0
Publicado el 14 Febrero, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Revelados por los rayos X

Secretos escondidos en las momias peruanas

Investigadores de la Western University desarrollan un nuevo sistema no invasivo que permite “ver” el interior de los fardos

Los rayos X revelan los secretos escondidos de las momias peruanas (Western University)

Por David Ruiz Marull

¿Cómo estudiar las momias peruanas sin dañarlas? La cuestión ha sobrevolado el mundo de la arqueología durante años y parece que finalmente se ha encontrado una solución. Investigadores de la Western University de Canadá han sido pioneros a la hora de aplicar un sistema basado en rayos X que permite unir las imágenes para poder “ver” qué hay dentro de los “paquetes” sin destruirlos.

“Mucha gente tiene radiografiadas a las momias. Pero, que yo sepa, somos los primeros en utilizar esta técnica de mosaico de rayos X y hacerlo digitalmente“, explica en un comunicado el profesor de antropología Andrew Nelson. “El nuevo proceso es más rápido y produce una imagen mucho más completa”, añade.

Hasta ahora, los fardos momias se examinaban desenvolviendo las telas en un proceso que acostumbra a dañar los restos. También existía la posibilidad de radiografiar los paquetes, aunque esto implicaba tener que realizar análisis desde lugares alejados y era necesario más tiempo para obtener resultados.

Los investigadores han logrado ahora que la maquinaria necesaria, diseñada originalmente para que la usaran los veterinarios, quepa dentro de una simple maleta. Una vez realizado el estudio con los rayos X, las imágenes van directamente al ordenador. Ni es necesario procesar en película ni transportar los restos fuera del sitio.

Esas imágenes bidimensionales se unen digitalmente en fotografías compuestas de cuerpo completo que permiten análisis inmediatos. También puede ofrecer detalles lo suficientemente ricos para que los investigadores decidan si la momia justifica un mayor estudio a través de una tomografía computarizada (TC) más detallada.

El verano pasado, el equipo de Nelson realizó 880 radiografías y 31 tomografías computarizadas en seis días en el sitio arqueológico de Pachacamac, en Perú, donde se descubrieron casi 200 fardos durante la excavación de un nuevo espacio en 2015. Todos los restos datan de un periodo que aproximadamente va desde el año 1100 a.C. hasta el 1470 después de Cristo.

Las radiografías mostraron que muchas de las momias dentro de los paquetes ya no estaban intactas, aunque las exploraciones también indicaron que muchas eran dignas de una investigación no destructiva adicional. ”Lo mejor de hacer los rayos X digitalmente y en el sitio fue la retroalimentación instantánea que tuvimos”, indican los expertos.

Algunos fardos escaneados y analizados posteriormente muestran objetos inusuales envueltos en ellos. Conchas decorativas, piedras, un misterioso disco doblado que han apodado “taco”… Una de las personas tiene incluso un objeto afilado perforado a través de la cuenca del ojo. Otro tiene un tatuaje en una mano. Un tercero está rodeado por una “nube” de semillas de algodón.

Una pregunta que aún no ha podido responder los arqueólogos es si la momificación, que ha preservado los tejidos y la ropa, fue la intención principal cuando se envolvieron y encerraron los cuerpos en tela o si, en cambio, fue el resultado no deseado de un proceso que se vio afectado por el clima seco y el entierro en arena .


Redacción Digital

 
Redacción Digital