1
Publicado el 29 Enero, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Daño del 'chisme' involuntario

Con menos datos de lo que escuchas ‘sin querer’, más trabaja tu cerebro

De modo que la próxima vez que te llamen dentro de la oficina, evita entablar la conversación allí si la compartes con otros. Por el bien del trabajo y de las buenas relaciones, retírate a otro lado y no ejes el 'chisme' incompleto

productividad

 

Escuchar las conversaciones ajenas no siempre es divertido. Por ejemplo, mientras estamos estudiando en nuestra residencia y escuchamos a alguien hablar por teléfono al otro lado de la pared, o mientras esperamos en una larga fila de personas y justo la que está en frente habla por teléfono como si su receptor se encontraran al inicio de la cola.

Sí, es en realidad molesto, e incluso la ciencia lo ha certificado. Una nueva investigación sugiere que escuchar las conversaciones telefónicas unilaterales, o “semicálculos” es en realidad mucho más desagradable que escuchar la conversación completa. Los hallazgos fueron publicados en la revista Psychological Science y revelan que escucharlas puede tener implicaciones importantes dentro de una oficina.

Tarea de concentración con una conversación de fondo

Los investigadores grabaron a dos estudiantes universitarios que tenían una conversación telefónica, luego de lo cual registraron el resumen del monólogo, es decir, la voz individual de cada estudiante.

Lo siguiente fue un experimento en el que 24 estudiantes universitarios debían cumplir con la tarea de rastrear rastrear un punto en movimiento en la pantalla de una computadora con un cursor, y otro que los hizo presionar un botón cada que vez que vieron una cierta serie de cuatro letras.

Como ya se imaginarán, mientras los participantes trabajaban en estas tareas, escucharon también varios clips de las conversaciones telefónicas grabadas previamente, ya fuera solo un lado de la conversación, ambos lados, o los monólogos de resumen.

Estas actividades fueron escogidas por los requerimientos de concentración que requerían. La primera imitaba la concentración necesaria para permanecer en su carril, y la segunda requería una concentración similar a la necesaria para responder a los semáforos.

Sorprendentemente, el diálogo completo y el resumen de los monólogos no tuvieron ningún impacto en el desempeño de los estudiantes en las tareas de concentración. Sin embargo, el escuchar la conversación unilateral disminuyó significativamente el desempeño de los participantes en su trabajo.

Menos información, más trabajo para descifrarla

Esto ha sido explicado por explica Scientific American de la siguiente manera: “Mientras menos información obtengamos de una conversación, más duro trabajará nuestro cerebro para dar sentido a lo que escuchamos y más difícil será dejar de escuchar”.

De modo que la próxima vez que te llamen dentro de la oficina, evita entablar la conversación allí si la compartes con otros. Por el bien del trabajo y de las buenas relaciones, retírate a otro lado.

Falta que nos digas si el asunto te pareció ‘extraño’, o ‘lo más natural del mundo’

Referencia: Cell Bound: Why It Is Hard to Ignore Public Mobile Phone Conversations. 
Overheard Cell-Phone Conversations: When Less Speech Is More Distracting.


Redacción Digital

 
Redacción Digital