0
Publicado el 28 Octubre, 2020 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Parásitos fosilizados en huesos de dinosaurios

fosil de dinosaurio

© CC0 / Pixabay

Un equipo de investigadores de tres universidades de Brasil identificó restos de microorganismos fosilizados, más precisamente un tipo de parásito sanguíneo, en huesos de dinosaurios, un hallazgo sin precedentes en la paleontología orientada a estos animales.

Un análisis de láminas delgadas de un hueso largo de un dinosaurio de la familia de los Titanosauria, a cargo de la profesora del Departamento de Geología y Recursos Naturales del Instituto de Geociencias (IG) de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp) Fresia Ricardi Branco, constató la presencia de microorganismos fosilizados, más precisamente de un tipo de parásito sanguíneo.

El artículo, cuyo hallazgo no tiene precedentes en el mundo de la dinosaurología, o paleontología de los dinosaurios, fue publicado a finales de octubre en la revista Cretaceous Research.

La investigación involucró también a especialistas de la Universidad Federal de Sao Carlos (Ufscar) y la Universidad Federal de Rio Grande do Norte (UFRN), quienes en conjunto identificaron “por primera vez la presencia de parásitos sanguíneos conservados dentro del hueso de un dinosaurio”, informa el comunicado de la Unicamp.

Desde 2018 Ricardi Branco trabajaba como asesora del paleontólogo Tito Aureliano, en el Programa de Posgrado en Geociencia de la Unicamp, donde se encontraban analizando unos bultos esponjosos que aparecían sobre la superficie ósea de un hueso de dinosaurio.

Microorganismos fosilizados

“Al microscopio observamos la presencia de cuerpos fusiformes dentro de los canales vasculares que no correspondían a ninguna estructura ósea y que, por su forma constante, podían caracterizarse mejor con microorganismos fosilizados junto con el hueso”, explicó Ricardi Blanco.

Todavía como estudiante de posgrado, Tito comenzó a buscar a qué grupo de microfósiles podía pertenecer, y cómo pudo haber influido en la vida del animal. En total, encontró más de 10 microorganismos fosilizados e invitó a la paleoparasitóloga Carolina Nascimento, de la Ufscar, a colaborar con la investigación.

Nascimento identificó otros 70 microorganismos de naturaleza similar, y concluyó que pertenecían a cierto tipo de parásito sanguíneo. Son los primeros organismos conservados dentro de huesos de dinosaurios. Antes, algunos parásitos fósiles habían sido hallados en insectos conservados en ámbar o en coprolitos (heces fosilizadas).

Entre los descubrimientos, se encontró que el ejemplar estudiado padecía osteomielitis aguda, una enfermedad que opera a partir de bacterias o parásitos y atacan al sistema inmunológico del ser vivo.

Fuente: sputniknews


Redacción Digital

 
Redacción Digital