3
Publicado el 29 Septiembre, 2020 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

Nuevo resultado aporta a soberanía alimentaria

El proyecto de maíz híbrido transgénico a mayor escala, que tiene como destino la alimentación animal, fue presentado durante el más reciente encuentro del presidente Miguel Díaz-Canel y el primer ministro Manuel Marrero, con el grupo de expertos que participa en el Programa de soberanía alimentaria y educación nutricional.
Maiz Cuba

Imagen ilustrativa / Foto: radiogritodebaire.icrt.cu

La aplicación a mayor escala en Cuba de un proyecto de maíz híbrido transgénico logrado por el sistema de ciencia, tecnología e innovación, resulta hoy un aporte al propósito del país de alcanzar la soberanía alimentaria.

Este cultivo, que tiene como destino la alimentación animal, fue presentado durante el más reciente encuentro del presidente Miguel Díaz-Canel y el primer ministro Manuel Marrero, con el grupo de expertos que participa en el Programa de soberanía alimentaria y educación nutricional.

Según reseña el sitio de la Presidencia, en el intercambio sostenido se resaltaron los rendimientos superiores que se obtienen con esta semilla, que pueden alcanzar hasta nueve toneladas por hectárea, en condiciones óptimas.

Este maíz híbrido transgénico, resultado del trabajo de diversas instituciones de investigación y bases productivas, bajo la conducción del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), recibió la aprobación de un grupo de productores privados y estatales, que ya lo cultivaron en sus terrenos.

De acuerdo con el Doctor en Ciencias Mario Pablo Estrada, director de Investigaciones agropecuarias del CIGB, para llegar a esta variedad se utilizaron las semillas de mejor potencial a nivel mundial y tiene entre sus ventajas la resistencia a la palomilla, la mayor plaga del maíz en Cuba.

Asimismo, es ambientalmente sostenible, soporta al herbicida más empleado para controlar la maleza, y se adecua a lo establecido en el marco legal que rige en la nación caribeña el desarrollo y empleo de los organismos genéticamente modificados (OGM).

Este tema, polémico a nivel internacional, fue debatido en la reunión, donde se reiteró la necesidad de continuar defendiendo los productos orgánicos para el consumo humano, así como de preservar el cultivo del maíz tradicional.

El país tiene normativas para el uso de los OGM que se cumplen cabalmente, trascendió, y hubo consenso en torno al empleo de la variedad del CIGB para la alimentación animal.

Sobre el asunto el presidente Miguel Díaz-Canel señaló que se debe ‘trabajar con varias alternativas a la vez, cada una en su escenario, en su ámbito’, y poniendo énfasis en el empleo de la agroecología.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, la isla erogó en los cinco años precedentes unos mil millones de dólares para la compra de maíz en el mercado internacional, una de las razones que sustentan la búsqueda de mayores rendimientos de las producciones nacionales.


Prensa Latina

 
Prensa Latina