0
Publicado el 11 Noviembre, 2019 por Xinhua en Ciencia
 
 

Estudio revela secretos de deliciosas sandías

Las sandías han sido domesticadas durante cerca de 4.000 años. En 2013, investigadores de China y Estados Unidos publicaron el primer genoma de referencia de la sandía usando una variedad cultivada
Niños comen sandías

(Foto: Xinhua)

 

BEIJING, 10 nov (Xinhua) — Un equipo internacional de investigadores ha vuelto a secuenciar el genoma de las sandías, lo que reveló la historia evolutiva de la fruta e identificó los genes clave para las características de calidad.

Las sandías han sido domesticadas durante cerca de 4.000 años. En 2013, investigadores de China y de Estados Unidos publicaron el primer genoma de referencia de la sandía usando una variedad cultivada.

En el nuevo estudio, investigadores de la Academia de Ciencias Agrícolas y Forestales de Beijing, de la Universidad Cornell en Estados Unidos y de otras instituciones de investigación de los dos países reportaron en la revista “Nature Genetics” que primero mejoraron el genoma de referencia con nuevos enfoques, revelando partes desconocidas previamente del genoma.

Después, realizaron la secuencia de los genomas de 414 sandías diferentes que representan al total de siete especies. Al comparar los genomas con el nuevo genoma de referencia y entre sí, determinaron la relación evolutiva de las diferentes especies de sandías.

Por otra parte, los investigadores también identificaron los genes clave de las características de calidad de las sandías. Por ejemplo, identificaron el gen ClAGA2 con un papel significativo en la acumulación de azúcar en la pulpa de la fruta y una mutación en el gen LCYB que daba a la mayoría de las sandías cultivadas modernas un color de pulpa roja.

Otro importante descubrimiento del estudio es que una especie silvestre ha sido usada ampliamente en el cultivo de sandía, volviendo a las variedades domesticadas más resistentes a plagas y enfermedades.

En otro estudio publicado en la misma edición de “Nature Genetics”, un equipo internacional, que incluye a investigadores de China, España, Francia e Israel, volvió a hacer la secuencia de 134 variedades de melón silvestre y de 1.041 domesticadas, a través de lo cual identificaron dos genes asociados a la pérdida de amargura en los melones, una característica clave en la domesticación del melón.

Investigadores de Alemania dijeron en un artículo de revisión que los dos estudios genéticos descubren cómo la domesticación cambió las características de calidad de la fruta en melones y sandías y proporcionó a los productores amplios mapas de variación.


Xinhua

 
Xinhua