0
Publicado el 12 Mayo, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Los Chroococcidiopsis colonizadores

¿Sacar agua de las rocas? Sí, estos microbios la extraen

Los microbios colonizadores se aposentan debajo de una fina capa mineral que les sirve de protección contra la temperatura extrema del Desierto de Atacama, la alta irradiación solar y los vientos fuertes.
microorganismos

Los microorganismos (resaltados en verde) colonizan la roca de yeso (resaltada en violeta) para extraer agua de ella. (Imagen: David Kisailus, University of California – Irvine)

En el Desierto de Atacama, en el norte de Chile, uno de los lugares más secos de la Tierra, unos microorganismos son capaces de sobrevivir extrayendo agua de las rocas que colonizan.

En un estudio financiado por el Laboratorio de Investigación del Ejército y realizado por científicos de la Universidad de California en Irvine, la de California en Riverside y la Johns Hopkins, todas estas instituciones en Estados Unidos, se ha conseguido averiguar detalles reveladores de los mecanismos por los que algunas cianobacterias, un antiguo grupo de microbios fotosintéticos, sobreviven en ambientes hostiles.

Lo descubierto por el equipo de David Kisailus, Jocelyne DiRuggiero, Wei Huang y sus colaboradores demuestra cómo en lugares donde el agua es muy escasa (incluyendo Marte) puede florecer la vida y cómo las personas que viven en regiones áridas podrían algún día valerse de tecnología con la que obtener hidratación a partir de los minerales disponibles en su entorno.

Mediante trabajo de campo y experimentos de laboratorio, el equipo de investigación se centró en las interacciones de ciertas cianobacterias con el yeso, un mineral a base de sulfato de calcio y que contiene agua. Esas cianobacterias son del género Chroococcidiopsis, tienen una gran resistencia a la desecación y se encuentran en desiertos de todas partes del mundo.

Los microbios colonizadores se aposentan debajo de una fina capa mineral que les sirve de protección contra la temperatura extrema del Desierto de Atacama, la alta irradiación solar y los vientos fuertes.

DiRuggiero viajó al remoto desierto para recoger muestras de yeso y las llevó a sus laboratorios en Estados Unidos. Cortó pequeños trozos, donde se podían encontrar microorganismos, y en la Universidad de California en Irvine se analizaron los materiales.

En uno de los hallazgos más sorprendentes del estudio, los investigadores comprobaron que los microorganismos cambian la naturaleza misma de la roca que ocupan. Al extraer el agua, causan una transformación de fase del material: de yeso a anhidrita, un mineral deshidratado.

En experimentos realizados en laboratorio, se comprobó que los microbios procuraban primeramente obtener agua del ambiente. Pero cuando era necesario para su supervivencia, los microbios pasaban a extraer agua del yeso, induciendo la citada transformación de fase del material.

Los autores del estudio también comprobaron que los microbios penetraban en el material como mineros diminutos al excretar una biopelícula que contenía ácidos orgánicos.

Wei Huang utilizó un microscopio electrónico modificado equipado con un espectrómetro Raman para examinar más a fondo el mecanismo de perforación y descubrió que las cianobacterias observadas utilizaban los ácidos para penetrar en la roca en direcciones cristalográficas específicas: solo a lo largo de ciertos planos donde podían acceder más fácilmente al agua existente entre las caras de los iones de calcio y sulfato. (Fuente: NCYT Amazings)


Redacción Digital

 
Redacción Digital