0
Publicado el 24 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Producción de tejidos humanos fuera de la Tierra

El experimento se desarrolla en un minilaboratorio móvil, el módulo CubeLab de la compañía Space Tango.
Lanzamiento de la misión SpaceX CRS-20

Lanzamiento de la misión SpaceX CRS-20 desde Cabo Cañaveral, EE.UU. el 6 de marzo. (Foto: NASA)

A bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) se está llevando a cabo un llamativo experimento con 250 tubos de ensayo de la Universidad de Zúrich en Suiza que contienen células madre humanas adultas. Los tubos partieron de la Tierra el pasado 6 de marzo, como parte de la misión SpaceX CRS-20.

Estas células madre se convertirán en hueso, cartílago y otros tejidos.

El experimento, preparado por el equipo de Oliver Ullrich y Cora Thiel, ambos de la Universidad de Zúrich, sirve para poner a prueba su innovador concepto de producción de tejidos humanos en ingravidez en beneficio de la medicina de trasplantes y la medicina de precisión y como alternativa a los experimentos con animales.

Estos investigadores están utilizando la ingravidez como herramienta. Fuerzas físicas como la gravedad influyen en el modo en que las células madre se diferencian y en el modo en que se organizan la formación y la regeneración de los tejidos.

Los científicos suponen que debido a la baja gravedad a bordo de la ISS, las células recién formadas se organizan por sí mismas en tejidos tridimensionales sin una matriz adicional (“andamio”) u otras estructuras auxiliares.

El experimento se desarrolla en un minilaboratorio móvil, el módulo CubeLab de la compañía estadounidense Space Tango. El módulo consta de un sistema cerrado y estéril, en el que las células madre pueden proliferar y diferenciarse a temperatura constante.

Si el proyecto de prueba tiene éxito, se prevé pasar gradualmente de la obtención de las muestras generadas en laboratorio a la producción a gran escala. En el futuro, este innovador proceso podría utilizarse para generar tejidos destinados a trasplantes, como por ejemplo cartílago o nuevas células hepáticas, a partir de células madre obtenibles de cada paciente en un procedimiento de rutina.

Ullrich destaca además que está surgiendo una aplicación adicional en la medicina de precisión: “El tejido humano autólogo producido artificialmente podría utilizarse para determinar qué combinación de medicamentos es la más adecuada para el paciente en cuestión. Además, el tejido humano y las estructuras similares a órganos producidos en el espacio podrían ayudar a reducir la cantidad de experimentos con animales”. (Fuente: NCYT Amazings)

En noticiasdelaciencia:   Producción de tejidos humanos fuera de la Tierra


Redacción Digital

 
Redacción Digital