0
Publicado el 20 Septiembre, 2020 por Sputnik en Ciencia
 
 

Y cuando ‘muera’ el Sol ¿sobrevirá la Tierra?

Los astrónomos descubrieron un planeta gaseoso del tamaño de Júpiter en la órbita de una enana blanca. Este hecho podría demostrar que las enanas blancas o estrellas muertas pueden ser centros de un sistema planetario, lo que antes se consideraba imposible.
Alcanza hoy la Tierra la mayor velocidad

foto: Noticia Libre

Las teorías contemporáneas contemplan que dentro de unos 5.000 millones de años, el Sol dejará de existir en su aspecto conocido y se convertirá en una enana blanca, demoliendo todo a su alrededor. Sin embargo, el reciente hallazgo de los astrofísicos deja una pizca de esperanza para la humanidad.

Los astrónomos descubrieron un planeta gaseoso del tamaño de Júpiter en la órbita de una enana blanca. Este hecho podría demostrar que las enanas blancas o estrellas muertas pueden ser centros de un sistema planetario, lo que antes se consideraba imposible.

En sus estudios, los científicos usaron los datos del telescopio espacial TESS lanzado por la NASA en 2018 con el propósito de buscar exoplanetas, es decir, planetas que no pertenecen a nuestro sistema solar. Los resultados fueron publicados el 16 de septiembre en la revista Nature.

Enanas blancas

La verdad es que el 97% de las estrellas que conocemos son o serán enanas blancas. Es una forma de la evolución de las estrellas.

Siendo un enorme reactor nuclear, donde durante toda su vida suceden diferentes tipos de fusiones nucleares, la estrella quema su combustible. Y cuando se acaba, una de las opciones es pasar a ser una enana blanca o una enana roja, dependiendo de su masa inicial.

“Cuando nace una enana blanca, destruye todos los planetas cercanos y, por lo general, su enorme gravedad destroza todo lo que se le acerca demasiado”, explica Andrew Vanderburg, profesor asistente de astronomía de la Universidad de Wisconsin-Madison en un comunicado de prensa de la NASA.

WD 1856 b

El recién hallado cuerpo espacial, que recibió el nombre de WD 1856 b, ayudará a comprender si es posible conservar la vida en un planeta después de que su estrella colapse y se convierta en una enana blanca, sostienen  los investigadores de la Universidad Cornell (EEUU).

“Si los planetas rocosos existen alrededor de enanas blancas, podríamos detectar signos de vida en ellos en los próximos años”, apuntó Lisa Kaltenegger, profesora adjunta de astronomía en la Universidad Cornell y directora del Instituto Carl Sagan.

Exoplanetas con vidas

Según la astrónoma, los exoplanetas sujetos a enanas blancas tienen probabilidad de albergar vida, pero para detectarlo se necesitan instrumentos más precisos, como el observatorio espacial James Webb. Es un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense para sustituir en la órbita terrestre al famoso Hubble, su lanzamiento se planea el 2021.

“Observando planetas similares a la Tierra que orbitan alrededor de enanas blancas, el telescopio espacial James Webb puede detectar agua y dióxido de carbono en cuestión de horas”, dijo el coautor de la investigación, Ryan J. MacDonald, que fue publicado en The Astrophysical Journal Letters.

“Dos días de tiempo de observación con este poderoso telescopio permitirían el descubrimiento de gases como el ozono y el metano”, afirma el investigador.

El WD 1856 b no es el mejor lugar para encontrar la vida, al menos en la forma que la conocemos. Es un gigante gaseoso donde no puede existir una atmósfera similar a la que hay en la Tierra. Sin embargo, puede que la encuentren en otros planetas, más pequeños y rocosos en órbitas de otras enanas blancas.

“¿Y si la muerte estelar no es el final de la vida? ¿Podría la vida continuar, incluso una vez que nuestro sol se haya muerto? Las señales de vida en los planetas que orbitan las enanas blancas no solo mostrarían la increíble tenacidad de la vida, sino quizás también un vistazo a nuestro futuro”, concluye Kaltenegger.

(Sputnik)

¿Podría la vida en la Tierra sobrevivir a la ‘muerte’ del Sol?


Sputnik

 
Sputnik