0
Publicado el 14 Enero, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Dendritas neuronales

¿Dónde se aloja el mayor centro computacional del cerebro?

Al final de una neurona, los apéndices en forma de árbol llamados dendritas envían y reciben señales electroquímicas, que juegan un papel crítico en la forma en que el cerebro recopila información para determinar sus próximas acciones.
Compartir

cerebro

Los investigadores han descubierto el mayor centro computacional del cerebro: se aloja en las dendritas de las neuronas piramidales de la corteza y es capaz de procesar problemas complejos sin el concurso de otras células nerviosas.

Las neuronas humanas individuales pueden ser dispositivos computacionales mucho más potentes de lo que se pensaba, según un nuevo estudio que ha descubierto una actividad eléctrica desconocida en las dendritas neuronales.

Al final de una neurona, los apéndices en forma de árbol llamados dendritas envían y reciben señales electroquímicas, que juegan un papel crítico en la forma en que el cerebro recopila información para determinar sus próximas acciones.

Los resultados de esta investigación, publicados en la revista Science, revelan una actividad eléctrica compleja en las dendritas de las neuronas piramidales humanas. Esa actividad eléctrica es completamente diferente a la que existe en el resto de células nerviosas.

Lo que apreciaron los investigadores, más concretamente, es que en las neuronas de la corteza existe un potencial de acción mucho más rápido y potente del que presentan otras neuronas.

Un potencial de acción es una onda de descarga eléctrica que viaja a lo largo de la membrana celular modificando su distribución de carga eléctrica. Es una capacidad esencial para la vida que sirve para llevar información, especialmente, entre neuronas (sinapsis).

El potencial de acción descubierto en las numerosas neuronas piramidales de la corteza cerebral humana está situado dentro de cada dendrita, lo que según los investigadores permite a estas neuronas desarrollar operaciones complejas sin necesidad de recurrir al concurso de neuronas de otras partes del cerebro.

Esta compleja actividad eléctrica desvela que el poder de procesamiento de información del cerebro humano es mucho más potente de lo que se creía hasta ahora y que es esa actividad eléctrica extra la que nos permite comprender y resolver problemas complejos.

Singularidad cerebral

Desde el punto de vista neurológico, todavía no se explica bien qué es lo que permite al cerebro humano ser tan especial respecto al de otras especies.

Una explicación que se ha barajado desde hace tiempo es que esa singularidad cerebral podría deberse al grosor de las capas de la corteza, donde se acumula una cantidad desproporcionada de materia gris, en relación con los cerebros de otras especies.

Otra explicación posible radicaría en las numerosas neuronas disponibles en el cerebro humano, dotadas de árboles dendríticos enormes y elaborados.

Hay que tener en cuenta al respecto que el cerebro humano es el que más neuronas tiene en la corteza cerebral, muchas más que las que muestran otras especies, y que las dendritas de esas neuronas son también más grandes y ramificadas.

“Las dendritas son fundamentales para comprender el cerebro porque son el núcleo de lo que determina el poder computacional de las neuronas individuales”, explica el coautor del estudio Matthew Larkum, neurocientífico de la Universidad Humboldt de Berlín, en un comunicado.

Según Larkum, registrar la actividad de las dendritas en roedores vivos es bastante desafiante, y casi imposible en humanos. Como resultado, casi todo lo que se sabe sobre las dendritas activas se ha extraído del cerebro de los roedores.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital