0
Publicado el 25 Enero, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Representa un peligro

Mucho más cerca de la Tierra violentas tormentas solares

Entender exactamente cómo y dónde se forman estas tormentas podría darnos “minutos y horas críticos” para proteger las redes eléctricas de su impacto

tormentas solares

Por Deivis Rodríguez

Las violentas tormentas solares se crean mucho más cerca de la Tierra de lo que se pensaba anteriormente, tan cerca como los satélites GPS y meteorológicos, según un nuevo estudio de la NASA.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles utilizaron datos de la NASA para mostrar que las tormentas se forman cuando los vientos solares interactúan con el campo magnético de la Tierra.

Los hallazgos han sido publicados en la revista Nature Physics.

Según el autor principal, Vassilis Angelopoulos, es muy difícil detectar estas explosiones de energía magnética de alta intensidad debido al hecho de que las tormentas intensas son “muy raras”.

Entender exactamente cómo y dónde se forman estas tormentas podría darnos “minutos y horas críticos” para proteger las redes eléctricas de su impacto, dijo.

La fuerza de una tormenta solar puede variar drásticamente desde pequeñas con un impacto mínimo hasta “la gran” que podría noquear la red eléctrica del planeta.

Tormentas magnéticas

Funcionan de manera similar a los vientos y tormentas en la Tierra: el viento solar llega desde el Sol, interactúa con la magnetosfera que rodea el planeta y genera tormentas magnéticas con potentes corrientes eléctricas.

Un nuevo estudio realizado por el equipo de la misión THEMIS, de la NASA, es el primero en mostrar que tales tormentas pueden originarse mucho más cerca de la Tierra de lo que se pensaba.

Los satélites observaron los orígenes de las tormentas a unos tres o cuatro diámetros de la Tierra, es decir, aproximadamente a 23,752 millas o una décima parte de la distancia a la Luna.

Tan cerca, de hecho, que se superponen con las órbitas del clima crítico, las comunicaciones y los satélites GPS, dice el profesor Angelopoulos de la UCLA.

Una tormenta magnética puede ser hermosa: puede producir las deslumbrantes luces del norte que se muestran como coloridos efectos de remolino en la atmósfera, normalmente más cerca de los polos.

Partículas peligrosas

También pueden generar partículas peligrosas que caen hacia las naves espaciales y los astronautas, sacándolos de servicio, dijo Angelopoulos.

Bajo ciertas condiciones, las tormentas magnéticas pueden desactivar la red eléctrica, interrumpir las comunicaciones de radio y corroer las tuberías.

Una particularmente fuerte podría crear una aurora extrema visible cerca del ecuador.

Hubo una ilustración particularmente dramática del poder de una tormenta magnética en 1921 cuando interrumpió la red de comunicación telegráfica.

También causó cortes de energía que provocaron que una estación de trenes de la ciudad de Nueva York se incendiara.

“Estos incidentes subrayan los peligros potenciales que deberían evaluarse a medida que más humanos se aventuran en órbita”, dijo UCLA en un comunicado.

Este nuevo descubrimiento finalmente ayudará a los científicos a refinar modelos predictivos de cómo la magnetosfera responde al viento solar.

Configuración del campo magnético

Los investigadores no esperaban que pudieran crearse tan cerca, debido a la configuración de campo magnético relativamente estable cerca de la Tierra.

Un satélite meteorológico, que estaba más cerca de la Tierra en órbita geoestacionaria, detectó partículas energizadas asociadas con tormentas magnéticas.

Esto representa un peligro para cientos de satélites que operan en esa área del espacio.

Dichas partículas pueden dañar la electrónica y el ADN humano, aumentando el riesgo de intoxicación por radiación y cáncer para los astronautas.

“Al estudiar la magnetosfera, mejoramos nuestras posibilidades de enfrentar el mayor peligro para la humanidad que se aventura en el espacio”, dijo Angelopoulos.

Algunas partículas incluso pueden ingresar a la atmósfera y afectar a los pasajeros de las aerolíneas.


Redacción Digital

 
Redacción Digital