Oriental.

‘Estamos viendo más El Niño formándose en el Océano Pacífico central en las últimas décadas, lo cual es inusual en los últimos 400 años’, afirma la autora principal, la doctora Mandy Freund. ‘Incluso, hay algunos indicios tempranos de que los eventos mucho más fuertes de El Niño del Este del Pacífico, como los que ocurrieron en 1997/98 y 2015/16, puede estar creciendo en intensidad’, agrega.

Este extraordinario resultado se extrajo de la información sobre el clima pasado de los núcleos de coral que se extienden por el Océano Pacífico, como parte de la investigación de doctorado de la doctora Freund en la Universidad de Melbourne y el Centro de Excelencia para los Extremos Climáticos.

Fue posible porque los núcleos de coral, como los anillos de los árboles, tienen patrones de crecimiento de siglos y contienen isótopos que nos pueden decir mucho sobre el clima del pasado. Sin embargo, hasta ahora, no se habían utilizado para detectar los diferentes tipos de eventos de El Niño.

Esto significaba que los investigadores de El Niño estaban limitados por lo que podían decir sobre el comportamiento de El Niño porque el registro instrumental era demasiado corto y era difícil juzgar si los cambios recientes en la década eran excepcionales.

‘Al comprender el pasado, estamos mejor equipados para entender el futuro, especialmente en el contexto del cambio climático’, afirma la doctora Freund. ‘Antes de esta investigación, no sabíamos con qué frecuencia ocurrían diferentes tipos de El Niño en los siglos pasados. Ahora sí’, agrega el coautor del Centro de Excelencia para los Extremos Climáticos, el doctor Ben Henley.

La clave para desbloquear el registro de El Niño fue comprender que los registros de coral contenían suficiente información para identificar cambios estacionales en el Océano Pacífico tropical. Sin embargo, antes nunca se habían usado registros de coral para reconstruir la historia de El Niño en una escala temporal y muchas personas que trabajan en el campo lo consideraron imposible.

Fue solo después de que la doctora Freund adoptó su enfoque innovador para un equipo de científicos del clima y expertos en coral: el doctor Ben Henley, el profesor David Karoly, la profesora Helen Mcgregor, la profesora Nerilie Abram y el doctor Dietmar Dommenget, que pudieron continuar con la idea.

AUMENTO EN LA CANTIDAD DE EVENTOS DE ‘EL NIÑO’ EN LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS

Aunque el enfoque fue considerado un desafío, los principales expertos australianos en corales, el doctor Mcgregor y el profesor Abram, dijeron que, aunque el enfoque podría ser poco convencional, valía la pena intentarlo. Después de refinar cuidadosamente la técnica para reconstruir la firma de El Niño en el espacio y el tiempo utilizando nuevas técnicas de aprendizaje automático, los científicos pudieron comparar los resultados recientes de coral con el registro instrumental.

Freund encontró un fuerte vínculo entre los núcleos de coral y los eventos registrados, una confirmación permitió al equipo extender el registro en el tiempo. Freund y su equipo descubrieron que ha habido un aumento sin precedentes en la cantidad de El Niño que se forma en el Pacífico Central en los últimos 30 años, en comparación con los 30 periodos de los últimos 400 años.

Al mismo tiempo, los más fuertes de los Niños del Pacífico Oriental fueron los eventos de El Niño más intensos jamás registrados, de acuerdo con el registro instrumental de 100 años y el registro de coral de 400 años. Como resultado, los científicos australianos han producido un registro de El Niño estacional por primera vez en el mundo que se extiende durante 400 años y una nueva metodología que probablemente será la base para futuras investigaciones sobre el clima.

Llevó tres años de arduo trabajo lograr el resultado y ahora la doctora Freund y su equipo están entusiasmados de ver cómo se puede desarrollar este trabajo. ‘El fenómeno de El Niño es una de las características más importantes del clima global, y los cambios en su comportamiento tienen implicaciones muy serias para los patrones climáticos y los eventos extremos en todo el mundo’, afirma Henley.

Y ese registro de siglos abre una puerta no solo a cambios pasados sino también a El Niño en el futuro. ‘Esto nos da la oportunidad de explorar con más precisión cómo el calentamiento global puede cambiar El Niño y lo que esto significa para el clima futuro y extremos climáticos’, dice Henley. ‘Entender mejor cómo los diferentes tipos de El Niño nos han afectado en el pasado y en el presente significará que somos más capaces de modelar, predecir y planificar El Niño y su amplio impacto en el futuro’, concluye Freund.

  43 de 10000

DPA

 
DPA