0
Publicado el 3 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

En teoría, pero...

Podrían realizarse viajes interestelares sin necesidad de motores ni propulsores

La energía liberada por una supernova es mil millones de veces superior la que emite el Sol en el transcurso de un mes
Para viajes estelares

foto: Rt

Investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.) han descrito un método para realizar viajes interestelares a velocidades cercanas a la de la luz sin necesidad de motores ni propulsores.

Esto es posible, al menos en teoría, en caso de que una nave espacial aprovechara la enorme cantidad de energía liberada como resultado de la explosión de una estrella, explican los autores del trabajo, cuya versión preliminar fue publicada en línea el pasado mes de febrero.

Para ello se necesitaría de una vela solar o magnética, la cual aprovecharía la energía de la supernova de manera similar a como un velero utiliza la fuerza del viento. Se trata de un modelo de propulsión basado en el uso de la radiación solar para generar presión sobre un material altamente reflexivo y de esta manera crear una fuerza de empuje sin necesidad de combustibles.

Energía de mil millones de soles

A su vez, para alcanzar velocidades aún mayores de las que permite la radiación solar, otra de las posibilidades sería acelerar la nave espacial mediante energía dirigida, es decir, apuntando a la vela con un rayo láser.

Una vela cuyo peso sea inferior a medio gramo por metro cuadrado sería suficiente para que la nave pudiera alcanzar velocidad relativistas (aquellas que constituyen una fracción de la velocidad de la luz), señalan los investigadores.

La energía liberada por una supernova es mil millones de veces superior la que emite el Sol en el transcurso de un mes. Así, el viento solar solamente es capaz de acelerar una vela solar hasta una milésima de la velocidad a la que viaja la luz, mientras que con una explosión estelar llegaría a una décima de la velocidad de la luz.

Virtualmente posible

Sin embargo, para efectuar este tipo de viajes sería necesario resolver una serie de dificultades. Por ejemplo, evitar los elevados niveles de fricción con las corrientes de gas generadas por las estrellas masivas que podrían destruir la nave. Para ello, sería necesario abrir la vela al momento de la explosión y luego plegarla para evitar la fricción con el ambiente gaseoso.

Además, la vela solar debería estar hecha de un material lo suficientemente reflexivo como para no absorber demasiada energía e incendiarse como consecuencia. Asimismo, sería necesario conocer con exactitud el momento en que explosione la estrella y posicionar oportunamente la nave para aprovechar la supernova.

Por último, también sería indispensable calcular la trayectoria que realice la nave una vez que sea propulsada para evitar posibles colisiones con partículas espaciales sólidas.

Sin embargo, en palabras de los científicos, todas estas cuestiones pueden ser resueltas en teoría.

(texto: Rt)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital