0
Publicado el 24 Junio, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Se trata de las características de KREEP

¿Por qué son tan diferentes los dos lados de la Luna?

Solo el 1% del lado lejano estaba cubierto de manchas, mientras que el lado cercano tiene el 31% de su superficie cubierto de manchas. Los científicos estaban desconcertados, pero sospechaban que esta asimetría ofrecía pistas de cómo se formó la Luna.
Luna

© Sputnik / Anton Denisov

Una pista de por qué el lado cercano y el lado lejano de la Luna son tan diferentes proviene de la fuerte asimetría observada en sus características superficiales.

En el lado cercano de la Luna, que está perpetuamente orientado a la Tierra, se pueden observar a simple vista manchas oscuras y claras. Los primeros astrónomos llamaron a estas regiones oscuras maría, que en latín significa mares, pensando que eran cuerpos de agua por analogía con la Tierra. Usando telescopios, los científicos fueron capaces de descubrir hace más de un siglo que no eran de hecho mares, sino más bien cráteres.

En ese entonces, la mayoría de los científicos asumieron que el lado lejano de la Luna, que nunca habrían podido ver, era más o menos como el lado cercano.

Sin embargo, las imágenes del lado lejano de la Luna demostraron que hay otro lado muy diferente y casi no tiene esas manchas.

Solo el 1% del lado lejano estaba cubierto de manchas, mientras que el lado cercano tiene el 31% de su superficie cubierto de manchas. Los científicos estaban desconcertados, pero sospechaban que esta asimetría ofrecía pistas de cómo se formó la Luna.

Gracias a las muestras traídas de la Luna por las misiones Apolo de la NASA, los científicos descubrieron que la relativa oscuridad de algunas zonas de la superficie lunar se debía a su composición geológica, y que eran, de hecho, atribuibles al vulcanismo.

También identificaron un nuevo tipo de forma rocosa que denominaron KREEP, la abreviación para la roca enriquecida en potasio (símbolo químico K), elementos de tierras raras (REE, que incluye cerio, disprosio, erbio, europio y otros elementos que son raros en la Tierra) y fósforo (símbolo químico P), que se asoció con las manchas.

Sin embargo, hasta ahora no estaba clara la desigualdad de la distribución de KREEP y el vulcanismo en la superficie lunar.

En un nuevo estudio el equipo internacional de los científicos ha descubierto nuevas pistas sobre cómo la Luna obtuvo su asimetría en el lado cercano y lejano.

Según los investigadores, se trata de las características de KREEP.

El potasio (K), el torio (Th) y el uranio (U) son elementos radiactivamente inestables. El calor de la desintegración radiactiva de estos elementos puede derretir las rocas en las que están contenidos. Además el estudio muestra que, además de un mayor calentamiento, la inclusión de un componente KREEP en las rocas también reduce su temperatura de fusión, lo que aumenta la actividad volcánica.

Las regiones del lado cercano de la Luna tienen altas concentraciones de estos elementos radiactivos, a diferencia de otros lugares del satélite. Comprender el origen de estos sitios de enriquecimiento local puede ayudar a explicar las primeras etapas de la formación lunar y, por consiguiente, las condiciones en la Tierra temprana, afirman los científicos.

  • Fuente: sputniknews

Redacción Digital

 
Redacción Digital